Los injertos capilares se están haciendo, cada vez, más populares. No obstante, muchas personas deciden someterse a esta cirugía apoyándose solo en criterios económicos y poniendo en riesgo su salud. La moda del injerto capilar barato en países como Turquía puede salir en realidad muy caro. Estas son algunas de las razones.

La moda del injerto capilar barato está siendo toda una revolución en cuanto al trasplante capilar. Son muchos los hombres que padecen alopecia y se suman a este tipo de intervención para aumentar la cantidad y volumen de pelo en su cabeza, también son muchos los que han decidido someterse al injerto capilar el extranjero.

Si tomamos la decisión de hacernos un trasplante capilar, tenemos que buscar una serie de características en el servicio y no solo el precio del injerto capilar. De lo contrario, puede ser que se realice el procedimiento con personas que no son profesionales acreditados en medicina estética. Y es que el buscar un injerto capilar barato en España puede llevar a mucha gente a plantearse ahorrarse aún más costes.

Como pacientes, en una clínica capilar encontraremos profesionales de la medicina estética que serán capaces de conseguir que las zonas de la cabeza donde crece el cabello aumenten gracias al injerto de pelo.

¿Es realmente fiable un injerto capilar barato?

Hasta hace muy poco tiempo la posibilidad de hacer un trasplante capilar barato en España era remota al compararla con otros destinos, por ejemplo Turquía. Allí se ha creado todo un ecosistema de centros y clínicas donde poder realizar un trasplante capilar barato.

Aproximadamente, son diez mil las personas que viajan de forma anual a este destino para realizarse un injerto capilar barato, pero esas cifras se ven cada vez más reducidas porque cada vez están más extendidos los inconvenientes del turismo estético.

Cuando viajamos al extranjero nos sometemos a una serie de riesgos que es mejor evitar. Lo ideal es encontrar una buena clínica para realizar un injerto capilar en Madrid, Barcelona, Sevilla… y que sea barato.

Por tanto, si atendemos a la responsabilidad y a la comodidad de no tener que abandonar el país para llevar a cabo esta intervención, realizarla en España garantiza que los cuidados postoperatorios se van a llevar a cabo por el mismo equipo médico que el injerto en sí mismo. Esto ya reduce costes y aumenta todas las garantías sanitarias y de seguridad.

El injerto capilar en Turquía es un negocio para todo el país

En primer lugar, vamos a ver por qué en Turquía el trasplante capilar es más barato y por qué muchas personas deciden realizarlo allí. El gobierno turco pretende fomentar el turismo, motivo por el cual subvencionan los trasplantes y esta es la primera razón por la que parece que el injerto capilar en Turquía es barato.

El coste suele oscilar entre dos mil y dos mil quinientos euros, más los gastos del paciente que pueden duplicarse si viajamos acompañados. Intentan que las personas recuperen su pelo y, además, vivan una experiencia de ocio.

El gobierno turco ha visto el potencial económico que supone para el país esta especie de turismo médico y para ello subvencionan a determinadas clínicas para que abaraten aún más el precio a los clientes finales llegados del extranjero. Estos turistas no solo dejan su dinero en los tratamientos, sino que también hacen turismo y disfrutan con actividades de ocio, lo que hace comprender los motivos del Gobierno para incentivar este tipo de viajes.

Pero hay ocasiones en las que lo que parece muy barato puede acabar saliendo extremadamente caro.

Riesgos de un injerto capilar en Turquía

Aunque pueda parecer un destino exótico al que viajar y al mismo tiempo someternos a un trasplante o injerto capilar barato, en realidad estamos expuestos a una serie de riesgos de gran calado. Una intervención de esta magnitud en un país donde la profesionalidad e higiene no se rige por la normativa común europea puede ser arriesgado.

Algunos de los riesgos que se han de tener en cuenta son:

Intervención sin médicos

Aunque las clínicas puedan estar dirigidas por un médico, las intervenciones pueden no realizarse por ellos, sino por técnicos que no disponen toda la formación necesaria para llevarlas a cabo. En algunos casos, es habitual, de hecho, que el médico no esté ni siquiera presente durante el tiempo que dure la intervención.

Intervención sin seguimiento posterior

El paciente regresa a su país de procedencia tras la intervención: eso hace que no se realice un seguimiento para comprobar la evolución del injerto e incluso que no se puedan corregir o establecer ciertas acciones si algo no ha quedado tan bien como era de esperar.

Esto provoca que al regresar a España necesitemos acudir a una clínica especializada y, por tanto, el ahorro conseguido desaparezca.

Daño irreversible o riesgo de infección

En España, existe una serie de normativas muy estrictas en cuanto a la higiene sanitaria, pero a veces no suele cumplirse del mismo modo en otros países. Allí es probable que al realizar tantas intervenciones en tan poco espacio de tiempo el material utilizado entre los pacientes sea el mismo, lo que supone un grave riesgo para las personas.

En ocasiones, los resultados no son lo esperado y algunos pacientes sufren daños en la zona donante debido a que no ha recibido unos mínimos cuidados profesionales. De hecho, algunas personas que lo han realizado afirman que la estancia donde les hicieron el trasplante capilar era una habitación con ventanas y que estaba abierta durante el procedimiento.

Poder reparar un trabajo mal ejecutado puede ser complicado, porque en ocasiones se extrae no un folículo de cada 3 sino todo y eso nos puede dejar sin zona donante.

Publicidad engañosa

La publicidad que a veces utilizan en países como Turquía puede proceder de clínicas profesionales alemanas o españolas, para que creamos que vamos a quedar igual que en esas imágenes, aunque eso es tan solo publicidad engañosa.

¿Cómo saber si estamos en las manos adecuadas para un trasplante capilar barato?

En estos países, todos los pacientes se asignan a centros predeterminados, no tienen un trato previo con médicos ni tampoco tras la intervención, por lo que, si hay algún tipo de complicación, no habrá una solución sencilla.

¿Es un condicionante el precio del injerto capilar?

Entre las personas que desean hacerse un injerto capilar, existen muchas que valoran la posibilidad de acudir a Turquía para poder realizarlo de manera más económica.

Normalmente las personas que desean una solución como esta la quieren cuanto antes y, por ello, son muchas las que hacen las maletas y se marchan a otro país sin tener en cuenta los riesgos que puede suponer para su salud.

En definitiva, es necesario tener en cuenta que para realizar una intervención de este tipo, la premisa debe ser la confianza que tengamos en el cirujano, los medios, la clínica y la técnica que pueda aplicar, además de la posibilidad de un seguimiento adecuado.

Este tipo de garantías están normalizadas en nuestro país. Además, también se ofrecen facilidades para que los pacientes puedan hacer frente al injerto capilar en cómodos plazos. A pesar de que el precio que se muestra en la publicidad para salir al extranjero pueda resultar muy tentador, eso conlleva una serie de riesgos.

Por otro lado, cada vez son más las personas que se arrepienten de haber optado por un injerto capilar barato en el extranjero porque no han quedado totalmente satisfechos con la intervención.



Dejar un comentario