Buenos y malos hábitos capilares

buenos y malos hábitos capilares
Share on facebook
Share on twitter

En la actualidad, se calcula que la caída del cabello afecta al 50 % de los españoles y a un 30 % de las españolas. Ello se debe, principalmente, al síndrome del estrés y sus síntomas asociados, a la contaminación ambiental, al uso de determinados productos hostiles con el pelo y al mantenimiento de malos hábitos capilares.

En efecto, incluso aquellas personas que dicen preocuparse y ocuparse de su salud y su estética capilar, tal vez por desconocimiento, incurren en malas prácticas que propician la caída de su pelo y la pérdida progresiva de volumen. Para evitarlo, expertos tricólogos (especialistas en pelo y en cuero cabelludo) nos brindan una serie de tips anticaída que vale la pena adoptar antes de que sea demasiado tarde.

¿Cuáles son las buenas prácticas que evitan la caída del cabello?

Hay determinadas medidas preventivas que nos conviene conocer y llevar a la práctica cuanto antes; antes de que la pérdida de volumen sea significativa, es decir, notable a los ojos del entorno.

Cortar el pelo con regularidad

Aunque solo sea con el objetivo de mantener el mismo corte y largo de pelo, recortar las puntas que, por lo general, se abren y agrietan, es una auténtica medida anticaída. Recortarnos el pelo cada mes y medio resulta ideal.

Cuantos menos artilugios capilares, mejor

Al menos los fines de semana conviene dejar descansar la melena, secarla al aire libre y lucirla al natural. Para mantener el pelo vigoroso y bien sujeto al cuero cabelludo es preciso que evitemos el uso excesivo de secadores de pelo, planchas alisadoras y modeladores de ondas a base de calor.

Un cabello sano es un cabello fuerte

Nutrir las raíces al menos cada quince días es un muy buen hábito de cuidado capilar. Para ello, es preciso que empleemos productos de buena calidad especialmente diseñados para tal fin.

Usar sombrero: una buena costumbre

Es un accesorio indispensable para cuidar el pelo, en especial en verano, ya que protege el cuero cabelludo del daño solar y de una posible deshidratación.

Mantener una dieta equilibrada

Los nutrientes que consumimos a través de la alimentación llegan, indirectamente, a los tejidos de todo el cuerpo y también al cabello. La proteína es su componente básico. Por otra parte, no puede faltar en una dieta equilibrada el hierro, cuyo déficit es causa del debilitamiento capilar y su posterior pérdida. Concretamente, una dieta demasiado estricta (para adelgazar, por ejemplo) sostenida en el tiempo puede debilitar, y mucho, nuestro pelo. Por ello, siempre un régimen nutricional debe estar prescrito por un profesional de la salud.

Los malos hábitos capilares se pagan caro, pero cuesta poco excluirlos de nuestra rutina

Dejando de lado las causas genéticas de la caída del cabello, es posible dar con algunos malos hábitos capilares que no favorecen la persistencia de una buena cantidad de pelo en la cabeza. Estos son algunos de ellos:

Usar champús y acondicionadores de baja calidad

Los productos que se venden para cuidar el pelo no siempre lo protegen. Muchos incluyen derivados del petróleo y otros componentes agresivos con el cabello y el cuero cabelludo. Ellos pueden ser la causa de una picazón transitoria o crónica capaz de debilitar el pelo y provocar su caída. ¡Evitémoslos!

Llevar peinados tirantes o cepillar en exceso

Generar tirones de pelo al peinarlo puede generar caída del cabello. Los peinados tirantes también son perjudiciales. Es lo que se conoce como alopecia por tracción, una calvicie provocada por la generación de tensión en el pelo. Por ejemplo, una cola de caballo apretada tira constantemente de los folículos pilosos, debilitándolos paulatinamente. El uso de hebillas o peinetas que enredan el pelo o provocan el indeseado efecto frizz también se consideran malos hábitos.

El empleo desproporcionado de químicos

El uso excesivo de productos a base de químicos no es seguro para el cabello. Algunos ejemplos son: lacas para el pelo, cremas alisadoras o aerosoles para dar brillo. También se han detectado casos de caída del cabello por tinte de mala calidad o con exceso de agua oxigenada. ¿Cuál es la conclusión? Lo mejor es que evitemos, sobre todo, el empleo de productos con alto contenido de alcohol.

Cepillado intenso del pelo mojado

Aunque cueste creerlo, cepillar el cabello mojado con intensidad lo daña y propicia su caída. Incluso rascarnos vigorosamente la cabeza también debilita el pelo. Siempre es preferible hacerlo con el pelo seco y, por supuesto, con suavidad.

Tomar sol en exceso

Contribuye a resecar la piel y, al mismo tiempo, el cuero cabelludo, resquebrajando el pelo y fomentando su merma progresiva. El daño solar es acumulativo, motivo por el cual es preciso cuidar la cabellera y protegerla de los rayos UV.

Lavarse el pelo con agua demasiado caliente

Una alta temperatura del agua debilita el cabello seco y lo torna todavía más quebradizo. Tanto el agua caliente como el vapor provocan la apertura de los poros, afectando muy negativamente a cualquier melena.

