Definimos el injerto capilar como una redistribución del cabello desde zonas con alta densidad hacia otras zonas con calvicie o baja densidad de cabello. Habitualmente, las zonas donantes son las laterales y la parte posterior de la cabeza, aunque puede obtenerse pelo de otras zonas corporales. Se coloca o injerta en las zonas receptoras de manera definitiva, con el objetivo de recuperar pelo en aquellas zonas donde se ha perdido por diferentes causas.

Siempre es recomendable acudir a una clínica dermatológica especializada en este tipo de tratamientos. No es necesario irse al extranjero, pues nuestro país mayor capacitación y garantías, y los profesionales médicos están de verdad especializados para realizar este tipo de cirugía con total garantía de éxito.

Es un tratamiento que debe ser realizado siempre por un equipo médico porque, aunque no es muy complicado, requiere una alta formación médica y experiencia clínica. Hemos de tener en cuenta que es un procedimiento en el que se aplica anestesia y que implica microcirugía.

Cuando queremos recuperar pelo en las zonas donde lo hemos perdido, nos surgen dudas que debemos resolver adecuadamente antes de tomar la decisión final. Acudir a un centro especializado en injerto capilar y de confianza es la mejor forma de que conozcamos los pormenores de este tratamiento.

¿El injerto capilar es cirugía?

Sí. Como hemos comentado, se trata de una cirugía no complicada pero que requiere de anestesia, de preoperatorio, de evaluación, de diagnósticos previos, de planificación de la intervención y de posoperatorio.

El posoperatorio de un injerto capilar no es complicado; sin embargo, requiere cuidados y tratamientos adecuados, como los antibióticos y los antiinflamatorios, para evitar posibles infecciones y aliviar la inflamación de la zona. No requiere días de hospitalización pero sí un equipo médico con ayuda de profesionales auxiliares en los procedimientos. Siendo así, lo habitual es que en un periodo de 8 meses tengamos el aspecto deseado.

¿Cuál es la edad recomendable para los injertos capilares?

Lo habitual es realizarlos a partir de los 25 años. La alopecia androgénica es la causante de la mayor parte de las calvicies y debe estar frenada para evitar una repercusión negativa del tratamiento.

Este tipo de calvicie, tanto en hombres como en mujeres, va progresivamente minimizando el cabello y haciéndolo cada vez más fino, hasta que llega a desaparecer. Para poder hacer el injerto debemos tener zona donante adecuada y zona de calvicie androgénica, por quemadura o por traumatismo -menos frecuentes.

Los casos que no pueden ser tratados con injertos capilares

Existen casos que están contraindicados para recibir un injerto capilar debido a que no se obtendrían los resultados esperados. Es el caso de aquellas personas que sufren enfermedades inflamatorias del cuero cabelludo que provocan alopecia como el liquen, el lupus, la alopecia areata o la alopecia frontal fibrosante.

Por este motivo, ha de determinarse la causa de la alopecia. Este proceso es estrictamente médico y no puede ser acometido por ningún otro profesional. Si se dan casos excluyentes se recomendarán tratamientos alternativos adecuados para tratar la alopecia de los mismos.

La técnica de los injertos capilares

Dado que se suele llamar injertos, trasplantes o implantes de manera coloquial a la misma técnica, debemos aclarar que se trata de conceptos diferentes:

  • Un trasplante hace referencia a la operación de transferencia de órganos de un donante a un receptor.
  • Un implante, por su parte, sería la colocación de una sustancia, aparato o prótesis de forma que mejore la estética de esa zona o alguna función orgánica. Un buen ejemplo sería el de un marcapasos.
  • El injerto, sin embargo, consiste en unir un tejido vivo a una parte del cuerpo para reparar una determinada lesión o mejorar la estética. Por ejemplo, los injertos de piel en quemaduras.

Queda claro, según estas definiciones, que el tratamiento apropiado en este caso es el injerto capilar, ya que es la fórmula apropiada para denominar este tipo de intervenciones de cirugía médico-estéticas. Existen dos técnicas de injerto capilar que explicamos a continuación.

La técnica FUSS o de la tira

Se obtiene una tira de cuero cabelludo de la zona posterior del cuero cabelludo del mismo paciente. Esa tira se fragmenta en partes pequeñas que contienen entre 1 y 5 pelos, que se colocan con pinzas en las zonas donde no crece el pelo mediante pequeñas incisiones.

