Tradicionalmente, la imagen que teníamos de la calvicie era la de una persona de mediana edad o avanzada con precedentes familiares. Sin embargo, en los últimos años, este paradigma ha cambiado radicalmente y la alopecia juvenil es un problema común.

Qué es la alopecia juvenil

Podemos definir la alopecia juvenil como una pérdida precoz de vello corporal, que es especialmente visible en la cabeza.  Hay que decir que este suele ser el principal problema por el que muchos jóvenes van a consulta. Aunque afecta a ambos sexos, es más evidente en varones de entre 20 y 30 años. Las formas de manifestarse pueden ser varias: desde unas entradas pronunciadas hasta la pérdida de todo el cabello en pocos años. A veces, los afectados intentan disimular la situación rapándose la cabeza al cero. Sin embargo, no todo el mundo quiere hacerlo y, además, los patrones estéticos cambian según el caso. Aunque en las mujeres no es tan evidente, también se puede llegar a notar y, por ser poco común, impresiona más.

Causas de la alopecia juvenil

La alopecia juvenil puede deberse a varios motivos, de ahí que convenga distinguir bien. Aunque puede haber una influencia genética, hay otros motivos que pesan más en la caída del cabello. Primero, hay que considerar la contaminación ambiental en las sociedades desarolladas, factor que favorece la pérdida del vello. Segundo, la utilización de champús con productos agresivos con el cuero cabelludo y que hasta hace pocos años eran habituales. Tercero, el abuso de determinadas planchas o secadores para el pelo que lo acaban quemando. O el uso de tintes.  También en el estrés, muy común en la adolescencia y la primera juventud, que es una dolencia de nuestro tiempo. Finalmente, hay que destacar que una mala alimentación influye decisivamente en la fortaleza del cabello. Algunos de estos factores son comunes a otras edades, también es verdad que se dan en mayor medida en la juventud.

Estos factores de la caída del cabello suelen ser desdeñados en favor de la explicación genética, a la que se le atribuyen la mayoría de los casos. Ahora bien, la genética ya existe desde siempre (solo que no la conocíamos) y en los últimos años se ha multiplicado el número de casos de alopecia juvenil. Tendremos que concluir que, además, existen otros motivos de peso que la provocan. Recuerda que cada cabello es diferente y que la reacción a determinados estímulos también lo es. No es lo mismo un cabello seco que otro graso, así como las acciones que hay que tomar.

Cómo tratar la alopecia juvenil

Ante un problema de alopecia juvenil, lo primero es hacer un estudio para localizar las causas. Como hemos podido ver, hay varios motivos que pueden generar esta situación. Quizás se tengan que tomar decisiones drásticas pero también es posible que, simplemente, haya que fortalecer el cabello para que vuelva a crecer. Nuestro trabajo en Corporación Capilar es, en primer lugar, encontrar el que ha provocado la alopecia. Posteriormente, valoraremos qué acciones se pueden llevar a cabo. Si te ofrecen algún tipo de tratamiento sin que te hayan hecho una evaluación previa, desconfía. Además de que quizás no lo necesites, puede ser peligroso para tu salud. El intrusismo profesional, desgraciadamente, está a la orden del día. Por tu seguridad, te recomendamos que trabajes con clínicas especializadas que te den garantías.

Tratamientos preventivos

Por ejemplo, los tratamientos de prevención de la caída y regeneración del cabello buscan cambiar las condiciones de crecimiento del mismo. En una persona sana se pierden, aproximadamente, 100 cabellos al día. El problema está en que, en los casos de alopecia, esa proporción se multiplica. El tratamiento de bioestimulación sirve para frenar la caída del cabello y para que el que crezca sea más fuerte. De esta forma, se puede revertir la tendencia y evitar la alopecia juvenil. Estos tratamientos tienen un éxito contrastado, de ahí que los utilice un número creciente de personas. Se contrata un determinado número de sesiones y se evalúa su éxito. Utilizamos ozono, agua o plasma, dependiendo de cada caso.

Injertos

De todas formas, puede haber situaciones donde se requiera un tratamiento más profundo. Los injertos capilares pueden ser necesarios ahí donde el daño ya esté hecho, aunque compatibilizando otras técnicas. Si tienes con el concurso de profesionales especializados, tendrás más seguridad de éxito en el proceso. Te recomendamos que ventas a visitar los centros de Corporación Capilar en Barcelona, Sevilla, Madrid y Bilbao. Tenemos un equipo de profesionales calificados y estamos homologados por la Administración.

Las últimas soluciones contra la alopecia



Dejar un comentario