Para aquellas personas que quieren realizarse un injerto capilarla opción de acudir a Turquía para hacérselo suele ser una de las que siempre se valora. Pero, ¿por qué? Muy sencillo. Porque en este país se anuncian estas intervenciones a un precio mucho más bajo que en España. Sin embargo, debes saber cuáles son los riesgos de hacerse un injerto capilar en Turquía.

La tentación de solucionar la alopecia low cost

Por norma general, el coste de un tratamiento completo de implante de pelo en una clínica capilar en cualquier país de la Unión Europea suele rondar los diez mil euros. Es una suma elevada, por lo que los afectados no siempre pueden hacerle frente o tienen que esperar y ahorrar para poder pagarlo.

De esta manera, cuando los interesados en estos tratamientos descubren que en Turquía se ofrecen estos tratamientos por dos mil o tres mil euros, prácticamente ni se lo piensan. En la mayoría de los casos quienes padecen de alopecia hacen sus maletas y se desplazan al país de Oriente Medio lo antes posible. Sin embargo, hacerse un injerto capilar en Turquía puede llegar a ser bastante peligroso para la salud capilar.

Injerto capilar en Turquía: Todo un negocio para el país

¿Cómo pueden ofrecer precios tan bajos las clínicas capilares en Turquía? Lo primero que hay que valorar es que el gobierno turco, viendo el potencial económico que puede tener para el país este tipo de turismo médico, ha comenzado a ofrecer subvenciones a diferentes clínicas para que abaraten aún más los costes.

Esta es una estrategia fenomenal ya que los turistas de diferentes nacionalidades dejan su dinero en los tratamientos, pero también en actividades de ocio y turismo. Y este desembolso es el motivo principal por el cual los gobernantes incentivan este tipo de viajes.

Por otro lado, gracias a las subvenciones, el precio que te hemos mencionado anteriormente lo incluye todo. Desde el vuelo hasta la estancia en hoteles de cuatro y cinco estrellas. Además de, claro está, los honorarios de la clínica y todos los gastos de medicamentos durante el post operatorio.

Lo barato puede acabar saliendo muy caro

Y es que, como dice el refrán español, “lo barato acaba saliendo caro” y aunque parezca que un injerto capilar en Turquía es más barato, puede que finalmente no sea así. Y es que, estos dos mil o tres mil euros iniciales pueden acabar duplicándose porque, obviamente, una vez estás allí ellos quieren sacarle partido a tu viaje.

Así que, casi sin que te des cuenta, con el “ya que estoy aquí” acabas realizando actividades de ocio o incluso puedes prolongar tu estancia bien porque te convenzan o bien porque te lo requieran en la clínica capilar. 

Aunque el precio de un injerto capilar en Turquía pueda parecer muy tentador, como ya hemos podido comprobar no es oro todo lo que reluce, los riegos son altos y cada vez hay más personas que se han mostrado más que insatisfechos con estas intervenciones. 

Y por si no ha quedado del todo claro, ¡quizás el siguiente resumen te ayude a terminar de verlo!

injerto capilar en turquia comparacion



Dejar un comentario