Hay varias preguntas que nos surgen a la hora de hacernos un trasplante de cabello. Una de las más frecuentes es saber cuánto hemos de esperar para tomar el sol después de un injerto capilar. O cuál es la mejor época para hacerlo, pues nos preocupa hacernos una operación de este tipo y que nos limite en nuestros hábitos y nuestro día a día.  Es obvio que, como cualquier operación, requiere unos cuidados básicos, pero nada fuera de lo normal.

Solución para la caída del cabello

Los injertos capilares son una solución para acabar con pequeñas o grandes calvas que estéticamente no resultan muy favorecedoras en hombres o mujeres. Gracias a los microinjertos, podemos poner solución a la caída del cabello. Esta técnica de estética ha permitido acabar con muchos complejos y devolver la felicidad a muchas personas.

Se trata de una operación que cada vez obtiene mejores resultados. Por tanto, en vista de estos, también hay cada vez más personas que se animan a hacer este tipo de cirugía, ya que las ventajas y los resultados animan a los indecisos.

Con las técnicas empleadas actualmente, las operaciones de implantes capilares pretenden ser lo menos invasivas posible y alcanzar el mayor éxito, por lo que se opta por implantar cabello de otra zona de la cabeza del propio paciente, bien sea nuca o laterales en donde suele haber mayor cantidad y ponerlo en aquellas zonas que lo requieren. De este modo, el organismo del paciente, ayudado de unos cuidados y recomendaciones básicas, garantiza casi al 100% que la operación de trasplante capilar va a ser un éxito.

Cuidados de un injerto capilar

Los microinjertos son la solución a la caída del cabello. Se realizan microincisiones para extraer el pelo entero con una pequeña parte de piel, en la que va la raíz del vello. De esta forma es más factible que el pelo injertado no se caiga y la operación salga según lo previsto.

Hay que tomar en consideración una serie de medidas después de someternos a un implante de cabello. Una de ellas es la del tiempo que debemos esperar para tomar el sol después de un injerto capilar. Normalmente se debe de esperar un mes antes de proceder a tomar el sol después de una operación de este tipo. En los primeros días, después del injerto, está totalmente desaconsejada la exposición a la radiación solar u otras fuentes similares, de forma directa y fuerte.

Si normalmente la piel de nuestro cuero cabelludo ya es bastante sensible, todavía lo es más después de pasar por una operación de este tipo. Es lógico porque en el cuero cabelludo quedan pequeñas incisiones, que deben ir curando y cicatrizando, en ambas zonas: la zona implantada y las zonas de extracción del cabello.

Al estar la piel con pequeñas heridas es normal que requiera unos cuidados especiales, entre ellos está el de no exponer la zona al sol. Entre otros motivos, porque la irritación tras las pequeñas heridas es patente. Necesitamos curar bien las zonas antes de exponerlas al sol, al cloro de la piscina, etcétera. De esa manera evitamos quemaduras e irritaciones innecesarias que además pueden influir negativamente en los resultados del trasplante.

Esto no significa que tengamos que estar aislados en el interior sin poder pisar la calle, ni que las operaciones de cirugía para implantar cabello se tengan que limitar única y exclusivamente a épocas frías, como el invierno. Pero sí tenemos que proteger la zona con un sombrero o una gorra, evitando la exposición directa  y prolongada al sol. Ya no solamente porque la piel está mucho más sensible y propensa a la irritación, sino porque la raíz del vello trasplantado podría desprenderse y fracasar con ello la operación.

Consejos para después de un microinjerto

Otras recomendaciones que debemos tener en cuenta después de una intervención de trasplante de pelo es la de descansar mucho en los primeros días, no tocar la zona tratada para evitar infectarla y no frotar mientras no cicatrice para evitar que el folículo implantado se desprenda y se eche a perder todo el trabajo hecho.

Las heridas en cualquier parte del cuerpo requieren una buena curación, lo que en el caso de los implantes de cabello, es de forma similar. Hay que tomar unos cuidados para evitar que la zona se inflame y facilitar la curación.

El tiempo de curación varía de unos pacientes a otros. Pero lo mínimo recomendable sería al menos un mes sin ningún tipo de exposición. Y hasta tres meses con buena protección; es decir, usar sombreros, gorras o algo similar. Después es aconsejable usar una protección alta frente a las radiaciones solares para que la piel no se queme o irrite.

No es recomendable por tanto tomar el sol después de un injerto capilar ni para nuestra piel, pues podríamos quemarnos, con el consiguiente dolor e incomodidades que eso significa, más aún en una zona que está tan sensible. Tampoco debemos exponernos al sol para la operación, ya que el calor dilata los vasos sanguíneos y puede hacer desprender la raíz del pelo trasplantado.

 



Dejar un comentario