La calvicie puede clasificarse en varios tipos, dependiendo de cuales sean las causas que la provoquen. Para determinar con exactitud estas causas, es muy recomendable realizar un examen psicológico del paciente y otro examen físico, que a ser posible, incluya una biopsia del cuero cabelludo.

Se puede hablar de los siguientes tipos de calvicie:

– Calvicie femenina: Es menos frecuente que la alopecia masculina, y tiene características diferentes. La pérdida de cabello se produce en la frente, en los laterales y en la coronilla. Es muy extraño que la caída del cabello en la mujer desemboque en una calvicie completa.

– Calvicie masculina: La alopecia masculina suele estar propiciada por la herencia genética. Se caracteriza por iniciarse en la frente, los laterales o en la coronilla. Puede comenzar a cualquier edad. La evolución de la caída dependerá de cada persona. En algunos hombres la pérdida de pelo está localizada, o bien padecen un retroceso de la línea de crecimiento del cabello. En otros casos, la calvicie se produce en toda la cabeza.

Alopecia areata: Se diferencia del resto en que la caída del cabello sucede de forma repentina en una zona determinada. En este caso el pelo puede volver a crecer después de varios meses. Sin embargo, cuando la alopecia se produce en todo el cuerpo, puede suceder que no vuelva a crecer. Los orígenes de esta patología son desconocidos hasta el momento.

– Alopecia tóxica: Este nombre hace referencia a una pérdida temporal del cabello. Puede aparecer después de sufrir fiebre elevada o alguna enfermedad grave. El empleo de fármacos como el talio, los retinoides o las dosis altas de vitamina A pueden ser desencadenantes de este tipo de alopecia. También pueden afectar otros trastornos, como el postparto o la enfermedad tiroidea.

– Alopecia cicatrizal: Se da en zonas en las que ha tenido lugar una cicatrización y han desaparecido las condiciones óptimas para el crecimiento del cabello. Las causas que provocan cicatrices son numerosas: heridas, quemaduras, infecciones en la piel, bacterias, enfermedades, etc.

– Tricotilomanía: Consiste en arrancarse el cabello de forma obsesiva. En este caso, el tratamiento más apropiado contra la calvicie suele ser el psicológico.

Fuente: Agencias y Medios Especializados



Dejar un comentario

20 − dieciocho =