Para aquellos casos difíciles en depilación láser, la tecnología y la ciencia ofrecen soluciones cada vez más eficaces. Situaciones especiales como la depilación láser para pieles oscuras, para el vello blanco o para el vello excesivamente fino pueden presentar algunos problemas que, con la adecuada atención, y el equipo y la preparación precisos, podrán resolverse sin mayor incidencia.

Analizar estos casos difíciles es tarea de los profesionales médicos y estéticos para averiguar así cómo aplicar posibles terapias adecuadas a cada uno de ellos.

Casos difíciles para la depilación láser

Entre los casos que denominamos como difíciles está la depilación láser para pieles oscuras, la falta de caída de pelo, el pelo demasiado fino, el pelo residual, las zonas andróginodependientes y las zonas complicadas anatómicamente.

La depilación láser para pieles oscuras

Las personas que desean realizarse la depilación láser y tienen un fototipo de piel oscuro requieren de ajustes con longitudes de ondas largas y pulsos más anchos. En este tipo de pieles el riesgo que corremos es el sobrecalentamiento y la aparición de manchas, entre otros efectos no deseados.

Sin embargo, con la adecuada formación y el último equipo en láser es posible evitar el exceso de absorción de luz por parte de la piel.

El láser Soprano

El láser Soprano es una de las recomendaciones para los fototipos III y IV. En realidad es como un láser de diodo que tiene una tecnología algo diferente. No realiza la depilación por termólisis selectiva, destruyendo cada folículo piloso, sino que lo hace de manera mucho más progresiva.

Emite pulsos de luz de baja energía con más repeticiones. En este caso, para lograr su efectividad máxima, realizamos varias pasadas por las zonas a depilar. Apenas causa dolor y está recomendado en pieles oscuras e incluso recién bronceadas y zonas delicadas como el rostro.

El láser Diodo

Como emite una longitud de onda de 800 nm y mayor penetración, aunque menor afinidad por la melanina, se utiliza en los fototipos III y IV. Actualmente, este tipo de depilación es mucho menos doloroso que hace unos años. Los equipos que hoy en día se manejan son de última generación, garantizando excelentes resultados en este tipo de pieles.

Es un tratamiento de alta precisión que recomendamos para grandes extensiones de piel como la zona del pecho o de la espalda. Nuestra experiencia avala su eficacia en pieles morenas y pelos fuertes.

Falta de efectividad del láser

“No se me cae el pelo después del láser”. Muchas personas acuden pidiendo consejo y soluciones ante resultados inesperados. Se pueden dar casos en los que parece que la depilación láser no funciona en zonas en las que habitualmente es efectiva y se deberían lograr buenos resultados.

Y es que una de las fases de crecimiento del vello, la catógena, puede dar la sensación de que el tratamiento no está surtiendo efecto. Se trata de una etapa de transición en la que el vello, al separarse de la papila dérmica, ya no va a crecer más; sin embargo, tampoco se cae inmediatamente, por lo que visualmente sigue ahí.

No obstante, tan solo hay que esperar ya que el pelo acabará cayendo por sí solo. Además, para poder obtener los resultados óptimos, el paciente debe proteger del sol la zona de manera intensa. La combinación de la técnica y la protección mejoran los resultados y la seguridad en la depilación.

Depilación láser para vello fino

La depilación láser para pelo fino tiene a veces una complicación añadida, y si es blanco, más aún.

El motivo es que la melanina es la que ayuda al calentamiento que el láser debe ejercer sobre el folículo piloso, necesario para inactivar el crecimiento del vello. Por tanto, un pelo muy fino o muy claro no se ve afectado por el tratamiento láser o realmente poco.

Con el láser Alejandrita se obtienen mejores resultados. Está indicado en fototipos I y II de pieles medias a claras. Es un láser con penetración media y alta afinidad por la melanina.

Depilación láser en zonas difíciles

Existen zonas corporales realmente complejas por su propia anatomía. Son zonas donde existe un crecimiento de vello que requiere de depilación láser porque proporciona la eliminación definitiva del mismo.

Depilación de nariz y orejas

Hablamos de nariz y orejas que, aunque tienen una anatomía complicada, son muy manejables y flexibles por lo que se puede aplicar la pieza de mano del aparato de láser en posición perpendicular lo cual facilita mucho su aplicación. Para la depilación láser en las orejas y nariz, es recomendable el láser Alejandrita porque, a diferencia del diodo, no va a necesitar de presión sobre la piel.

