Existen dos tratamientos médicos para combatir la caída del cabello, con resultados probados. Las sustancias utilizadas en dichos tratamientos son el Minoxidil y el Finasteride.



El Minoxidil es un potente vasodilatador periférico utilizado en el tratamiento de la hipertensión arterial que produce un aumento significativo del flujo sanguíneo en las zonas tratadas. Su uso prolongado ha demostrado provocar un aumento del diámetro del folículo y tallo piloso. Los efectos secundarios suelen ser mínimos y casi siempre circunscritos a la piel, como ezcemas alégicos de contacto ezcemas irritativos e hipertricosis. En raras ocasiones puede producir reacciones cardiovasculares como cefaleas, vértigos, hipotensión…

El minoxidil se utiliza en muchos casos asociado a ácido retinoico con concentraciones del 0.01 %. Esta combinación permite complementar la acción del minoxidil induciendo el crecimiento y diferenciación celular. El tratamiento debe mantenerse de forma continua, ya que al suspenderlo se pierde el beneficio obtenido.

En la actualidad la investigación en el tratamiento de la alopecia androgenética va dirigida a la utilización de inhibidores del enzima 5 alfa-reductasa. Concretamente en el caso del varón está en pleno desarrollo el estudio de los efectos beneficiosos de la administración de finasteride a dosis de 1mg, al día por vía oral. Esta droga es un inhibidor específicico de la isoenzima 2 del enzima 5 alpha-reductasa, y sus efectos, si bien están aún bajo los estudios clínicos, parecen esperanzadores y se encuentran en especialidades farmacéuticas que comercializan este principio activo.

Los tratamientos con Minoxidil y Finasteride son los más efectivo para combatir la caída del cabello. Hacen referencia al nombre de las sustancias que se utilizan en el tratamiento, aunque presentan diferencias en su naturaleza, estado, etc. Esto es todo lo que hay que saber.

Minoxidil: el tratamiento contra la alopecia androgénica

Minoxidil es el tratamiento más efectivo que se conoce contra la alopecia androgénica. Esta alopecia es la forma más común de calvicie. Su nombre viene de que son las hormonas androgénicas las que la provoca. Ambos sexos tienen estas hormonas y pueden padecer, por tanto, esta alopecia, aunque por razones genéticas es más frecuente en hombres.
No obstante, como puede presentarse en cualquier persona, esto quiere decir que, además de la masculina, también se puede utilizar Minoxidil para la alopecia androgénica femenina.
El Minoxidil actúa como un potente vasodilatador periférico que produce un aumento significativo del flujo sanguíneo en las zonas tratadas. Su uso prolongado ha demostrado provocar un aumento del diámetro del folículo y tallo piloso. Esto no se debe a la vasodilatación en sí, sino a que se prolonga la supervivencia de los queratinocitos y se estimula la reproducción de los bulbos pilosos en el uso de Minoxidil para el pelo.

¿El Minoxidil funciona?

Sí. Para que sea eficaz hay que utilizarlo de manera constante durante el tiempo que nos indique el especialista. Si se interrumpe el tratamiento antes, volverá a perderse el cabello hasta quedar como al inicio del tratamiento, por lo que es esencial contar con la opinión de un experto.
Los resultados del Minoxidil demuestran que se percibe una mejoría en el 30 y 60% de tratamientos con este principio activo.

Minoxidil en la barba

El Minoxidil se puede utilizar perfectamente en la barba. Ofrece resultados espectaculares en hombres con poca barba y que deseen obtener una barba tupida de cabello sano.

Minoxidil para mujeres

Se aplica de la misma manera en mujeres y hombres, mientras se trate de alopecia androgénica. Es decir, la alopecia debe estar relacionada con el nivel de andrógenos, de manera que previamente deberemos realizar una revisión médica, que probablemente incluya un análisis de sangre que confirme el nivel de esta hormona. Los resultados del Minoxidil también son los mismos en hombres y mujeres.

Minoxidil después de un injerto capilar

Como hemos apuntado, Minoxidil se utiliza para tratar la alopecia androgénica, pero ¿es eficaz incluso cuando se trata de una zona tratada con injertos o microinjertos capilares?
La respuesta es que puede llegar a ser muy eficaz en personas que se han realizado un trasplante capilar. En clínicas como Corporación Capilar se lleva a cabo una evaluación previa de la alopecia en cada cliente, cuyos resultados indicarán si el tratamiento es adecuado o no para su caso. Es probable que el especialista recomiende esperar unos días desde el injerto capilar para iniciar el tratamiento con Minoxidil.

Los efectos secundarios del Minoxidil

Normalmente no hay efectos secundarios. Solo algunos pacientes han reportado sensación de sequedad, picazón o descamación.
Por eso no debería tener ningún efecto en otras zonas del cuerpo diferentes a las que se aplica. Si se produjera alguna de estas reacciones, hay que avisar inmediatamente al especialista en alopecia que lo esté tratando, para que revise el tratamiento.
Recordar que si se suspende el tratamiento con Minoxidil antes de finalizarlo, no se obtendrá ningún resultado. También hay que insistir en la constancia y aplicarlo con la frecuencia y duración que nos hayan indicado nuestros médicos especialistas.

