En los últimos años ha tenido lugar una gran revolución en el mundo del injerto capilar. Miles de hombres que sufren de alopecia se han beneficiado de este tipo de intervención para aumentar el volumen y la cantidad de pelo en su cabeza allí donde ha desaparecido. Y algunos de ellos han decidido realizarse un injerto capilar en el extranjero.

En una clínica capilar, el paciente puede encontrar profesionales acreditados en medicina estética que conseguirán, a través del implante de pelo, aumentar las zonas de la cabeza donde crece el cabello. En torno a estas intervenciones han surgido muchas iniciativas empresariales que se han traducido en un gran número de clínicas capilares.

Injerto capilar en el extranjero, ¿tan barato como parece?

En España hasta hace poco, los costes de someterse a una intervención de este tipo eran muy superiores a los que se podían encontrar en otros países como, por ejemplo, en Turquía. Este destino ha creado todo un ecosistema de clínicas y centros para el cabello donde viajan pacientes de toda Europa para lograr un injerto capilar a un precio reducido.

En España se calculan que hasta 10.000 personas viajan cada año a Turquía para someterse a implantes de pelo, pero en la actualidad las cifras están cayendo porque ya no merece la pena. Y es que, en nuestro país, los precios se han ido reduciendo en los últimos años como consecuencia de una firme apuesta por la innovación de las clínicas capilares que se ha traducido en precios más bajos para los pacientes. Viajar al extranjero entraña una serie de riesgos que se deben evitar, porque son miles los pacientes que se han sentido defraudados con el resultado.

Los riesgos de una clínica capilar en Turquía

Hay algo que desconocen muchas de las personas que viajan a este tipo de destinos exóticos donde los implantes capilares son tan baratos. Hablamos de los riesgos que puede suponer someterse a una intervención tan importante en un país que no sigue las mismas garantías de higiene y profesionalidad que España.

Entre los riesgos más importantes a los que un paciente puede ser expuesto destacan los siguientes:

Riesgo de infección y/o daño irreversible

En este tipo de países no existen normativas, ni requisitos de higiene y sanitarios tan exhaustivos como en España. Las intervenciones se realizan de forma intensiva e incluso utilizando materiales de un paciente a otro, poniendo en riesgo la salud de las personas.Los resultados dejan mucho que desear y gran parte de los pacientes sufren daños en la zona donante de pelo por no recibir unos cuidados mínimos y profesionales. 

Intervenciones sin médicos

Muchas clínicas son regentadas por médicos, pero las intervenciones las realizan técnicos que no cuentan con la formación adecuada para estas intervenciones. Hemos escuchado muchos casos en los que el médico deambulaba por varias habitaciones de la clínica mientras que los técnicos hacían el injerto capilar y, por tanto, ni realizaba él la operación ni estaba durante la misma.

Publicidad engañosa

Este tipo de clínicas en países como Turquía seducen a los pacientes extranjeros con falsas imágenes de pacientes del antes y el después del implante de pelo, con el único objetivo de hacerles creer que van a quedar igual si van a la clínica. Estas fotografías son extraídas de clínicas profesionales de verdad en países como España o Alemania y son un claro ejemplo de publicidad engañosa.

Sin seguimiento posterior

Al realizar la intervención en un país extranjero, el paciente regresa a su país de origen tan pronto como termina la intervención. Esto impide realizar un seguimiento posterior para comprobar la evolución del injerto de pelo o establecer actuaciones para corregir si algo no ha quedado tan bien como se esperaba. Ello provoca que muchos de estos pacientes tengan que acudir a clínicas en España al regresar de Turquía, por lo que el ahorro en precio se esfuma.

No corras riesgos con un injerto capilar en el extranjero

Como se puede comprobar, no merece la pena correr riesgos innecesarios por hacerse un injerto capilar en el extranjero y lo ideal es acudir a una clínica capilar en España para un injerto de pelo. Si bien es cierto que, en el extranjero la oferta es muy extensa y también existen clínicas de injerto muy profesionales y con excelentes médicos, no pueden ofrecer los precios low cost que vemos anunciados y al final su precio es equiparable al de España.

Por lo tanto, es mucho más cómodo y responsable no tener que salir del país para someterse a esta intervención, ya que al final necesitas sentirte lo más seguro y confortable posible. Se trata de una operación larga y que necesita cuidados postoperativos realizados por el mismo equipo médico que te realizó la intervención. No corras riesgos innecesarios. Pregunta antes en clínicas capilares españolas.



Dejar un comentario