Conocer los distintos tipos de piel es esencial antes de empezar las sesiones de depilación láser. Según la clasificación de Fitzpatrick, se catalogan los tipos de piel en seis grupos, siendo I el más claro y VI el más oscuro. La mayoría de los pacientes españoles se encuentran en tipos III y IV, con una proporción importante de pacientes de tipo V.

Para poder dar servicio en nuestras clínicas de depilación láser a todos los tipos de piel, disponemos de una plataforma lumínica completa. Gracias a este sistema, abarcamos la mayoría de fototipos, alternando varias tecnologías con cada paciente para conseguir los mejores resultados.

Es ampliamente conocido que existen diferentes tipos de piel o fototipos cutáneos. El fototipo de cada persona va a determinar su capacidad para adaptarse a la exposición solar. Por tanto, cada fototipo presenta características diferentes a la hora de broncearse y contrarrestar los efectos de las radiaciones del sol.

Basándose en estas características, el dermatólogo Dr. Thomas Fitzpatrick, en el año 1975 desarrolló la clasificación que organiza en fototipos cutáneos los diferentes tipos de piel. Actualmente, los profesionales que se dedican al campo de la salud de la piel, se basan en esta clasificación para decidir, por ejemplo, qué tipo de depilación es más conveniente en un paciente concreto y prever, así, cómo va a reaccionar ante ciertos tratamientos como el láser diodo o el de luz pulsada.

Los fototipos de piel según Fitzpatrick: clasificación de la piel

Los dermatólogos observan el color de la piel del paciente de las zonas corporales que han sido poco expuestas al sol. Esto es porque las zonas expuestas de la cara, los brazos, las piernas o las manos no sirven para saber el fototipo porque están expuestas prolongada y repetidamente al sol durante toda la vida.

Además, realizan un análisis sobre otras características que el paciente les facilita:

  • Si aparecen pecas durante el verano.
  • Si el color de la piel en invierno es blanca o lechosa.
  • Si el color de la piel es mate o es más bien opaco.
  • En este punto, también se valora el color de la piel cuando el paciente está bronceado: dorado, moreno-dorado, moreno y sus tonalidades.
  • Si la persona sufre eritemas o enrojecimientos cuando se expone al sol de manera inmediata, por ejemplo, en diez minutos.
  • Se comprueba la historia genética, la edad, las quemaduras solares que el paciente ha sufrido y si existe fotosensibilidad provocada por fármacos, alimentos u otros agentes.

A raíz de estos datos, se puede determinar el fototipo de un paciente con la clasificación Fitzpatrick:

Fototipo I: presenta quemaduras solares, no se pigmenta nunca y se descama de forma ostensible. Son personas con piel muy clara, pelirrojos, ojos claros (azules) y su piel tiene un color blanco lechoso. Común entre personas de origen escandinavo y céltico.

Fototipo II: se quema con facilidad, se pigmenta levemente y se descama con facilidad. Personas de piel clara, rubios, de ojos claros con pecas y cuya piel es de color blanco. Es común entre personas provenientes de zonas caucásicas.

Fototipo III: se quema de forma moderada y se broncea adecuadamente. Suele ser la raza caucásica europea de piel blanca. Es común en personas de Europa Central y algunos mediterráneos y orientales.

Fototipo IV: se queman mínimamente y se broncean con facilidad. Son personas morenas o piel marrón claro, con piel y ojos oscuros. Son los mediterráneos, latinos de matiz olivo y orientales color café claro.

Fototipo V: rara vez se queman, se broncean de manera inmediata. Son personas de piel marrón oscuro, ojos negros y pelo oscuro. Suelen ser amerindios, indio asiáticos, hispanos y árabes de piel color café oscuro.

Fototipo VI: no se queman nunca y se pigmentan de manera inmediata. Personas de razas negras como africanos o los afroamericanos.

Actualmente existen equipos de medición del color de la piel, para evitar imprecisiones en la inspección visual. Estos se fundamentan en el principio de absorción y reflexión lumínica.

¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Muchas personas se preguntan cómo saber qué tipo de piel tienen. La mejor forma de saberlo es acudir a una clínica dermatológica.

De esta forma, realizarán la inspección visual especializada en la que se toman todos los parámetros necesarios para determinar nuestro fototipo de piel. Además, deberemos contestar algunas preguntas que darán información clave sobre nuestra piel.

De estas pruebas se obtienen unas puntuaciones que nos ayudan a determinar qué tipo de piel tenemos. Y, ante este tipo de piel, obtenemos los parámetros que nos van a ayudar a conocer qué tratamientos podemos nos convienen, por ejemplo, en depilación láser.

Las puntuaciones que clasifican los tipos de piel en este examen son variadas:

0-7 puntos. Fototipo I: piel extremadamente sensible a la luz solar.

8-21 puntos. Fototipo II: piel sensible a la luz solar.

22- 42 puntos. Fototipo III: sensibilidad normal a la luz solar.

43- 68 puntos. Fototipo IV: piel con tolerancia a la luz solar.

69- 84 puntos. Fototipo V. la piel es oscura y tiene tolerancia alta a la luz solar.

+85 puntos. Fototipo VI: la piel es negra y tiene gran tolerancia a la luz solar.

La depilación láser según tipos de piel

Una vez que conocemos nuestro fototipo, nuestro especialista nos puede aconsejar qué tipo de depilación láser es la más conveniente en nuestro caso.

La depilación láser actúa dirigiendo la energía de la luz sobre los pigmentos del pelo en el folículo, aumentando la temperatura y destruyendo el mismo. Por este motivo es definitiva, porque no vuelve a crecer el pelo. El color y tipo del vello lo determina la cantidad de melanina, cuanto más oscuro, más melanina presenta. Pero el color de la piel es importante porque si la piel es excesivamente morena o blanca los trataremos como casos especiales.

Dado que este tipo de depilación es menos efectiva en vellos rubios o muy finos al no haber melanina, es importante el análisis previo del fototipo. Pero, además, los fototipos nos ayudan en los casos de pieles morenas dado que estas tienden a absorber la luz y pueden sobrecalentarse durante el tratamiento provocando quemaduras. Por tanto, la clasificación Fitzpatrick es altamente útil en dermatología estética.

Antes de elegir el método, además del fototipo, debemos tener en cuenta:

  • La localización del vello corporal.
  • La profundidad y grosor del vello.
  • La densidad de los folículos pilosos.

En Corporación Capilar, como centros especializados en depilación médica, siempre tenemos en cuenta los tipos de piel antes de aplicar cualquier tratamiento de depilación láser. Es imprescindible que sea así para que sea efectiva, tenga toda la seguridad médica posible y no se corran riesgos innecesarios.



1 Comment

  • Rosa
    Escrito 29 November, 2017 a las 10:36 pm 0Likes

    Muy interesante y útil conocer tu fototipo de piel.

Dejar un comentario