Tener el cuero cabelludo irritado o sensible es un problema que afecta a más del 50 % de la población y se da tanto en hombres como en mujeres. Saber reconocer sus síntomas y entender qué causas han podido provocarlo es fundamental para llevar a cabo un buen protocolo de actuación y recomendar el tratamiento más adecuado para cada caso.

¿En qué consiste el cuero cabelludo irritado?

Cuando hablamos de cuero cabelludo nos referimos a la piel que cubre la cabeza, una zona llena de glándulas sebáceas y de folículos pilosos.

El cuero cabelludo debe gozar de una buena circulación sanguínea para aportar los nutrientes necesarios al folículo piloso y conseguir que el cabello crezca de forma correcta, sana y no se caiga. Si hay algún problema que impida que las glándulas sebáceas reciban su lubricación natural, esto se verá reflejado en la salud del cuero cabelludo.

Un cuero cabelludo sensible o irritado puede ser el origen de otros problemas como dermatitis, exceso de caspa, grasa o seborrea. Esta es una zona que se altera con facilidad ya que está continuamente sometida a agresiones externas como productos químicos, secadores, planchas, etc. También hay personas con una sensibilidad muy agudizada en esta zona, por lo que deberán tener unos mayores cuidados y centrarse sobre todo en la prevención.

Si la irritación es grave, puede llegar a taponar la piel de los folículos pilosos provocando una acumulación de grasa y generando un problema de seborrea.

En ocasiones, la piel de la zona se irrita y muestra un aspecto enrojecido acompañado de picor y esto puede deberse a diferentes motivos. Vamos a analizar qué causas pueden producir esta irritación y enumerar una serie de síntomas que te pueden ayudar a distinguir si tienes un problema de cuero cabelludo sensible o irritado.

¿Cómo saber si tengo el cuero cabelludo sensible?

Si te identificas con alguno de los siguientes puntos, probablemente tengas el cuero cabelludo irritado:

  • La mayoría de champús o cosméticos capilares provocan irritación en el cuero cabelludo.
  • Han aparecido numerosas placas rojas o costras en el cuero cabelludo.
  • Constantes picores e incluso dolor en el cuero cabelludo. En este caso, hay que evitar rascarse, ya que la piel está sensibilizada en exceso y pueden hacerse heridas que, dado el estado de la piel, podrían incluso infectarse.
  • Sentir sensibilidad o dolor agudo cuando se expone el cuero cabelludo al sol.
  • La sensación de tirantez y deshidratación causa dolor.
  • Tener un exceso de sequedad o de seborrea.
  • Haber sufrido un episodio de pediculosis o piojos. No tiene por qué aparecer siempre tras este problema, pero puede ocurrir. En este caso, se tratará de algo puntual que podemos solucionar de una manera sencilla y rápida acudiendo a un profesional y tratando la zona.

Causas por las que se irrita el cuero cabelludo

Productos para el pelo

Una de las causas más frecuentes de irritación del cuero cabelludo es la utilización de champús muy agresivos, como los champús con sulfatos, o cosméticos capilares como lacas con alcohol, productos con siliconas, tintes, decoloraciones y diferentes productos de coloración que tienen contacto directo con la piel del cuero cabelludo. Como consecuencia de su utilización, la barrera natural de la piel se inflama y se produce la irritación y el dolor en la zona.

Es habitual utilizar a diario productos de fijación como lacas, gominas, ceras, espumas, geles… En ocasiones, además de utilizarlos diariamente y de forma poco recomendable, nos olvidamos de la importancia de retirar adecuadamente estos productos. Las prisas y el ajetreo diarios hacen que muchas personas consideren que un leve cepillado es suficiente para eliminar los residuos que estos productos dejan en el cabello.

Trastornos capilares

Enfermedades capilares como la psoriasis, la dermatitis capilar o la seborrea pueden provocar que la piel del cuero cabelludo se irrite y descame con facilidad. En estos casos, la piel ya presenta un problema capilar, por lo que estará más sensibilizada y notaremos dolor e irritación de forma más frecuente.

Tratamientos agresivos

Hoy en día, tanto los productos como los tratamientos de cosmética capilar intentan eliminar en gran medida los ingredientes químicos agresivos, pero existen aún ciertos tratamientos, como los moldeados o permanentes y alisados, que incluyen formol o amoniaco entre sus componentes principales. La exposición a estos productos pueden llegar a irritar en gran medida el cuero cabelludo, sobre todo en personas con alta sensibilidad cutánea.

