Hay muchas personas que dudan acerca de los cuidados que se necesitan antes y después del injerto capilar, por lo que es conveniente que nos entreguen por escrito las recomendaciones básicas para garantizar unos óptimos resultados tras el implante de pelo.

¿Qué debemos hacer antes de un trasplante capilar?

Es especialmente importante seguir todos los consejos que nos indicará el cirujano en los días anteriores y posteriores a la cirugía. Aunque cada persona tiene unas necesidades especiales, existen una serie de cuidados generales:

  • El cirujano valorará la suspensión de la ingesta de medicamentos o complejos vitamínicos que puedan ser contraproducentes para la intervención. Algunos de ellos serán los antiinflamatorios o el ácido acetilsalicílico. Si se utiliza una solución tópica de minoxidil, se tendrá que suspender el tratamiento 20 días antes de la intervención. Si tenemos prescritos anticoagulantes, un tratamiento para la hipertensión o la diabetes, será necesario establecer un protocolo consultando a los especialistas.
  • Tendremos todas las pruebas que nos hayan solicitado los doctores con anterioridad para poder valorarlas una semana antes de la intervención. Estas pruebas suelen ser electrocardiogramas, analíticas sanguíneas, etcétera.
  • Nos aseguraremos de que el cuero cabelludo esté equilibrado y no presente ningún tipo de alteración como eccemas, picores, seborrea, descamación, etcétera. Si hubiera un proceso activo, no se podrá realizar la intervención. Aunque si no hay problema alguno, bastará con lavarlo la noche anterior o la misma mañana utilizando un champú de pH neutro, sin acondicionador, mascarilla, espuma o crema hidratante.
  • Es necesario dejar de fumar o disminuir lo máximo posible, como mínimo, una semana antes de la intervención. Las sustancias químicas que contiene el cigarrillo dificultan que la sangre esté oxigenada y, por tanto, la fijación y cicatrización de los nuevos folículos.
  • No se consumirá ni alcohol, ni bebidas excitantes como el o el café.
  • Es recomendable acudir con ropa y calzado cómodos, sin joyas, anillos o piercings.
  • Es aconsejable acudir acompañado, porque podemos padecer somnolencia tras la intervención. Se restringe, por tanto, la conducción, a pesar de que tras la intervención no tengamos ningún tipo de problema.
  • Una actitud segura y tranquila contribuye a las probabilidades de éxito del trasplante capilar.

Como se puede deducir, colaborar con las pautas que nos indique el equipo médico que realizará la intervención será fundamental para tener unos resultados excelentes.

¿Cuáles son los cuidados después de un trasplante capilar?

Con el trasplante realizado, de nuevo hemos de seguir los consejos e indicaciones de los médicos para garantizar la mejor evolución del injerto capilar.

El cirujano prescribirá antibióticos para prevenir infecciones durante 24 horas tras el trasplante. También tendremos que tomar los analgésicos que estime oportuno el facultativo en pro de reducir las posibles molestias tras la intervención.

Si solíamos realizar deporte, será necesario posponer las rutinas hasta que el equipo médico lo estime oportuno. Pero si no existe ningún tipo de complicación, al cabo de un par de semanas o tres se podrá retomar.

En cuanto al descanso, los especialistas nos recomendarán dormir boca arriba y con la cabeza ligeramente elevada con respecto al resto del cuerpo durante la primera semana. En caso de que el implante se realice en la parte posterior, el lugar indicado donde apoyar la almohada será el cuello. De este modo, se evitará que la funda pueda rozar el cuero cabelludo de la zona que ha sido trasplantada.

Si antes de la cirugía tomábamos finasteride, podemos seguir haciéndolo.

El cirujano realizará su primera valoración de la operación al mes. Al tercer día deberá ir a clínica a realizar el primer lavado de cabeza

Tras la cirugía, el área receptora está mucho más sensible por el estrés de la intervención. Esto quiere decir que, aunque el postoperatorio es un proceso rápido, es recomendable evitar contacto con el área receptora en los primeros tres días tras la intervención.

El uso de aerosoles para el cabello quedará apartado durante unas semanas, al igual que otros productos de peluquería como los tintes.

El proceso de curación es más crítico durante los primeros 10 días, por eso se debe evitar fumar o minimizar el consumo en este período.

Además de todo esto, es necesario saber que tras la intervención hay que evitar los baños en piscinas y playas durante, al menos, 15 días y tampoco se podrá utilizar casco de esquí, de trabajo, moto o bicicleta en un mes. En cuanto a la incorporación a la vida laboral, dependerá del tipo de trabajo que tengamos, aunque es necesario reseñar que durante los diez primeros días hay que llevar una vida lo más reposada posible.

Por último, pero no menos importante, hay que destacar que debemos impedir el contacto con la radiación solar el mes posterior al implante y beber agua de manera abundante. La mejor opción es cubrir la cabeza con una gorra o un gorro para proteger de la radiación solar tanto la zona donante como la receptora.

Siguiendo todas estas recomendaciones para antes y después del injerto capilar, conseguiremos una eficaz y rápida recuperación favoreciendo los mejores resultados.