Entre los primeros síntomas de la alopecia hay que destacar el más importante: la caída del cabello. Puede afectar tanto a hombres como a mujeres de todas las edades y a lo largo de sus vidas. Hay algunos estudios que indican que el 40 % de la población española tiene signos de alopecia o una significativa pérdida del volumen de su cabello. Este porcentaje asciende hasta el 65 % a partir de los 50 años.

Los primeros síntomas de la alopecia

Además de lo más evidente, que es la pérdida del cabello, también hay que destacar que el grosor del mismo se reduce de forma gradual, dejando visible el cuero cabelludo. Además, se debilita, y eso hace que se desprenda o se rompa con mayor facilidad. Los tratamientos capilares para la alopecia, por tanto, tendrán el objetivo de aportar mayor volumen y fuerza al pelo para evitar o retrasar la pérdida.

Si notamos que se cae más cabello del que crece, estamos ante otro de los síntomas de la alopecia. En ciertas ocasiones, esta caída es estacional, como por ejemplo en el otoño. Durante esta época se pierden entre 100 y 300 cabellos diarios, cuando lo normal es la mitad. Si tiramos del pelo y se desprenden más de tres pelos o hay una gran cantidad de cabello en la cama, eso puede considerarse anormal.

Por último, tenemos que hablar de la predisposición genética y de la aparición de entradas tempranas. Si se es consciente de estar en esta primera fase, lo ideal sería acudir a una clínica médica especializada para que podamos hacer un diagnóstico personalizado.

¿Cómo sabemos si perdemos una cantidad anormal de cabello?

Ya hemos hablado de los primeros síntomas de la alopecia, pero no son los únicos. También hemos de prestar atención a lo siguiente:

– ¿Al cepillar o lavarnos el pelo, se cae en grandes cantidades?

– ¿Hay muchos pelos en la almohada al levantarnos?

– ¿Tenemos molestias en el cuero cabelludo?

– ¿Exceso de grasa o caspa?

– ¿Apreciamos que el cabello está débil en la zona superior de la cabeza?

Si todas las respuestas a las cuestiones anteriores son afirmativas, estamos ante un caso de caída de cabello y lo ideal es acudir a un centro especializado para que el personal realice una historia clínica minuciosa o una analítica sanguínea.

¿Qué medidas podemos tomar?

Detectar a tiempo un problema de salud capilar nos permite encontrar mejores soluciones. Por lo general, la calvicie está causada por un motivo genético y no se puede prevenir, aunque existen situaciones que podemos evitar y otras que nos van a beneficiar:

Evitar lavarse el pelo a diario y utilizar un champú adecuado a nuestro tipo de cabello.

Cuidar la alimentación y tener un estilo de vida saludable.

– Tratar el cabello con suavidad y peinarlo con un peine de dientes anchos para evitar tirones.

Evitar colas de caballo, moños o trenzas y cualquier otro tipo de peinados tirantes.

síntomas alopecia

Evitar planchas, rizadores o permanentes.

– Proteger el cabello de fuentes de luz ultravioleta o de la radiación solar.

– Si es necesario un tratamiento de quimioterapia, es recomendable preguntar a los especialistas la conveniencia de llevar un gorro de frío que minimice la pérdida de cabello.

– Al lavar el pelo, habría que secarlo primero con una toalla y luego dejarlo al aire libre o utilizar un secador con aire no muy caliente.

¿Cuáles son los tratamientos más adecuados?

Si la pérdida de cabello no es muy grave, lo normal es que el pelo crezca de nuevo en unos meses, sin necesidad de ningún tipo de tratamiento, pero en los casos más agudos será necesario llevar a cabo el tratamiento más adecuado para revertir o impedir su debilitamiento.

En los tratamientos para la caída del cabello se suelen incluir algunos fármacos y cirugías. Algunos de estos tratamientos son:

Medicamentos: Minoxidil, Finasteride, anticonceptivos orales y Espironolactona.

Cirugía de trasplante capilar: aquí podemos hablar de varios tipos de trasplante o de realizar una terapia con láser de bajo nivel para la calvicie hereditaria de mujeres y hombres.

En definitiva, cuando se padecen algunos de los primeros síntomas de alopecia indicados anteriormente, lo idóneo es acudir a un centro médico especializado. Si es tu caso, contacta ya con nosotros para una primera evaluación gratuita. Recuerda que la mejor solución es siempre la prevención.