La técnica FUE

También se denomina técnica de Extracción de Unidades Foliculares. Es algo menos cruenta debido a que lo que se extraen son unidades foliculares de las zonas, tanto laterales como posteriores, del cuero cabelludo.

Se injertan en las zonas de calvicie ayudándonos con instrumentos especializados llamados “implanters”, que nos permiten realizar el proceso en un único movimiento, es decir, incisión y colocación de la unidad folicular.

¿Cuándo podemos observar resultados?

Los resultados se observan cuando el pelo ha podido crecer lo suficiente como para verse una cabellera normal. A partir de los 4 meses comienza a verse que el pelo está creciendo, pero no es hasta los 8 meses cuando el 85 % del mismo ha crecido suficientemente.

¿Cuándo se puede cortar el pelo tras un injerto capilar?

No hay un momento común para todos los pacientes, pero es evidente que hasta que el pelo no crezca lo suficiente no se recomienda cortarlo. Lo mejor es esperar a que nos dé permiso, en la revisión correspondiente, el médico.

La técnica de corte de pelo en estos casos sí es importante, de modo que no recomendamos pasar la máquina. Lo mejor es el corte a tijera, dado que la máquina puede dañar el cuero cabelludo y eliminar algún injerto de folículos.

El injerto capilar en pelo fino

Existen algunas limitaciones como el injerto capilar en pelo fino, debido a que al ser de calibre muy fino o con poca densidad puede provocar que no haya suficiente pelo en las zonas donantes. Esto es un factor realmente limitante a la hora de realizar el injerto con garantías de éxito y con un resultado adecuado.

¿Se puede usar gorra después de un implante capilar?

Esta pregunta es frecuente debido a que tras un trasplante deseamos seguir nuestras rutinas con normalidad. Alrededor del cuarto día podemos usar gorro, sombrero o pañuelo, siempre que no roce o dañe la zona trasplantada.

¿Cuánto cuesta un injerto capilar?

Depende de varios factores, entre ellos la técnica elegida. La técnica FUE es un poco más costosa que la de tira, porque requiere más tiempo en el quirófano. No es porque una sea mejor que otra, ya que los resultados son similares, sino que la cuestión se centra en que en cada paciente puede ser más adecuada una distinta.

También varía según la extensión de la alopecia que ha de trasplantarse, de tal manera que el médico decide cuántos folículos es conveniente trasplantar en cada caso para obtener los resultados deseados.

Los presupuestos deben ser siempre personalizados y elaborados con base en las necesidades del paciente.

¿Cómo dormir después de un injerto capilar?

El temor a dañar los injertos tras la intervención quirúrgica puede hacer que nos preguntemos si hemos de dormir en determinadas posturas para evitarlo. Como las zonas donde se lleva a cabo el injerto suelen ser las superiores y las delanteras, lo más recomendable es dormir boca arriba tras la cirugía capilar.

Poco a poco, la zona va cicatrizando y al tercer o cuarto día ya no es imprescindible hacerlo en esta posición. No obstante, siempre aconsejamos que las sábanas, almohadas y toda la ropa de cama no sean de materiales que puedan provocar fricciones.

En la tercera o cuarta semana se produce una caída del pelo, que no del folículo piloso. Los folículos ya están completamente integrados en su nueva ubicación y lo que se recomienda es no exponer al sol esas zonas. Ahora ya no hay riesgo de caer para el folículo injertado y podemos dormir en cualquier postura siempre que no exista fricción en las zonas de injerto.

Tras el tercer o cuarto mes comienza a verse el crecimiento del pelo y ya no se considera que haya riesgo de que caiga por actos básicos y rutinarios como dormir.

Ante los primeros síntomas de caída de pelo es importante acudir al centro médico dermatológico, de forma que se nos pueda realizar un examen exhaustivo del problema. A partir de esta evaluación se comienza a plantear el tratamiento más adecuado para el caso concreto del paciente. No siempre es el injerto, existen otras posibilidades para personas con poca densidad capilar o que pueden recibir tratamientos preventivos. Pero el injerto capilar es una solución definitiva, eficaz y altamente satisfactoria para las personas con alopecia.



Dejar un comentario