Tanto la depilación láser perianal como la fotodepilación interglútea o de cualquier zona genital o íntima es muy habitual, aunque apenas se hable de ello. Es muy frecuente tanto en hombres como en mujeres y su auge tiene que ver tanto con la comodidad, como con la higiene, la estética y la sexualidad, en algunos casos.

Por este motivo, vamos a intentar explicar las implicaciones que tiene realizar la depilación en estas zonas del cuerpo, si puede ser definitiva y si se puede o no utilizar un láser médico.

¿Qué es la depilación láser perianal?

El área que rodea al ano y la que rodea al pubis son algunas de las depilaciones con mayor demanda en la actualidad. Aproximadamente el 40 % de los clientes habituales de un centro médico (entre los que se encuentran tanto mujeres como hombres) persiguen un tratamiento depilatorio permanente en estas zonas.

También existen otros métodos para solucionar este problema de vello más tradicionales, como la cera o una rasuradora, pero lo cierto es que, al ser una zona extremadamente sensible y de un acceso difícil, es mejor acudir a un especialista para que lo realice de manera adecuada.

En nuestros centros médicos de depilación láser en Sevilla, Madrid y Barcelona tenemos una gran experiencia en este tipo de depilación y obtenemos unos resultados extraordinarios.

Estos resultados siempre están ligados al tipo de vello y a las características de la piel del paciente, pero la tecnología de los equipos nos permite regular la intensidad de la potencia para mayor eficacia. Normalmente, solemos necesitar alguna sesión más que para unas axilas o unas piernas.

También debemos tener en cuenta el factor hormonal y la neogénesis, que implicarán una serie de repasos de manera periódica. Las sesiones se realizarán aproximadamente cada  tres meses y, antes de realizar el tratamiento, es necesario que evaluemos la zona para establecer si el tratamiento será o no efectivo.

¿Qué es la fotodepilación interglútea?

Esta depilación también tiene una alta demanda y se realiza por dos motivos principales: el primero es la comodidad (sobre todo en el caso masculino) y el segundo un tema estético (sobre todo en el caso femenino). Como en el caso anterior, la depilación médica mediante láser es la mejor opción a nivel de acceso, comodidad y sensibilidad.

Del mismo modo, es necesario que aclaremos que, por las circunstancias del vello, es posible que se necesiten más sesiones que, por ejemplo, en una axila.

¿Cómo se hace la depilación perianal?

Para poderla llevar a cabo es necesario acudir a un centro especializado, que se haga una primera valoración y un estudio en función del tipo de vello y piel. Así, en función de la sensibilidad de cada persona podremos adecuar el tratamiento. Hay que tener en cuenta que en el resultado final van a influir la calidad, la fuerza y grosor del vello, por lo que tras un análisis se podrá escoger el tipo de láser más adecuado en cada caso.

El láser emite un haz de luz que provoca mucho calor sobre las células germinativas del vello. Esta fototermólisis selectiva, las destruye. El haz detecta la melanina del vello, que es lo que le confiere el color oscuro, y es más eficaz en aquellos más oscuros que en los canosos o claros.

Al actuar a través de esta melanina, necesitaremos varias sesiones para acabar con el vello. En la primera sesión eliminaremos una gran cantidad y, en las siguientes, continuaremos destruyendo el vello que estaba en crecimiento en esa sesión y que tenía poca melanina.

Nuestros profesionales especializados serán los encargados de determinar tanto la frecuencia como el número de sesiones que se van a necesitar. En cuanto a la frecuencia, lo normal suele ser una cada 8 o 10 semanas.

Este tipo de tratamientos no son dolorosos, pero sí un poco molestos. Para garantizar el mayor confort, aplicaremos una crema anestésica que reduzca las molestias del tratamiento. Además, tras cada sesión será necesario hidratar bien la zona, para evitar que se irrite.

Ventajas de este tipo de depilación

 

depilación láser perianal

 

Los beneficios de este tipo de depilación son los siguientes:

Facilita la higiene y evita el mal olor.

Evita los granos o folículos producidos por otros tipos de depilación en estas zonas.

Es cómodo y atractivo. A la hora de practicar deporte o acudir a la playa o piscina nos despreocuparemos para siempre.

Favorece las relaciones sexuales, ya que evita molestas fricciones, picores y es mucho más cómodo. Existen estudios, como el realizado por la Universidad de California por la ginecóloga Tami Rowen, que indican que las mujeres que se depilan esta zona tienen una mayor actividad sexual.

En resumen, no hay ninguna diferencia en la depilación láser perianal entre mujeres y hombres. Independientemente del género, el sistema que utilizamos es el mismo. El tratamiento es completamente seguro, pero al tratarse de una zona más delicada, es necesario que sea personal altamente cualificado y especializado quien lo lleve a cabo. Contacta con cualquiera de nuestras clínicas para olvidarte del pelo y ganar tanto en estética como en comodidad o higiene en muy pocas sesiones gracias a los últimos avances tecnológicos de depilación láser definitivos.