Los problemas relacionados con la caída de cabello o alopecia afectan a cada vez más hombres y mujeres. Algunas personas son conscientes de tener un grave problema de alopecia, pero no saben qué solución o camino escoger para ponerle remedio. Otros, comienzan a sufrir con una leve caída que cada vez se hace más notable y quieren encontrar soluciones antes de que su problema se agrave.

Para todos ellos, queremos profundizar en el ciclo del crecimiento del pelo, aclarar por qué aparece la alopecia y qué soluciones existen para ponerle fin. Conociendo cómo funcionan las etapas del crecimiento capilar, podremos despejar las dudas de las personas que, en muchas ocasiones, sufren este problema en silencio y piensan que no hay solución para ellos.

Las fases del crecimiento del pelo

El crecimiento del pelo es un proceso que se realiza de forma independiente en cada folículo. Es decir, los folículos pilosos pasan por las fases de crecimiento capilar, pero a un ritmo diferente. El crecimiento no es sincrónico, no se produce a la vez en todos los folículos.

El crecimiento del pelo al mes es de 1 centímetro aproximadamente y el desarrollo de las fases del ciclo capilar se produce de la siguiente manera:

Fase anágena

Esta fase es la más larga y suele durar entre 2 y 7 años. La mayoría de folículos se encuentran en esta fase, alrededor de un 90 % aproximadamente. Durante esta fase, es cuando se forma la parte inferior del folículo y tiene lugar el crecimiento de la papila dérmica. Las células van creciendo y el tallo emergiendo. Al ir subiendo el tallo hacia el exterior, desplaza al pelo que se encuentra en fase telógena (de caída) y el pelo nuevo asoma a la superficie, continuando así con su crecimiento.

Fase catágena

Durante esta fase se detiene el proceso de crecimiento. Los melanocitos dejan de producir pigmentos y las células detienen su actividad. La papila se mueve hacia arriba preparando al folículo piloso para la posterior caída.

Fase telógena

Se expulsa el pelo del cuero cabelludo. Los pelos en esta fase corresponden a los que se nos caen diariamente cuando nos peinamos o tocamos el pelo. Una vez concluida esta fase, comienza de nuevo el ciclo que iniciará la formación de un nuevo pelo.

Alopecia: ¿por qué deja de crecer el pelo?

La RAE define la alopecia como la caída o pérdida patológica del pelo. Las alopecias pueden ser cicatrizales o no cicatrizales.

Alopecias Cicatrizales

Son alopecias irreversibles. Lo más frecuente es que se produzcan tras una enfermedad como lupus, hongos o algunos tipos de tumores. También pueden darse por causas físicas como una tracción o presión crónica.

Alopecias No cicatrizales

Podemos diferenciar distintos tipos de alopecias no cicatrizales.

Alopecia androgenética

La alopecia androgenética es el tipo de alopecia más frecuente, está relacionada con factores genéticos y hormonales y se da en hombres y mujeres. En los hombres, comienza a manifestarse y hacerse evidente en la zona de las “entradas” y más adelante en la coronilla. En las mujeres va haciéndose más evidente con la edad, a partir de los 30 o 40 años. No se trata tanto de un problema de calvicie como el de los hombres, sino como una pérdida de densidad en determinadas zonas haciéndose cada vez más visible el cuero cabelludo.

Efluvio telógeno

Se trata de un cambio brusco en el ciclo del crecimiento capilar. Esta pérdida notable suele darse tras el parto, cuando se padecen problemas de tiroides, tras una situación de estrés, cuando se da una pérdida de peso demasiado grande en poco tiempo o a causa de algunos fármacos.

Alopecia areata

La alopecia areata aparece en determinadas zonas a modo de círculos o parches. En los hombres a menudo aparece en la barba. Se trata de una alopecia autoinmune y puede surgir por algún traumatismo, estrés o ingesta de medicamentos, entre otras causas.

Alopecia traumática

Se puede dar por tracción de manera continuada. Por ejemplo, en los peinados muy tirantes o por la manía de arrancarse el pelo, conocido como tricotilomanía.

Qué soluciones existen para un problema de caída de cabello

Vitaminas para el crecimiento del pelo

Los productos de tratamiento con vitaminas son muy eficaces ante un problema de pérdida de cabello o como medida preventiva. Sus componentes basados en vitaminas, aminoácidos y enzimas tienen un gran poder de reparación del cabello y contribuyen a un óptimo proceso de respiración celular.

Productos para el crecimiento del pelo

Existen champús, ampollas o lociones para la caída que ayudan a frenar la caída del cabello. Su concentrado de ingredientes favorece el crecimiento. Para complementar estos productos, el masaje para el crecimiento del cabello se torna fundamental. Con él, conseguiremos estimular el cuero cabelludo y provocar una vasodilatación de los capilares con el consiguiente aumento de oxígeno y nutrientes.

Injertos capilares

Cuando el folículo deja de generar pelo, los injertos capilares se convierten en una solución efectiva para resolver el problema y conseguir un crecimiento capilar rápido.

Se extraen los folículos y son observados de manera minuciosa para garantizar su implantación. Las novedosas técnicas de bioestimulación consiguen una mejor cicatrización y regeneración de los tejidos, aumentando así el éxito en la implantación y supervivencia del injerto.

Una solución  que no provoca rechazo en el paciente ya que procede de su propio cuerpo. La alternativa más eficaz para los que sufren de un problema severo de alopecia o caída del pelo.

Tratamientos médico estéticos

Existe una variedad de tratamientos novedosos y con la última tecnología que nos ayudan a resolver los problemas de caída y también a prevenirlos. En este tipo de problemas se hace fundamental la prevención y actuación para evitar que la caída se agrave y se convierta en alopecia severa.

Tratamientos como la mesoterapia, láser o bioestimulación consiguen revitalizar el folículo y ayudar a acelerar el crecimiento del pelo.

No hay motivo para sufrir por culpa de este problema. Existen soluciones para ponerle fin y volver a disfrutar del pelo, para sentirse a gusto con uno mismo. El pelo es una parte muy importante de nuestro cuerpo, ya que tiene mucho valor a la hora de sentirnos guapos y vernos bien. Y es que todo problema de caída de pelo puede dañar gravemente nuestra autoestima y causarnos problemas mayores con el paso del tiempo.



Dejar un comentario