Después de muchos años de investigación en este campo, se sabe que la fase de la alopecia en la que se decide intervenir resulta decisiva a la hora de elegir el tratamiento capilar adecuado. Además, es muy importante actuar al primer signo de caída ya que la prevención es fundamental para obtener mejores resultados.

Recordemos que existen 7 etapas en la caída de pelo en los hombres, clasificadas en lo que se conoce como escala de Norwood-Hamilton. Según esta, en la fase 1 se hallan los sujetos con una pérdida de cabello apenas perceptible. Sucesivamente van aumentando los signos hasta llegar a la fase 7I, en la que la alopecia es claramente visible y solo encontramos cabello rodeando la nuca, a la altura de las orejas.

En lo que se refiere a la alopecia femenina (que suele ser más difusa) , esta se clasifica en base a la escala Ludwig . En dicha clasificación se sitúa a la paciente entre el 1 y el 8, dependiendo del grado de intensidad de la caída de cabello.

¿Cómo puede una persona saber en qué etapa de la alopecia está?

Aunque un hombre o una mujer son capaces de observar el proceso de caída de pelo que han experimentado, es un médico experto en salud capilar quien puede con total exactitud indicar en qué etapa del proceso de alopecia están con el fin de prescribirles el tratamiento capilar adecuado.

Sin embargo, existen otros factores que el facultativo analiza a la hora de recomendar un tipo de tratamiento u otro. Por ejemplo, resulta necesario identificar el tipo de alopecia, pudiendo ser esta androgénica, areata, traumática, por tracción, tóxica, difusa, cicatrizal o fibrosante, así como el motivo que produce la pérdida de cabello. Ambas circunstancias están directamente relacionadas. También puede solicitar una análitica para determinar si la causa de la caída pudiera deberse a alguna deficiencia del organismo.

Por ello, cuando la alopecia comienza y avanza, siempre recomendamos acudir a una clínica médica especializada en pelo donde los profesionales puedan elaborar una valoración profesional con antelación, en clínicas como Corporación Capilar este diagnóstico es sin compromiso.

caída cabello

¿Cuál es el tratamiento idóneo en cada fase de la alopecia femenina y masculina?

El especialista capilar – médico será siempre la persona capacitada para tomar esta decisión, y esta variará dependiendo de cada caso, ya que los tratamientos se personalizan individualmente para cada paciente. No obstante, existen algunos denominadores comunes que pueden servir para orientarnos sobre qué tratamientos se utilizan en cada fase.

Tratamientos para pacientes que se hallan en las primeras fases de caída del cabello

En estas etapas se emplean técnicas no invasivas que tienen como finalidad reactivar los folículos del cuero cabelludo para que el cabello se regenere de manera natural. Son tratamientos altamente eficaces con resultados visibles en poco tiempo. Entre ellos destacan los que siguen:

– La mesoterapia capilar se lleva a cabo a través de microinyecciones de vitaminas y micronutrientes, péptidos etc. que favorecen el crecimiento del pelo. Tiene un efecto regenerador directo sobre la salud del folículo piloso.

– La bioestimulación capilar (técnica PRP) se aplica plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento extraído de sangre del propio paciente y se aplica bajo la dermis del cuero cabelludo. Esta técnica la empleamos para reparar los tejidos gracias a las propias células con el fin de fortalecer el pelo.

– El láser Luce es un tratamiento que se aprovecha de la más avanzada tecnología capilar. Su funcionamiento está basado en la foto-bioterapia, actuando el láser de baja frecuencia como una mejora para el metabolismo de las células del cuero cabelludo al estimularlas.

Estos tratamientos pueden ser prescritos por nuestro equipo médico de manera independiente o combinados con otro procedimiento.

Tratamientos para pacientes en fases más avanzadas de alopecia

El injerto capilar es el tratamiento indicado en estos casos cuando el folículo piloso ya está atrofiado y no se puede recuperar. Se trata de una técnica que consiste en extraer folículos pilosos del paciente de zonas donantes y trasplantarlos sobre las áreas del cuero cabelludo en las que se desea recuperar el cabello.

Resulta conveniente no confundir la cirugía de injerto, o trasplante capilar, con el implante capilar que se realiza con cabellos artificiales, puesto que nada tiene que ver en cuanto a su procedimiento y desenlace. El injerto ofrece unos resultados naturales, porque es el propio material biológico del paciente el utilizado y, en consecuencia, no existe ningún tipo de rechazo y el pelo crecerá con total normalidad.

Ponte en manos de los mejores médicos

Estos tratamientos solo pueden ser llevados a cabo por equipos de médicos altamente cualificados y en clínicas que cumplan con todas las garantías técnicas, sanitarias y tecnológicas. Para conocer más sobre las terapias capilares y que un médico realice un diagnóstico de la fase de la alopecia, es posible solicitar una primera consulta gratuita sin compromiso.