Actualmente se habla mucho acerca de cómo la herencia genética y alopecia están relacionadas. Son dos conceptos de los que seguramente habrás oído hablar y que pueden condicionar el crecimiento de tu cabello, así como el de tus descendientes. Sin duda, debes conocer los mecanismos exactos y los tratamientos actuales para la pérdida de cabello.

¿Por qué se me cae el pelo?



Seguramente habrás oído el mito popular de que el gen de la calvicie se transmite a los hombres desde la familia de la madre y a las mujeres del lado de su padre. Sin embargo, esto no es cierto.
Está claro que la calvicie hereditaria masculina (alopecia androgénica) está basada en la genética y que la calvicie común no puede ocurrir sin la presencia de determinados genes heredados. Ahora sabemos que estos genes pueden pasar a la descendencia desde cualquiera de los padres.


¿Sabías que antes las investigaciones se enfocaban a determinar un único gen para la calvicie? Sin embargo, la evidencia científica ha revelado que la pérdida de cabello genética es un rasgo poligénico. Es decir, que se necesita más de un gen para que se manifieste.

La pérdida de cabello hereditaria es una enfermedad genética compleja, y es muy probable que la expresión de muchos genes diferentes contribuya a su aparición.

También debes saber que la pérdida de cabello por origen genético es un rasgo en el que contribuyen factores de ambos lados de la familia. Asimismo, la expresión del gen está relacionada con un número indeterminado de otros factores relacionados con tu estilo de vida, como tus niveles de estrés, tu alimentación, la actividad física… entre otros.

Así que ya sabes, simplemente heredando los genes de la calvicie no significa que el rasgo se manifieste de la misma forma que en otra persona.

Causas de caída del cabello



El concepto de alopecia androgénica alude al tipo de caída en la que la causa prevalece en los genes y a la forma permanente más común de pérdida de cabello. El síntoma principal de este tipo de alopecia es la caída progresiva del cabello en todo el cuero cabelludo.



Esta caída del cabello suele comenzar por el desajuste hormonal. El exceso de DHT atacará los folículos del cabello o la inflamación causará niveles normales de DHT para atacar los folículos capilares. De cualquier forma, el ataque continuado contra los folículos pilosos hará que los filamentos se encojan hasta que inevitablemente desaparezcan por completo.



También hay una segunda causa de alopecia androgenética que con frecuencia se pasa por alto: la inflamación. Es probable que tengas los genes de la alopecia genética en tu ADN, pero si llevas un estilo de vida saludable puedes contribuir a que se exprese en menor medida. Por ejemplo, en algunas personas empieza a manifestarse la caída cuando someten el cuerpo a situaciones que producen una inflamación crónica. Incluso, con el consumo de los alimentos con gluten, las harinas refinadas y azúcares han visto intensificado su caída, debido a la inflamación que producen este tipo de compuestos y comestibles.


La pérdida de cabello de patrón masculino es una forma de alopecia androgenética que afecta mayormente a los hombres, aunque también puede afectar a mujeres. Causa una pérdida de cabello dispersa que es más prominente a lo largo de la frente y de la coronilla de la cabeza. Su equivalente para las mujeres se conoce como pérdida de cabello de patrón femenino, que es más prevalente a lo largo de la línea del cabello.

Otros tipos de alopecia genética y tratamientos

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune que puede causar pérdida del cabello en parches y que también puede estar relacionada con determinados genes. De hecho, cada vez se descubren más los relacionados.

Según la Fundación Nacional de la Alopecia Areata, es un problema de piel muy común que puede dar pérdida de cabello en distintas localizaciones. Uno de los genes más destacados es el llamado ULBP3, el cual actúa como conductor de células linfocitos TH4 para destruir un órgano.
Afortunadamente, hoy existen tratamientos para abordar la alopecia de tipo genético.

Para la androgénica, existen disponibles fármacos como Minoxidil, cuya aplicación es vía tópica. Es un tratamiento muy eficaz y muy conocido. Otros tratamientos utilizados son la finasterida, los nutrientes capilares o los antiandrógenos. Para la alopecia areata, se pueden utilizar los tratamientos establecidos para enfermedades autoinmunitarias.


El trasplante capilar o los microinjertos constituyen uno de los tratamientos revolucionarios en nuestra era. Una vez se haya realizado la intervención, permiten el normal crecimiento del cabello en la zona donde se hayan injertado los folículos pilosos.


No cabe duda de que al abordar la herencia genética y alopecia debes hacerlo de la mano de profesionales que puedan asesorarte y aconsejarte sobre el mejor tratamiento a realizar. Hay un gran trasfondo genético en muchas enfermedades, pero la tecnología y tratamientos avanzan para poder abordarlos.





Dejar un comentario