La alopecia es un problema que afecta a hombres y mujeres. Saber en qué situación del proceso de la caída del pelo se encuentra el paciente es esencial para poder ofrecerle la solución adecuada. Para ello, los especialistas se sirven de las escalas Norwood-Hamilton y Ludwig, unos patrones que muestran el punto exacto del avance de la calvicie.

Patrones que miden la alopecia masculina

La escala Norwood-Hamilton permite clasificar y diagnosticar la alopecia androgénica en varones. También permite medir el grado de calvicie que presenta el sujeto en cuestión y poner el remedio más adecuado atendiendo a los patrones que indican en qué fase del proceso se encuentra la alopecia.

Fue el doctor James Hamilton, allá por los años 50, el primero en crear una escala con la que medir los diferentes estados de la alopecia en hombres. No obstante, sería el doctor O’Tar Norwood, dos décadas más tarde, el que haría una serie de modificaciones dando lugar al modelo actual.

Escala Norwood-Hamilton

proceso de la caída del pelo en hombres

La escala Norwood- Hamilton diferencia entre siete fases de la alopecia que afectan al género masculino.

Tipo 1: Apenas se nota la pérdida cabello.

Tipo 2: La pérdida del cabello sigue siendo escasa, presentando pequeñas recesiones en las zonas laterales superiores de la cabeza, o lo que comúnmente se conoce como entradas. El pelo comienza a caer de forma leve apreciándose una menor densidad en la zona. Los tratamientos capilares  para este caso tienen unos resultados óptimos.

Tipo 3: La caída del cabello todavía sigue siendo escasa, pero es en esta fase en la que ya se empieza a considerar como calvicie. Se observa una recesión de las entradas, haciéndolas mucho más visibles, la pérdida en este caso también afecta a las zonas posteriores del cuero cabelludo, pudiendo apreciarse levemente una disminución densidad en la coronilla. Sigue siendo un buen momento para hacer tratamientos médicos y trasplante capilar.

Tipo 4: En esta fase la pérdida del cabello se acentúa, quedando despejada casi por completo la parte superior de la cabeza. Es un caso de trasplante del capilar.

Tipo 5: La pérdida de cabello se acentúa de forma considerable en la parte anterior y posterior, dejando una franja de cabello que separa las entradas de la coronilla más estrecha y menos poblada. Los tratamientos dejan de tener los resultados esperados. En esta fase se aconseja la valoración de un especialista para ver si en su caso se puede realizar un trasplante de cabello como solución.

Tipo 6: En esta fase de alopecia androgénica la parte superior de la cabeza está totalmente despoblada, ya no existe franja ninguna entre la coronilla y las entradas, la calvicie sigue avanzando hacia la franja de pelo que queda sobre las orejas y se une en la nuca. No hay buenos resultados par un injerto capilar ya que la zona donante es muy escasa.

Tipo 7: Esta es la última fase que está contemplada, en la que la franja de cabello que queda sobre las orejas y se une en la nuca se ha vuelto más estrecha.

La alopecia femenina: método Ludwig

La escala que se utiliza para medir el grado de la alopecia femenina es llamada Escala Ludwig. Debe su nombre al doctor que la creó en 1977.

La alopecia femenina afecta a un número elevado de mujeres. Las causas de esta pérdida de cabello pueden ser diversas, entre las que se encuentran principalmente: el estrés, enfermedades auto-inmunes, determinada medicación, desarreglos hormonales, etcétera. Es interesante saber por qué se cae el pelo para aplicar la solución más adecuada a cada paciente. También lo es conocer el estado de la situación para aplicar el tratamiento adecuado en cada fase.

Grados de alopecia femenina

Grado 1

Es el más temprano dentro del proceso de la caída del pelo y en el que podemos apreciar que el cabello se encuentra más debilitado, se vuelve más fino y puede haber una ligera pérdida de fibra capilar. Los tratamientos en esta primera fase son muy eficaces, no debiendo esperar a una caída excesiva del pelo o a tener que preguntarse por qué se cae el pelo a mechones.

Dentro de este primer grado hay 5 fases diferenciadas de la evolución de la alopecia.

Fase 1: Se detecta por una disminución de la densidad capilar en la zona central de la cabeza. Es la fase más temprana y en la que el tratamiento da los mejores resultados.

Fase 2: En esta fase ya se empiezan a apreciar claros en la zona y una evidente caída del cabello.

Fase 3: El cabello se ve debilitado, más apagado y pierde coloración, la alopecia afecta a un área mayor.

Fase 4: El cabello se cae y esto unido a la falta de densidad hace que se aprecien sin dificultad claros al mirar la zona de cerca.

Fase 5: La última fase del grado 1 en la que la falta de cabello y densidad hacen más evidente el problema de alopecia padecido.

Grado 2

El volumen del cabello desciende considerablemente en la línea media de la cabeza, hasta el punto de quedar una zona bastante significativa sin pelo.

Fase 6: La disminución de la densidad y la caída del cabello dejan la zona despoblada. Las recomendaciones llegados a este punto son quirúrgicas.

Fase 7: La alopecia avanza por el cuero cabelludo, se extiende de forma circular abandonando la raya central de la cabeza. La pérdida de pelo es evidente, lo que puede acomplejar a quienes la padecen.

Grado 3

En el grado 3 está la última fase de alopecia femenina.

Fase 8: El proceso de la caída del pelo termina aquí. La alopecia afecta a toda la parte alta de la cabeza. Nos recuerda la alopecia androgenética masculina en sus fases más avanzadas, pero en el caso de las mujeres es poco frecuente llegar a estos extremos.

Además, existe la alopecia frontal, por la que el comienzo de la línea del pelo se va retrasando hacia la coronilla.

¿Cuándo se cae más el pelo?

Cada día perdemos alrededor de 100 cabellos. Este proceso de la caída del pelo es normal y no tiene mayores consecuencias, ya que el cabello se renueva y vuelve a crecer.

También influye la época del año en la cantidad de cabellos perdidos. ¿En qué meses se cae más el pelo? Según los estudios más recientes cuándo se cae más el pelo es en los meses de verano y otoño, seguidos de la primavera y en menor cantidad el invierno.

La alopecia, como cualquier otra condición, se debe detectar y tratar en sus fases iniciales. Por ello, ante la posibilidad de sufrir alguno de los síntomas indicados en las fases iniciales es muy importante acudir a un especialista para diagnosticar el problema y ponerle el remedio adecuado evitando que avance. En Corporación Capilar, serán los que observen y estudien nuestra situación, recomendándonos el tratamiento más adecuado para nuestro pelo.



Dejar un comentario