Alergias o intolerancias alimentarias

En ocasiones, este problema de sensibilización viene dado por una intolerancia o alergia alimentaria. Este tipo de problema lo asociamos a síntomas y efectos en la digestión, molestias abdominales o estomacales y no somos conscientes del alcance que tienen este tipo de alergias y la capacidad de crear daños en el resto del cuerpo, como en el caso del cuero cabelludo. Irritación, sensibilidad alta, caída de cabello, aparición de costras, picor o caspa son algunos de los efectos que puede tener una intolerancia alimentaria en el cuero cabelludo.

Este problema también puede aparecer en personas que llevan una dieta pobre en algunos nutrientes esenciales como vitaminas, hierro y omega 3.

Cambios hormonales

La menopausia, el embarazo o el ciclo menstrual pueden provocar sensibilidad e irritación en el cuero cabelludo. Durante estos momentos, podemos utilizar algún tratamiento puntual para aliviar la quemazón durante este periodo y evitar que el problema continúe.

Factores climáticos

La exposición a las condiciones climáticas extremas como el frío y el calor hacen que el problema de irritación se agrave durante el verano y la época invernal. La piel del cuero cabelludo es la gran olvidada durante estos periodos y debemos protegerla de la exposición directa a estos factores.

Cloro

El cloro de las piscinas es una de las causas más frecuentes de irritación del cuero cabelludo tras el verano. Las exposiciones prolongadas a la humedad, químicos para el tratamiento de las piscinas y un aumento de la temperatura son situaciones que propician la aparición de este molesto problema.

Síntomas del cuero cabelludo irritado

  • Dolor en el cuero cabelludo: esta es quizá una de las sensaciones más molestas, ya que el dolor es constante, sin necesidad de hacer presión o tocar la cabeza para sentirlo. Llevar peinados muy tirantes está desaconsejado en estos casos, ya que el dolor se hará más evidente aún.
  • Costras de aspecto enrojecido en el cuero cabelludo: la aparición de este tipo de costras es la señal más evidente de que este problema está creciendo. Llegados a este punto, la visita a un profesional se hace obligatoria.
  • Descamación del cuero cabelludo: esta descamación tiene lugar en forma de pequeñas escamas de aspecto blanquecino que se adhieren a la piel del cuero cabelludo.
  • Cuero cabelludo reseco o con caspa: sensación de tirantez o deshidratación y la aparición de caspa son las señales incipientes que nos avisan de un problema de irritación. Puede que aún no hayamos notado otros síntomas como el dolor, el enrojecimiento o el picor, pero esta sensación tirante es uno de los primeros síntomas que debes tener en cuenta.
  • Ardor y hormigueo: la sensación de quemazón y hormigueo en la piel del cuero cabelludo es uno de los síntomas más molestos para las personas que sufren este problema.
  • Prurito: aparición de comezón o picazón constante en la zona.
  • Enrojecimiento de la zona: la piel se presenta enrojecida e irritada.

Tratamiento capilar para el cuero cabelludo irritado

La irritación del cuero cabelludo es un problema que debe tratarse para evitar el riesgo de llegar a un problema mayor como la caída del cabello. Algunos de los tratamientos más efectivos para controlar y prevenir la caída de cabello son:

Bioestimulación capilar

El tratamiento con bioestimulación o PRP capilar se realiza con plasma rico en plaquetas que se encargan de reparar los tejidos ayudando a la formación de colágeno y a la estimulación del crecimiento de nuevo cabello. Este tratamiento, en combinación con biofast, es perfecto para prevenir la caída, por lo que cuanto antes se realice los resultados serán mejores.

Bioláser

El láser para la caída del cabello trabaja una tecnología a baja frecuencia y tiene un efecto estimulatorio de la circulación sanguínea y el cuero cabelludo. El mecanismo del bioláser consiste en la absorción de la luz por parte de la células para frenar la caída del cabello.

La regeneración del cabello y la detención de la caída del pelo son los principales motivos para que las personas con problemas de caída opten por esta tecnología.

Choque anticaída

Los tratamientos de choque para la caída solucionan problemas temporales de caída, calvicie, alopecia y alopecia androgenética. Además, regeneran cabellos castigados por los cosméticos capilares y solucionan los problemas con la seborrea. Un completo y detallado estudio previo y la combinación de este tratamiento con otros como la bioestimulación ayudará a optimizar los resultados contra la caída.

 

Padecer un problema de cuero cabelludo irritado o sensible en exceso puede deberse a diversos factores, no solo relacionados con el efecto de los cosméticos capilares. Si no lo prevenimos o tratamos, el problema puede llegar a convertirse en algo más grave, incluso en un problema severo de caída. Con los consejos de profesionales y los novedosos tratamientos preventivos se pueden conseguir resultados visibles en la recuperación del cabello.



Dejar un comentario