Muchas personas buscan una intervención para dar solución a su alopecia de forma definitiva. De hecho, muchos se someten al método FUE al ser una técnica muy avanzada y que ofrece resultados más que eficaces en comparación con otras técnicas.

Con ella, se debe rapar o realizar un corte de pelo en la zona donante de tu cuero cabelludo, lo que para muchas personas significa un pequeño hándicap. Por eso, también existe un método derivado de injerto capilar sin rapar, la técnica FUE que no precisa de rasurar la zona.

Método de trasplante capilar sin rapar

Para la mayoría de los trasplantes de cabello tradicionales, se requiere que el paciente afeite una parte o la totalidad de su cabeza para que los cirujanos puedan tener mayor visibilidad a la hora de trasplantar los injertos de cabello.

Sin embargo, con la técnica sin rasurar, los pacientes pueden mantener la mayor parte de su cabello intacto mientras reciben una atención y servicio de total calidad. Cualquier cirujano que realiza este procedimiento tiene que ser más hábil que un cirujano que realiza trasplantes de cabello con los métodos tradicionales. Es algo más cara ya que se necesita mayor tiempo para la extracción al no quedar la zona tan despejada.

Con un trasplante de cabello FUE sin rapar, prácticamente se eliminará cualquier señal de intervención detectable. Es decir, podrás acudir a tu centro de trabajo sin que nadie note que has pasado apenas hace un par de días por un quirófano.

¿Sabes por qué mayormente se realiza la técnica con el método FUE? Básicamente, porque esta técnica permite dejar menos señales visibles, es decir, no implica el uso de suturas, grapas o bisturí y la cicatrización es muy rápida, en comparación con otras técnicas. Así, puedes gozar al máximo de la discreción. Con un trasplante FUE, solo se rasura una sección muy pequeña de la parte posterior o lateral del cuero cabelludo para obtener el cabello donado. Otros métodos, como el método FUSS, utilizan bisturí y cortes longitudinales que van a dejar signos más que evidentes de la operación.

¿Cómo lograr el injerto capilar sin rapar?

En principio, se realiza una técnica FUE tradicional, previamente escogiéndose minuciosamente el área del donante para tener acceso a la cantidad máxima de folículos pilosos, los cuales van a ser candidatos para el trasplante.

Para poder realizar la intervención sin rapar, tu cirujano recortará con unas tijeras la zona estratégica donante, un profesional totalmente experimentado que podrá detectar fácilmente los folículos más sanos para la operación. Por ejemplo, si tu cabello tiene 4 cm de longitud, el cirujano solo recortará dos pequeñas bandas de pelo hasta dejarlas a 1 cm. Como el pelo de alrededor es más largo, podrás “cubrir” la zona recortada con total naturalidad.

Al igual que un trasplante FUE tradicional, los pelos se extraen uno por uno de un área donante. En este caso, la intervención es más delicada y va a requerir de una gran habilidad por parte de tu cirujano para extraer los folículos sin haberlos rapado totalmente. Una vez que se extrae el cabello, se cortan los mechones de cabello, dejando solo los injertos para implantar.

Los injertos extraídos se colocarán en el área receptora, en la zona donde haya mayor alopecia, implantándose en el ángulo adecuado para que coincida con el crecimiento del resto de tu cabello.

Lo mejor de esta intervención es que de por sí es mínimamente invasiva.

Problemas capilares en mujeres y hombres de pelo largo

Las mujeres también pueden sufrir de alopecia y, como no, pueden recurrir a este tipo de intervención. En su caso, al igual que en hombres con cabello largo, se puede recurrir a la realización de flaps o cortinillas para disimular la zona rapada. Los cabellos de alrededor se dejarán intactos, no se cortarán para que así puedan “caer” sobre la pequeña zona recortada y los cuales harán de “tapadera” o de “cortinilla” sobre ellos. Así, podrás camuflar la extracción con total naturalidad.

¿Para quién más está indicado?

Muchas personas, particularmente aquellos que tienen cargos representativos cara al público y las celebridades, requieren un trasplante de cabello sin raparse. O, simplemente, personas que deseen total discreción y que piensen que esta intervención puede afectar a su salud psíquica pueden recurrir a esta intervención. Esta es una técnica permite a los pacientes volver al trabajo poco después sin que nadie se de cuenta de que se han sometido a este tratamiento frente a la alopecia.

Los pacientes pueden conservar su cabello original con el mismo estilo y longitud, durante y después del procedimiento

El método sin rapar es la solución para devolver la confianza a muchas personas que necesitan una solución eficaz frente a la alopecia. La cirugía de trasplante de cabello y el injerto capilar sin rapar han evolucionado de forma muy drástica en los últimos años. Cada vez más personas se someten a estas técnicas al ser poco invasivas y que no conllevan apenas riesgos para la salud. Mayormente, se utiliza para el tratamiento de alopecia androgénica, beneficiando tanto a hombres como a mujeres.



Dejar un comentario