Los cambios hormonales afectan con frecuencia a tu melena, pero ¿cómo influye la menopausia en la caída del cabello? La pérdida de pelo, su fragilidad y las variaciones en el crecimiento son signos habituales del inicio del algún tipo de alopecia femenina.

Cómo afecta la menopausia en la caída del cabello

Aunque no siempre esta etapa influye de igual manera en todas las mujeres, el cabello es muy sensible en estas circunstancias por los desajustes hormonales. La glándula tiroides se altera, provocando debilidad en el pelo y su desplome.

La disminución de estrógenos, el desequilibrio que se produce con la progesterona y los cambios relacionados con los niveles de testosterona repercutirán en tu organismo. Sus efectos se pueden notar en tu melena.

Es normal que, con el paso de los años, tu pelo comience a notarse más fino, seco y quebradizo. Este periodo de la mujer madura puede ser un factor desencadenante de esa huida del volumen, aunque no tiene por qué ser la causa única de la pérdida.

Para averiguarlo conviene estudiar si hay otras posibles causas relacionadas como la herencia genética, una inadecuada alimentación, trastornos de salud como tiroides u otras enfermedades autoinmunes. Los factores externos como el estrés o la ansiedad también desencadenan este problema.

 

Cómo afecta física y psicológicamente la alopecia femenina

La pérdida de pelo en la menopausia no suele ser de golpe o en solo una zona concreta de tu cuero cabelludo. Suele ser un proceso lento pero progresivo y se manifiesta como una pérdida de densidad del pelo, sobre todo en la parte superior de la cabeza o coronilla y la aparición de entradas en las sienes.

La alteración capilar es más aceptada socialmente en el hombre que en la mujer, debido a que suele estar ligado al concepto de feminidad y al de juventud. La calvicie femenina aparece por la abundancia de la hormona masculina dihidrotestosterona dentro del folículo piloso, lo que provoca el declive del cabello en las mujeres.

La buena noticia es que, a diferencia de los hombres, las mujeres no suelen desarrollar una calvicie total. Los folículos pilosos no llegan a secarse del todo y no se agotan, permitiendo el crecimiento.

El tejido graso de las personas con menopausia continua produciendo estrona; por lo que rara vez pierden completamente el pelo, aunque el cuero cabelludo comience a clarear cada vez más.

Los efectos emocionales causados por alopecia dan lugar a una baja autoestima en las mujeres; lo que puede afectar a las relaciones sociales, e incluso provocar una tendencia al aislamiento.

Tanto si tienes el pelo corto como largo, esta es una de las partes que más cuidas de tu cuerpo. Para mantenerlo sano y abundante existen soluciones que te ayudarán a combatir ese problema y sentirte mejor contigo misma.

No tienes que resignarte a verte con escasez solo por llegar a una etapa diferente en tu vida. Es importante verte y sentirte bien siempre.

 

Medidas contra la caída

  • Ya que la menopausia en la caída del cabello tiene un papel muy importante, debes cuidarte el cuero cabelludo y actuar desde la primera señal, incluso antes de entrar en esta etapa, disminuirá sus efectos negativos. Le darás un aspecto más saludable.
  • Al primer signo de caída excesiva debes acudir a una clínica especializada en soluciones capilares para que valoren tu caso; la consulta es gratuita.
  • Existen tratamientos capilares con evidencia científica que consiguen frenar la decadencia y aumentar la densidad y también, la calidad. Evitan la pérdida progresiva. Si combinas los tratamientos con complementos vitamínicos, aportarás salud a tu melena, aumentando así la capacidad funcional del folículo piloso.
  • Lo último y más eficaz son los tratamientos de bioestimulación capilar plaquetaria. En concreto con plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento obtenidos de la propia sangre del paciente; se aplican con muy buenos resultados. Así como la mesoterapia capilar HairFiller combinada con el Láser Luce de baja frecuencia son unos de los tratamientos más efectivos.
  • Mientras, los fármacos como el finasteride, el dudasteride, la flutamina, disminuyen la producción de andrógenos.
  • Las terapias hormonales naturales ayudan a equilibrar los estrógenos y la progesterona, tan necesarios para el funcionamiento normal de tu organismo.
  • Los tratamientos con lociones y terapias anticaida Regenetic Forte o ampollas HairSilk son capaces de reactivar el crecimiento.
  • Son buenos los tratamientos con Láser Luce para estimular los folículos pilosos.
  • Cuando la pérdida del cabello está muy avanzada, el tratamiento médico no es suficiente y la alopecia es irreversible. Lo recomendable es realizar un trasplante capilar.
  • La técnica del microinjerto, si tu caso es extremo, y el revolucionario método FUE, sin necesidad de hacer ninguna incisión.

Como ves, la relación de la menopausia en la caída del cabello encuentra explicación en los desarreglos hormonales en los niveles de andrógenos. Existen técnicas avanzadas con resultados naturales que aportan soluciones efectivas. Tienes muchas opciones para disfrutar de una melena sana y abundante en la menopausia. Lo más indicado es valorar tu situación y proponerte un tratamiento específico de anticaída o trasplante.



Dejar un comentario