Se han puesto de moda las máquinas de depilación láser en casa. Por menos dinero que en una clínica, se pueden depilar todo el cuerpo varias personas, pero los dermatólogos avisan: no es efectivo y puede tener consecuencias.

Las máquinas de depilación láser en casa no son efectivas

Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) nos llega un mensaje muy claro: los aparatos de depilación láser caseros para eliminar el vello de forma permanente que se están poniendo tan de moda no funcionan.

Es cierto que retrasan el crecimiento del vello, y evidentemente lo hacen mucho más que cualquier otro método de depilación tradicional. Por eso, los primeros días pueden dar la impresión de ser eficaces, y de hecho sus usuarios suelen estar conformes con los resultados en los inicios del tratamiento.

Pero estos aparatos, que pueden costar entre 300 y 600 euros, no tienen la potencia suficiente como para erradicar el pelo para siempre. Si la tuvieran, serían muy peligrosos porque no todas las personas pueden someterse a determinadas intensidades de láser, y ninguna puede hacerlo en cualquier parte de su cuerpo sin que así lo autorice un médico especializado.

Por eso, queman el pelo y causan la sensación de haber funcionado, ya que tarda en volver a crecer. Pero no destruyen el folículo piloso, con lo cual antes o después cada vello vuelve a salir con la misma fuerza que antes.

Los riesgos de la depilación láser en casa

Pero a pesar de tener una intensidad baja, si se utilizan de forma inadecuada pueden causar daños, sobre todo en forma de quemaduras. Antes de someterse a un tratamiento de depilación láser, un médico tendría que valorar los antecedentes personales de cada uno, cómo se encuentra en ese momento su piel, qué tipo de láser le conviene más, si está lo suficientemente despigmentada para comenzar, qué intensidad necesita y muchos otros factores que son imposibles de medir en casa por alguien que no sea un especialista.

Se corre el riesgo de quemarse si se utiliza cuando la piel está bronceada, aunque no sea demasiado, o en zonas sensibles. También dependiendo de la sensibilidad de cada uno, de los medicamentos que pueda estar tomando y de la utilización que se haga del aparato, que puede ser incorrecta si no se leen bien las instrucciones o si ocurre algún despiste.

Definitivamente, lo ideal es acudir a un centro médico especializado en depilación láser, donde los especialistas estudien cada caso individualmente y programen el tratamiento más adecuado para cada paciente. Puede que cueste más que las máquinas de depilación láser en casa, pero será un dinero bien invertido, puesto que el paciente estará prácticamente exento de riesgos y se asegurará de que el vello desaparezca para siempre.



Dejar un comentario