Además de la nariz, otras zonas que requieren de un tratamiento especial como la piel del cuello o los dedos de los pies también requieren un proceder especial. Para estas zonas es necesario estirar la piel de forma que se puede aplicar mayor energía en el área tratada consiguiendo así en pocas sesiones el efecto deseado.

Depilación en las patillas

La depilación láser en las patillas se realiza tanto en hombres como en mujeres ya que mejora mucho el aspecto del rostro haciendo que se vea más fino. Ayuda además a mejorar la calidad de la piel así como su elasticidad. Al ser una zona muy sensible recomendamos que se haga siempre bajo supervisión médica.

La cantidad de sesiones las tendremos que decidir conforme se avanza en los resultados ya que entre ellas debemos dejar pasar alrededor de un mes. Antes de este tipo de depilación, y siempre que sea una depilación láser facial, recomendamos un estudio personalizado y un seguimiento muy cercano del tratamiento dado que existe en esta zona la posibilidad del efecto paradójico.

El efecto paradójico

Este consiste en un crecimiento mayor del pelo en las zonas donde se ha llevado a cabo la depilación láser. No solo crece más cantidad sino más oscuro y fuerte. Está relacionado con las hormonas y no solo ocurre con la depilación sino también al tomar algunos medicamentos. Es pasajera y reversible, siendo lo habitual que desaparezca en la siguiente sesión. Se trata de una estimulación folicular del vello más fino en esas zonas que crece de manera anormal.

El pelo tratado con depilación cosmética

Nos referimos a aquellos tratamientos de depilación láser llevados a cabo con equipos de efectividad insuficiente y sin supervisión médica, en los que los pelos siguen apareciendo igualmente tras una gran cantidad de sesiones cosméticas.

El problema es que los equipos que manejan tienen menor potencia y no se pueden ajustar de manera tan calculada como en las clínicas dermoestéticas. Los problemas que nos encontramos:

  • Al haber sido tratado previamente el pelo se ha miniaturizado, se ha hecho más fino, más claro y responde peor al tratamiento.
  • Nos encontramos en la necesidad de ajustar el parámetro durante las sesiones a niveles mayores de energía.
  • Para lograr óptimos resultados necesitamos que el paciente colabore protegiendo la zona de la exposición solar.

El pelo residual en el láser

Los resultados de la depilación láser van a deberse a dos efectos en combinación que son:

  • Cuantos más folículos pilosos eliminados, mejor resultado. Esto depende del tipo de pelo, el fototipo y el tipo de depilación que debe ser el correcto para las características del paciente.
  • La existencia de un porcentaje mínimo de pelo miniaturizado que es el pelo residual. En muchas ocasiones vamos a encontrar un porcentaje de este vello residual, en este caso se debe planificar el abordaje terapéutico con el paciente.

La presencia del pelo fino sucede porque su morfología es diferente a la del pelo grueso y el láser tiene poca o nula capacidad de penetración sobre este. Para lograr su eliminación se debe planificar un tratamiento con sesiones de mayor intensidad que requiere de algunas condiciones. El paciente debe tratar estas zonas con mucho cuidado pues necesitaremos que no las exponga al sol (abstinencia total) al menos durante 6 meses.

El pelo de las zonas andrógenodependientes

Este es el pelo que se encuentra en las zonas corporales cuyo crecimiento depende de las hormonas masculinas o andrógenos. Estas zonas suelen ser la cara, la espalda, las axilas, el tórax, el abdomen y las extremidades.

En cada una de estas zonas el pelo crece a un ritmo y forma diferente según sea más o menos activado hormonalmente. De hecho, este es el motivo de la aparición del pelo en las orejas y fosas nasales en los varones a partir de los 40 años.

Por este motivo, la depilación, conforme va avanzando la edad puede ser menos efectiva en esas zonas. Y el paciente debe recibir sesiones complementarias para mantener los resultados deseables. Esta información es necesaria para evitar falsas expectativas.

Durante las sesiones se irá modificando la intensidad y longitud de onda del láser para que penetre a mayor profundidad dependiendo del estado del vello.

Si desea una cita con nuestros médicos expertos para obtener información personalizada sobre la depilación láser para pieles oscuras y otros casos difíciles, no dude en contactarnos.



Dejar un comentario