La depilación láser y los medicamentos que provocan fotosensibilidad no son compatibles. Este hecho debemos tenerlo en cuenta antes de acudir a un centro médico de depilación láser en Barcelona. Los efectos que pueden provocar este tipo de medicamentos incluyen enrojecimiento, picor o incluso quemaduras, aunque el efecto final dependerá del tipo concreto de medicación.

Este hecho es una de las razones por las que acudir a un centro médico para someterse a un tratamiento de estas características. En cualquier caso, a continuación dejamos un listado de los medicamentos fotosensibles más habituales.

¿Cuáles son los fármacos que provocan fotosensibilidad?

En los centros médico estéticos, antes de llevar a cabo un tratamiento se realiza una historia médica para tener conocimiento de la medicación que puede estar tomando un paciente, aunque sea de forma esporádica o puntual. En la primera visita, el profesional va a establecer el grado de fotosensibilidad de un fármaco y si la frecuencia y cantidad consumida puede interferir o no para un tratamiento, en función de las circunstancias de cada persona.

Algunos de estos medicamentos son:

– Antiinflamatorios, analgésicos y antipiréticos como el Aceclofenaco, el Naproxeno o el Ibuprofeno, entre otros.

– Antihistamínicos .

– Anticonceptivos orales. Aunque no todos son fotosensibles, es muy importante no obviarlos en esta visita. Así podremos determinar o, en su caso, valorar con el especialista correspondiente un cambio de medicamento.

– Antibióticos tópicos y antibióticos orales como Tetraciclinas, Azitromicina o sus derivados.

– Ansiolíticos y antidepresivos como la Fluoxetina o el Bromazepam.

– Ciertos medicamentos para reducir el colesterol como  Artrovastatina.

– Corticoides tópicos u orales como la Hidrocortisona, la Prednisona o el Deflazacort.

También hemos de hacer una mención a los antiinflamatorios no estereoideos ya que pueden provocar reacciones a la luz o fotosensibilidad que puede llegar a provocar quemaduras en un grado más o menos importante. En la misma dirección hay que prestar atención a los tratamientos que siguen las personas diabéticas.

Algunos fármacos pueden favorecer la formación de cicatrices o que el vello crezca más rápido o más fuerte.

fotosensibilidad

¿Por qué interfieren en la depilación láser? ¿Cuáles son sus efectos y qué precauciones debemos tomar?

Los fármacos fotosensibles son los responsables de la contraindicación más habitual antes de un tratamiento láser de depilación, junto con la exposición a rayos UVA o al sol.

La fotosensibilidad es una reacción de la piel producida por una exposición a radiaciones que, habitualmente, son inocuas. Los fármacos mencionados suelen producirla y, por eso, es necesario consultar con un médico especialista si se puede realizar o no un tratamiento con estas características.

De forma general se puede producir hiperpigmentación o dermatitis, por lo que es necesario hacer un test previo. Las reacciones fotosensibles pueden diferenciarse en:

Sustancias fotoalérgicas

Aquí interviene la sensibilidad del sistema inmunológico. Dicho de otro modo, la predisposición de cada persona es un factor muy importante. Esto es debido a que la radiación láser transformará el medicamento en un antígeno (que será el responsable de la alergia).

Esta reacción es muy frecuente en los medicamentos tópicos y no es necesario que se aplique una gran cantidad para que se produzca. Los síntomas habituales (picor, eccemas o inflamación) pueden aparecen entre las primeras 12 y 72 horas tras una sesión.

Sustancias fototóxicas

El fármaco absorbe la radiación y la transforma, lo que hace que se produzca una radiación sobre las células y se pueda puede modificar el ADN. Esto puede pasar en fármacos orales o tópicos. A mayor dosis del mismo, mayor reacción.

Se suele manifestar a la media hora de la sesión y los signos son parecidos a una quemadura solar con vesículas, ampollas y enrojecimiento.

Otras reacciones

Algunos fármacos como el Roacután pueden provocar cicatrices y es necesario espaciar estos tratamientos al menos durante un año.

La mayoría de los fármacos citados provocan estas reacciones cuando hay una exposición prolongada al sol. Si se experimenta una ligera rojez o picor tras aplicar el láser tampoco es necesario alarmarse, a no ser que no se le haya explicado al técnico especializado todos los medicamentos que se hayan podido consumir, incluso en el día de la sesión.

Para evitar los efectos de estos medicamentos no se puede utilizar protección solar como se hace para salir a la calle, porque el láser también puede interactuar con los factores de foto protección. Por lo tanto, lo mejor es ser sincero con el médico durante la evaluación previa al tratamiento. En ocasiones podremos suspender el tratamiento farmacológico y en otras realizar el tratamiento láser al finalizar el mismo.

La importancia de escoger una clínica médica para la depilación láser en Barcelona

En los centros médicos, para realizar una depilación de estas características es necesario que realicemos una entrevista previa. En ella preguntaremos todo lo necesario para estar seguros de que el tratamiento no va a suponer ningún problema y que no causará ningún tipo de alteración en la salud del paciente.

Una de las partes fundamentales de la misma versará sobre la incompatibilidad de consumir ciertos fármacos para llevar a cabo el tratamiento. No hay que ocultar el consumo de ninguna sustancia, porque, aunque pueda parecer inocua, quizás influya en los efectos del láser.

Visto esto, es importante escoger la mejor clínica especializada a la hora de hacerse un tratamiento de depilación láser. Contacta ya con nosotros y te valoraremos en una primera consulta gratuita, en cualquiera de nuestros centros de Sevilla, Madrid o Barcelona.