La calvicie o alopecia androgénica es la causa principal de pérdida de pelo debido a la alteración en las hormonas masculinas marcadas por una predisposición genética. Pero ¿eso significa que si tu padre o abuelo es calvo, tú también lo serás? La respuesta es no. Existe toda una serie de circunstancias que pueden llevarte a perder pelo. Te explicaremos cómo se produce la herencia de la calvicie y los cinco motivos por los que se cae el pelo.

5 motivos por los que se cae el pelo 

La calvicie es un síntoma y, al igual que la fiebre, puede tener diferentes reacciones según cada persona. En este caso, nos referimos a diferentes tipos de alopecia que llevarían a la pérdida de cabello. Estos son los motivos por los que se cae el pelo:

Calvicie androgenética

​La más frecuente, como ya se ha dicho, es la herencia de la calvicie que empieza a afectar a los hombres a los 20 y pocos años. Los primeros síntomas de esta aparecen en las sienes que poco a poco empiezan a despoblarse. En algunos hombres, esta alopecia se puede quedar ahí, mientras que en otros se pueden formar entradas, incluso claros en la coronilla. 

La alopecia androgenética puede ir más o menos rápida. Pero, con el tiempo, acabará desarrollándose de forma totalmente visible en el hombre. 

A pesar de que el número de afectados sea menor en las mujeres, estas también pueden experimentar la pérdida de cabello, que es más habitual durante la menopausia. En este caso, se pierde densidad capilar y la aparecen zonas clareadas en la parte superior de la cabeza. 

Estrés 

El estrés es un factor clave en la pérdida de cabello que no afecta a todas las personas por igual. Dependiendo de si ya se sufre algún tipo de alopecia, el cabello volverá a crecer o no. 

Las causas que producen este tipo de calvicie son diversas. Tales como un estado constante de ansiedad, nerviosismo o alto estrés y enfermedades psíquicas. Pudiendo estas ser provocadas por el trabajo, una baja autoestima, depresión o la muerte de un ser querido, entre otros. 

En este caso, la caída del cabello no tiene una zona localizada y poco a poco va disminuyendo la densidad de este. Esta también recibe el nombre de alopecia difusa

Mala alimentación

Aunque creas que no, la mala alimentación también afecta a la pérdida capilar. Por esa misma regla de tres, la buena te ayudará a fortalecer el cuero cabelludo. 

Para ello, habrá que cuidar la alimentación, lo que significa comer, entre otros, alimentos ricos en vitamina A que impiden la sequedad de las glándulas sebáceas, fundamentales para la prevención y disminución de la pérdida de cabello. La falta de estos alimentos favorece la aceleración de la calvicie. Algunos de los más habituales son los huevos, el hígado, la leche y la verdura. 

Asimismo, las vitaminas B6 y B12 ayudan a mantener el cabello sano y evitar la caída natural. Estas se encuentran en la carne, pescado, soja, huevos, legumbres, frutos secos. 

La vitamina C, que se encuentra en los cítricos tales como el kiwi, las espinacas y el brócoli, ayudará a no tener anemia y, por tanto, evitará la pérdida de pelo por falta de hierro. Beber agua también mantendrá el pelo hidratado y fuerte. 

Tampoco hay que pasar por alto los alimentos ricos en biotina y ácido fólico que ayudan al metabolismo de los tejidos en los que se multiplican la células que favorecen el desarrollo del cabello. Estos son los pescados azules tales como el atún, salmón, sardinas o el arenque. 

Además, las comidas como la fritura, los helados, las grasas y el café son perjudiciales para el cuero cabelludo. 

Mal cuidado del cabello

Tratar mal el cabello puede ser otro de los motivos por los que se cae el pelo. El exceso de calor, por ejemplo, del secador o la plancha del pelo, debilita las fibras capilares provocando así su caída. De este mismo modo, cepillarse bruscamente o aplicarse tintes muy a menudo también influye a su pérdida. 

Un caso muy frecuente en los hombres es tratar la caspa con productos inadecuados: los remedios caseros como el limón maltratan el pelo y facilitan su caída. 

Enfermedad del tiroides

La glándula tiroides regula, entre otros sistemas fundamentales de nuestro cuerpo, el metabolismo. De este modo, la tiroides controla los ciclos de la vida del cabello, regula la elaboración de las hormonas y administra la fabricación de grasa de las glándulas sebáceas. Todo esto es esencial para el bienestar del cabello y una de sus consecuencias son los problemas con el pelo.

Clínicas capilares para recuperar el cabello


Existen muchas clínicas capilares, como Corporación Capilar, que podrán ayudarte en caso de que tengas alguna duda o quieras dar un paso adelante en el proceso de implante capilar. Es fundamental que te des cuenta cuanto antes y así podrás hacer frente al problema con tiempo con sesiones anticaída. 

En el caso de que ya sea tarde, no te preocupes porque también se pueden hacer injertos capilares gracias a las técnicas más nuevas para ponerle remedio a la herencia de tu calvicie



Dejar un comentario