Aunque los beneficios del deporte son de sobra conocidos, a veces no sabemos cómo proteger el pelo mientras realizamos una actividad física. Y es que factores externos como el agua clorada, las diademas contra el sudor o la exposición directa al frío pueden llegar a afectar la salud de nuestro cabello si no tomamos algunas sencillas medidas.

Junto con una dieta sana, practicar deporte regularmente y llevar una vida activa y dinámica siempre es sinónimo de salud y bienestar. En concreto, llevar a cabo ejercicio físico puede tener efectos muy positivos, también en nuestro pelo, ya que nos ayuda a liberar tensiones. Así, cuando practicamos deporte, luchamos contra el estrés, una de las principales causas de alopecia.

¿Cómo puedo proteger mi pelo en el agua?

Si nuestro hobby es la natación, tendremos que saber que algunos químicos pueden suponer una amenaza para un cabello sano y bonito. Lo mismo ocurre con la sal del agua del mar. En ambas situaciones, una exposición continuada puede volver nuestro pelo seco y quebradizo.

Para ello, uno de los mejores productos para proteger el cabello del cloro o del salitre es precisamente el agua dulce. Es decir, aclararnos el pelo tras el baño para eliminar todo elemento externo contribuirá a eliminar rastros de químicos y demás. Si esto no es suficiente, las mascarillas de hidratación son un excelente remedio para el pelo seco.

En el caso de cómo cuidar el cabello teñido, podemos, además, usar un gorro de natación que nos proteja del daño del cloro de la piscina.

¿Puedo proteger el pelo del sudor del gimnasio?

A las personas con el pelo largo suele molestarles el pelo y el sudor al practicar deporte. Por eso, lo más habitual es que, cuando vamos al gimnasio, nos hagamos una coleta para evitar molestias.

En este caso, deberemos usar complementos que no sean hostiles con nuestro pelo: coleteros de tela y algodón, horquillas de plástico en lugar de alambre y diademas que no arranquen el pelo son algunos de los utensilios para hacer ejercicio sin amenazar nuestro cabello.

¿Y cómo puedo proteger el pelo del sol o el frío?

Las personas más aventureras suelen exponer su cuero cabelludo a situaciones climatológicas que puedan dañarlo sin querer. Los ejercicios de exposición al sol o en los que el ambiente es frío, como los de la nieve, pueden ser un factor de riesgo para nuestra melena.

En los primeros casos, una gorra con un correcto sistema de transpiración para el cuero cabelludo nos ayudará a protegernos del sol, no solo en nuestro pelo, sino también en nuestros ojos y cara.

Si practicamos deportes de nieve, el frío también puede afectar nuestra salud capilar. Por ello, siempre es recomendable mantenerlo hidratado y debidamente recogido, para evitar el encrespamiento y los enredos que podrían provocar la ruptura del cabello.

Una solución para cada tipo de pelo

En cualquiera de los casos, lo mejor siempre es lavarse el pelo después de haber hecho deporte para eliminar el sudor, la suciedad y el apelmazamiento. Así, nuestro cuero cabelludo podrá respirar y oxigenarse, y nuestro pelo no sufrirá.

Si percibimos que la salud de nuestro cabello se resiente aún con estos cuidados, es probable que la causa sea externa. En ese caso, lo más recomendable es acudir a la consulta de un especialista para que nos haga un estudio a medida. Solo así, podremos tener el asesoramiento profesional sobre los tratamientos fortalecedores que mejor le vienen a nuestro cabello y, gracias también al deporte, lucir perfectos de la cabeza a los pies.



Dejar un comentario