¿Se me cae el pelo si dejo de usar Minoxidil?

Como hemos apuntado, Minoxidil es efectivo en un 30 a 60 % de los casos. Si se ha seguido el tratamiento correctamente y aún así se observa pérdida de cabello, hay que comunicarlo al especialista que siga el tratamiento para que descarte cualquier desviación en la terapia.
No hay que alarmarse si se sigue perdiendo algo de pelo, ya que esto se debe a que la acción del producto es gradual y, por tanto, puede llevar meses en hacer efecto. Sí se observará que aparecen nuevos cabellos en las raíces donde habían caído en la alopecia. Al principio serán débiles, pero con un cuidado y alimentación correctos, pronto el cabello se fortalecerá.

Finasteride

Finasteride se comenzó utilizándolo contra la hiperplasia prostática, cuando se descubrió que, a pequeñas dosis, es muy efectivo contra la caída de pelo. Incluso más que eso: es capaz de hacer crecer cabello donde prácticamente no lo había, o donde solo había una débil “pelusa”.
Igual que Minoxidil solo se utiliza en el tratamiento de la alopecia androgénica, tanto en hombres como mujeres.

Tratamiento de Finasteride en mujeres

Finasteride se utiliza contra la hiperplasia prostática porque impide la conversión de testosterona en dihidrotestosterona, lo cual al parecer interfiere en la androsterona de manera que no provoca calvicie.
Existen algunas contraindicaciones para las mujeres en edad fértil que deseen quedarse embarazadas y, por ello, es necesario consultar cada caso con un médico especialista que nos indique de forma pormenorizada qué es lo mejor para cada situación.
Los investigadores señalan que el Finasteride tiene mejores resultados en mujeres con alopecia de comienzo precoz y con hiperandrogenismo clínico y que cuanto antes se inicie el tratamiento, más posibilidades tiene de funcionar.

Resultados de Finasteride

Igual que sucede con Minoxidil, Finasteride solo es efectivo si el tratamiento se sigue con constancia y hasta terminar. Hay que tomar un comprimido al día durante el tiempo que indique nuestro doctor, ya que si se suspende antes, la alopecia volverá al estado inicial.
Según las investigaciones clínicas, el tratamiento con Finasteride ha resultado ser efectivo en el 83 % de los casos.

Los efectos secundarios de Finasteride

Como hemos señalado, Finasteride no se recomienda para mujeres en edad fértil.
No se ha observado ningún efecto secundario relevante. Solamente un 3 % de los pacientes han experimentado impotencia, reducción de la libido y del volumen eyaculado. Menos de un 1 % han tenido mareos, jaquecas o cansancio, así que no está demostrado que lo provocara el medicamento. De nuevo recordamos avisar al especialista que esté tratando la calvicie de cualquier efecto secundario que se tenga.

Relación entre Finasteride y la psoriasis

No se ha demostrado que Finasteride tenga influencia en la psoriasis y el tratamiento en dichos pacientes tiene los mismos resultados.

Entre Minoxidil y Finasteride, ¿cuál escoger?

¿En qué se parecen Minoxidil y Finasteride?

  • Ambos solo hacen efecto tras tomarlos un mínimo de tiempo, y después se ha de seguir el tratamiento de vez en cuando de por vida. Sin ello, no surten efecto.
  • Los efectos y eficacia de los dos tratamientos dependen de la persona. Todavía no se sabe a ciencia cierta por qué, pero para algunas personas uno surte mayor efecto que el otro, y en proporciones muy variables: de un 60 a un 80 % de posibilidades de éxito. Por suerte, en ambos casos es más de la mitad de veces en las que funciona.

Diferencias entre Minoxidil y Finasteride

  • El Minoxidil estimula el cuero cabelludo directamente, y la Finasterida modifica la población hormonal y bloquea el avance de la calvicie desde dentro del cuerpo. Por ello, ambos tratamientos se podrían seguir juntos. Pero los expertos suelen recomendar empezar por Minoxidil porque es de uso tópico, mientras que Finasteride es, realmente, un tratamiento hormonal.
  • La aplicación de Minoxidil es más sencilla porque es de uso tópico y sus resultados son más rápidos.

Recomendación profesional para escoger el tratamiento

Todo lo anterior puede servir de guía para que el paciente con alopecia androgénicaB conozca las posibilidades de sus tratamientos y sepa en qué consisten, pero la decisión del más adecuado a escoger sigue siendo de un profesional. Por eso, a la hora de buscar un tratamiento contra la alopecia, recomendamos dejarlo en manos de un experto que pueda evaluar y analizar las características individuales del paciente.

Tratamiento con Minoxidil o Finasteride en Corporación Capilar

Las clínicas de Corporación Capilar, situadas en Madrid, Sevilla y Barcelona, son un referente nacional en tratamientos de caída del cabello. Trabajan con Minoxidil y Finasteride, pero también con muchos otros tratamientos contra la alopecia como mesoterapia capilar, láser Luce, ozonoterapia, bioestimulación PRP… Por eso, ofrecemos la primera consulta gratis, en la que llevaremos a cabo una evaluación de las características individuales del paciente y la causa de su pérdida de cabello.