Los láseres de fotodepilación se pueden dividir en cuatro grupos según la longitud de onda que utilizan: Láser de Alejandrita 755 nm, Diodo 800 nm, Rubí 694 nm y Neodimio YAG 1064 nm.

El láser en el que nos vamos a centrar es el nuevo sistema láser GentleMAX, de la empresa norteamericana Candela, que incorpora un láser Alejandrita y un Neodimio YAG.

EL SISTEMA GENTLEMAX CUENTA CON LAS SIGUIENTES VENTAJAS:

  • Eficacia: La eliminación o desintegración del vello es inmediata después de cada impacto de láser. Hemos visto que la eficacia del tratamiento está directamente relacionada con la vaporización del vello. Si el vello desaparece de forma rápida y total, el resultado finalmente será óptimo, y al contrario, si el vello no acaba de desaparecer después del tratamiento, la sesión no es tan eficaz. En este caso, hemos observado que los pacientes requieren menor número de sesiones que otros sistemas para conseguir los mismos resultados.
  • Carbonización del vello: Al desaparecer el vello de forma tan inmediata, el vello carbonizado no queda sobre la piel provocando pequeñas quemaduras. Con otros sistemas es necesario limpiar rápidamente el vello carbonizado después de cada impacto o tren de impactos, si no queremos dejar la piel con pequeñas quemaduras.
  • Rasurado: Con este sistema, debido a la gran eficacia que posee por vaporizar el vello, no es necesario rasurar previamente la zona a tratar. En este caso, gana tiempo el médico y el paciente no sufre un rasurado que no desea, evitando posibles cortes.
  • Analgesia: Este sistema duele mucho menos que los anteriores, por lo que el tratamiento se puede realizar mucho más rápido con la misma eficacia, incluso debido a su tolerancia se pueden realizar sesiones con dos equipos a la vez sobre la misma persona.
  • Velocidad: El pulso es más ancho, hasta 18 mm de diámetro, y su frecuencia más rápida, permitiendo sesiones de áreas extensas en muy poco tiempo. Además, al poder variar el tiempo de pulso se consiguen mejores resultados en regiones antes más resistentes, como la espalda.
  • Canister: Ahora, con el GMAX no es necesario calentar el canister (gas con efecto analgésico) antes de un tratamiento. Los modelos anteriores, al tener un solo canister, cuando se agotaban teníamos que esperar unos 10 minutos a que se calentaran. Si ocurría durante una sesión el paciente debía esperar. Este nuevo sistema incluye 2 canisters que, de forma automática, cuando se agota uno se utiliza el otro, y de este modo los tratamientos son siempre continuos.
  • Comodidad: La pieza de mano va suspendida sobre una pieza que facilita mucho su maniobrabilidad. La posibilidad de accionar el láser de forma manual o mediante un pedal y la pantalla táctil también facilita su uso.
  • Versatilidad: Además, este equipo viene con un láser de Neodimio:YAG para poder depilar fototipos más altos, y tiene la posibilidad de incorporar un láser Erbium:YAG, además de poder ampliar nuevo software en el futuro. Para el buen funcionamiento de estos equipos, es fundamental tener un soporte técnico que atienda el mantenimiento y la reparación de forma rápida y eficaz. Un buen sistema láser con un soporte técnico insuficiente puede conllevar a unos resultados insatisfactorios.

Por ello, es muy importante tener referencias sobre las casas comerciales y no dejarse llevar por el bajo coste de algunas máquinas, muchas procedentes de los países emergentes, sin un soporte profesional detrás.



Dejar un comentario

diecisiete + Trece =