Uno de los problemas capilares que más molestias causan, y el más común al nivel del cuero cabelludo, es sin lugar a dudas la caspa. Una gran parte de la población sufre este problema en algún momento de su vida; por lo que casi todos conocemos los inconvenientes que causa.

Pero, ¿qué es la caspa y por qué se origina?

La caspa: definición y causas

Se conoce como caspa a la descamación del cuero cabelludo, una afección que también recibe el nombre de pitiriasis. Es el problema más común a nivel capilar, y además de provocar molestias como el picor, el enrojecimiento o, en los casos más extremos, la aparición de costras; también causa problemas de autoestima y falta de seguridad en uno mismo.

La razón de ello es que la caspa es un problema que se ve, afectando al aspecto exterior de quien la sufre. Así, si la descamación es abundante, se hace evidente en la cabeza; e incluso puede caer a los hombros, lo que provoca inseguridad y timidez.

Pero no solo existe un tipo de caspa; es importante saber identificar las distintas manifestaciones de la pitiriasis para saber qué tipo es, y decidir así cuál es la solución más adecuada.

Tipos de caspa

– La caspa seca, también conocida como pitiriasis simple, es posiblemente la más evidente a simple vista. Produce un tipo de descamación fina, seca, y de color blanco. Las personas que la sufren suelen rascarse la cabeza con frecuencia debido a la sequedad y el picor; lo que provoca que la descamación caiga sobre los hombros.

– Otro tipo de caspa o pitiriasis es la grasa; produce una descamación amarillenta y de mayor tamaño, pudiendo crear placas. Se localiza en zonas que segregan más sebo, como por ejemplo la frente o la nuca. Uno de los principales síntomas de este tipo de caspa es el enrojecimiento.

¿Cuáles son las causas que provocan su aparición?

Para saber cuál es la mejor solución para hacer desaparecer la caspa y aliviar las molestias que provoca, es importante saber que su aparición puede deberse a varias razones:

La mayoría de las personas que sufren de caspa, afirman que también padecen irritación del cuero cabelludo. De hecho, la primera causa de la aparición de escamas es la irritación causada por la presencia de un hongo, Malassezia globossa, que habita de forma natural en la dermis del cuero cabelludo. Este hongo produce ácido oleico o sebo, a la vez que descompone las grasas segregadas por el cuero cabelludo.

Algunas personas sufren alergia a este sebo y, según un estudio, alrededor del 50% de la población experimenta sensibilidad del cuero cabelludo debido a esta razón. Debido a esta sensibilidad, el cuero cabelludo se irrita, lo que desencadena la aparición de caspa.

Debido a este desequilibrio provocado por el hongo, la dermis sufre estrés oxidativo, lo que produce la irritación. Los factores que pueden alterar la acción de este hongo son el calor, el estrés o la contaminación. Por ello, casi todas las personas que sufren de caspa suelen sufrirla en periodos determinados, y no de forma permanente. Una vez solucionado el problema que estimula la irritación del cuero cabelludo, la caspa tenderá a desaparecer.

También es importante tener en cuenta los factores hormonales, ya que juegan un papel crucial en la aparición de la caspa y otros problemas capilares. Por esta razón, la pitiriasis es un problema muy común entre adolescentes; y sus efectos se mitigan poco a poco con el paso a la edad adulta.

Otras causas de aparición de caspa pueden ser la sudoración excesiva o el estrés nervioso; de hecho, es muy común que en épocas de más estrés o ansiedad el problema se intensifique. También puede haber razones como la psoriasis o la dermatitis seborreica, o un mal cuidado y tratamiento del cabello; por ejemplo, el uso de productos que dañan el cuero cabelludo, o el cepillado brusco, que además de maltratar el cabello, es perjudicial para la raíz.

¿Cómo solucionar el problema de la caspa?

Una vez conocidas las causas que provocan la aparición de caspa, podemos poner en práctica algunos consejos que nos ayudarán a prevenir y a solucionar el problema.

Lo más conveniente es acudir a una clínica especializada en cabello para que en una consulta gratuita valore tu caso; y te ofrezca la solución más adecuada con tratamientos de cabina, higiene capilar a medida, tratamientos láser,  aparatología de succionador y regenerador para limpiar el cuero cabelludo en profundidad, etc.

– Una de las formas más sencillas y naturales de combatir la caspa es empezar a cuidarse desde el interior; como todos sabemos, la alimentación es crucial para la salud de todo el organismo. Combate la caspa consumiendo alimentos ricos en vitamina B, azufre y cinc, por ejemplo cítricos, nueces y verduras de hoja verde.

– Además, es recomendable dar al cuero cabelludo el cuidado necesario; ya que normalmente tendemos a cuidar de nuestro cabello, pero olvidamos que es en la dermis donde se encuentra su raíz, por lo que requiere de nuestra atención para garantizar un cabello saludable. Es importante tonificar y nutrir la dermis, así como estimular la circulación por medio de masajes.

Tras conocer qué es la caspa, y cuáles son las principales causas de su aparición, podrás prevenir y solucionar estas molestias, para disfrutar de un cabello más bonito y saludable.



Dejar un comentario