Cada vello de nuestro cuerpo está formado por una porción externa y otra interna. La denominada como porción interna es la parte del vello blando que al salir se endurece por la queratina. Esta salida es posible gracias a un orificio de pequeño tamaño denominado osmium folicular. A veces, es posible que estas zonas se inflamen y causen foliculitis.

Esta infección no sólo se trata de un problema estético, puesto que es necesario tratarla correctamente así cómo aprender trucos para prevenirla. Por eso, conviene conocer todo acerca de esta enfermedad como por ejemplo sus tratamientos, cómo actúa en el cuero cabelludo, en la cabeza, qué medicamentos existen…

¿Qué es la foliculitis?

Esta infección bacteriana se produce cuando los folículos pilosos se inflaman y puede darse en cualquier lugar de la piel, aunque es más frecuente en zonas del cuerpo como la cara, el cuello, las axilas, la espalda, las ingles y las piernas.

Toda clase de personas son susceptibles a padecer esta infección, pero normalmente se ve en pieles jóvenes sobre todo tras la depilación o el afeitado.

Tipos de foliculitis

Se puede clasificar en dos grupos.

El primer gran grupo se conoce como superficial, o ostiumfoliculitis que sería la palabra técnica, y el segundo gran grupo se conoce como profundo, forúnculo si se desarrolla en el cuerpo o sicosis si se desarrolla en la cara.

Dentro de cada tipo también podemos hablar de una distinción entre clases dependiendo del organismo que lo ha causado. Por ejemplo, una foliculitis bacteriana es la consecuencia de una infección de la bacteria staphylococcus, la foliculitis micótica es la que ha sido provocada por un hongo, etc.

Otra clase de este tipos de infección es la foliculitis descalvante que afecta al cuero cabelludo aunque se han dado casos en los que también afecta a la barba. Lo que ocurre aquí es que el pelo se cae porque el folículo se ha destruido. Es más frecuente en hombres y cabe la posibilidad de que sea un problema crónico en ciertos casos.

Una de las situaciones más comunes en las que aparece esta infección es cuando algunos pelos quedan enquistados tras una depilación. Esto es muy fácil de tratar y se debe hacer de inmediato para evitar que empeore.

Cuáles son los síntomas y cómo diagnosticarla

Los síntomas que provocan la folículitis son muy fáciles de reconocer. Entre los más comunes encontramos la aparición de acné y espinillas. A veces, es posible que en los granos que aparecen se forme una costra a su alrededor y en algunos casos provocan picazón e hinchazón en la zona en cuestión.

Las diferencias entre foliculitis y acné

Cuando aparece el acné es porque se ha producido un proceso infamatorio y no de infección. Se debe a la extensión de la bacteria propiobacterium acnes en aquellas personas que crean más grasa en la piel porque tienen las glándulas sebáceas más grandes. La foliculitis por su parte, se trata de un proceso infeccioso.

Sabremos que se trata de acné porque primero aparecen esos puntos negros que obstruyen el folículo piloto y por eso se produce la inflamación de un color rojizo y las pústulas con pus. Suelen aparecer sobre todo en cara y espalda.

Si lo que aparece es foliculitis, lo primero que se ve son las pústulas, las cuales aparecen bruscamente en zonas donde hay roce de piel como muslos, axilas, piernas…

Cómo curar la infección y tratamientos

Si creemos que es una infección grave lo primero es acudir al médico y que los especialistas nos receten los medicamentos pertinentes. Allí, el profesional examinará nuestra piel y podrá determinar el tipo de foliculitis que sufrimos y la causa que ha creado el problema.

En otras circunstancias, una cura que podemos hacer en casa para mejorar la piel es poner compresas húmedas sobre aquellos folículos afectados, combinándolo con un gel antiséptico que se puede comprar en farmacias. Si hablamos de un pequeño pelo enquistado lo mejor es no tocarlo ya que debería salir por sí mismo.

Esta clase de infecciones siempre suele mejorar tras el tratamiento por lo que luciremos una piel normal después de unos cuantos días.

Consejos para evitar la foliculitis

Aunque hay varias maneras de mejorar esta afección e intentar evitarla, la única manera que de verdad es permanente y duradera es la depilación láser. Este tipo de tratamiento con luz destruye el folículo piloso, haciendo desaparecer automáticamente el vello de nuestra piel. Así, sin vello, no habrá irritaciones ni pelos enquistados que provoquen este molesto problema de la foliculitis.

Si lo que ocurre es que ya hemos sufrido una infección lo que podemos hacer es:

– Bajo ningún concepto depilar la zona que esté afectada.

-Mejor si nos duchamos con agua tibia y evitar el agua caliente.

– Lavar con frecuencia las toallas que usemos para el aseo personal y no utilizarlas para secar otras partes del cuerpo. De esta manera evitaremos que la foliculitis se extienda.

– Hay que evitar realizar cualquier ejercicio físico para no sudar ya que esto agravaría la situación.

– Si por algún casual utilizamos cremas de textura grasa dejar de aplicarlas sobre nuestra piel afectada durante unos días.



Dejar un comentario