Acostarse y dormir con el pelo mojado es nocivo

El pelo mojado es especialmente vulnerable (mucho más frágil que seco). El agua y la humedad levantan la cutícula protectora del cabello. El consejo es claro: el pelo secado al aire libre y de manera natural es saludable, siempre que no se cepille con vigor o se aplaste sobre la almohada generando incluso la aparición de hongos.

Lavarse el pelo todos los días no significa lucir un pelo más limpio o sano

El lavado diario del cabello, en especial si lo hacemos con un champú de mala calidad, predispone a la sequedad y la fragilidad del pelo. Además, es una mala práctica de cuidado capilar que priva al cuero cabelludo de los nutrientes que le hacen falta. No por mucho lavar, la cabellera se beneficia, sobre todo si no se hace con productos de calidad.

Dormir con trenzas

Echarse sobre la almohada con peinados demasiado tirantes no permite al cabello respirar. Ello contribuye a la aparición de caspa, acrecienta la debilidad de los folículos pilosos, genera exceso de humedad y aumenta la cantidad de pelo quebradizo. ¿Entonces? Lo mejor es no lavarnos el pelo a última hora del día.

¿Es mejor dormir con el pelo suelto o recogido?

El consumo de pastillas anticonceptivas y de ciertos medicamentos

En mujeres en edad fértil, el uso de píldoras para evitar el embarazo puede producir cambios hormonales que afecten directamente la calidad del cabello. Sin importar el sexo y la edad de la persona, también algunos medicamentos antidepresivos, ansiolíticos y antihipertensivos, entre otros, pueden interrumpir el crecimiento del pelo e incluso provocar su caída.

Tratamientos para la caída del pelo

De acuerdo con la genética de cada persona, su sexo y edad, a lo que se suman los hábitos capilares y el estilo de vida apacible o muy estresante, cada caso tiene una evolución particular que, asimismo, responde o no a un tratamiento específico.

Dentro del campo de la cosmética capilar, los champús y acondicionadores específicos para la caída del cabello suelen proporcionar buenos resultados, aunque a una porción bastante pequeña de la población, que suele ser gente con un problema de caída no demasiado significativo.

En segundo término, el principal tratamiento con medicamentos de la caída del pelo estacional se basa en la prescripción de vitaminas, oligoelementos y aminoácidos que buscan nutrir los folículos pilosos. Del mismo modo, el uso de lociones a base de Minoxidil y el consumo de cápsulas de Finasteride son otros posibles métodos anticaída. Las infiltraciones capilares (microinyecciones intradérmicas) de sustancias específicas tienen el mismo fin.

Por su parte, los masajes capilares que favorecen la circulación sanguínea son efectivos en casos muy puntuales. Otra alternativa que frena la pérdida moderada de cabello es el tratamiento con plasma rico en plaquetas para el pelo (PRP), cuya aplicación en el cuero cabelludo estimula la formación de colágeno y aumenta la vascularización del folículo piloso. También la carboxiterapia (mediante infiltraciones subcutáneas de dióxido de carbono) es un tratamiento efectivo que estimula la circulación sanguínea en el cuero cabelludo e incrementa el crecimiento del cabello.

En los últimos años, el láser para el tratamiento del desprendimiento del pelo se ha vuelto bastante popular. Se demostró que aumenta el metabolismo celular y el flujo sanguíneo en la raíz del cabello, evitando su caída excesiva e incitando su crecimiento.

Existen muchas opciones entre los tratamientos para la caída del pelo. Como siempre, es preferible que optemos por las medidas preventivas. Para ello, lo mejor es adoptar hábitos saludables en la rutina diaria de cuidado del cabello. Está demostrado que evitan su caída y favorecen su crecimiento. No es fácil incorporarlos, pero el precio que pagamos por no hacerlo es demasiado alto, por lo que vale el esfuerzo de intentarlo cada día. Paso a paso se evita la pérdida de cabello pelo a pelo.

Publicado por:
Corporación Capilar
Corporación Capilar
Clínica Dermatológica en Madrid, Sevilla y Barcelona
Suscríbete GRATIS a nuestro blog
Solicita tu primera consulta GRATUITA y sin compromiso

Llámanos al teléfono GRATUITO 900 902 203 o déjanos tus datos y nosotros te llamamos GRATIS.
Además…

cheque descuento clínica capilar en Madrid, Sevilla y Barcelona

Corporación Capilar le informa que los datos de carácter personal que nos proporciona rellenando este formulario, serán tratados por Instituto Médico Español Estética Avanzada, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para poder enviarle nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación siempre se debe realizar a través del consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios, podrá tener como consecuencia que no se pueda atender su solicitud. Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en cualquier momento en consulta@corporacioncapilar.es. Revise la información adicional sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

Cerrar menú
¿Tienes dudas?
Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamamos
O llámanos al teléfono gratuito de
L a V – 10:00 a 20:00, Sábado - 10:00 a 14:00
900 902 203
¿Tienes dudas?
Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamamos