La depilación láser puede ser una solución muy efectiva para muchas personas. En la mayoría de los casos se pretende conseguir una mejora estética. Posiblemente, te has planteado probar un tratamiento de este tipo para hacer desaparecer esos pelos molestos.

Los efectos del láser, lejos de producir efectos secundarios, pueden ahorrarte horas de depilación. Actualmente son muchos hombres y mujeres quienes se aplican un tratamiento así.

Desde que el deporte determinó el vello como un impedimento para el trato de posibles lesiones, puedes ver por televisión a casi todos los futbolistas y deportistas depilados. Algunos de ellos decidieron recurrir a este tipo de depilación, que les permite no tener que dedicar demasiado tiempo a realizarla de manera tradicional.

 

¿Cómo se aplica la depilación láser?

Depilar con láser significa aplicar calor sobre la zona en la que quieres que deje de salir vello. Todas las partes del cuerpo son susceptibles de depilación. Algunas de ellas requieren la repetición de la sesión, ya que no todas las partes de tu cuerpo actúan igual.

El calor que transmite el láser permite eliminar el folículo piloso, responsable de que salga vello. Muchas veces, con una sola sesión se consigue la eliminación del pelo de manera permanente.

Preparación y procedimiento

Por lo general, antes de iniciar con esta depilación, hay que rasurar la zona a la que se va aplicar. El láser detectará los contornos pigmentados, donde crece el vello. Será la aplicación del calor la que destruya estos folículos sin afectar a la piel del paciente.

Se consigue destruir la raíz del pelo, consiguiendo que este no vuelva a crecer. Pero a veces, y según la zona del cuerpo, se pueden requerir nuevas sesiones después de varios meses.

También es posible que en zonas del cuerpo donde no había aparecido vello, después de aplicar el láser, pueda aparecer. Es normal que esto ocurra, ya que el calor es efectivo ante las raíces que en el momento de la depilación favorecen la aparición del pelo.

Igualmente, hay zonas de tu cuerpo que necesitarán repetir el tratamiento después de ciertos meses. En torno a la ingle o en el rostro puede resurgir el vello. Al menos, tras la depilación, te aseguras estar libre de pelos durante un tiempo bastante prolongado.

Durante el proceso, te pedirán que lleves puestas unas gafas especiales para protegerte los ojos, las mismas que verás en el especialista sanitario encargado de realizarte la depilación. Puede usarse además un sistema de frío en las zonas donde trabajará el láser; esto conseguirá que se enrojezca menos durante el tratamiento.

Es muy importante que busques hacerte estas sesiones en una clínica (y no centro de estética) con un personal sanitario especializado, para conseguir así los resultados que esperas. Porque cada persona es un mundo, cada cuerpo atiende a unas necesidades y cuidados diferentes; necesitas acudir a una clínica con todos los tipos de láser. Un personal cualificado podrá asesorarte con el mejor tratamiento para tu caso.

 

¿Cómo afecta al crecimiento del vello la depilación corporal con láser?

Los beneficios de aplicar este tipo de depilación son muchos. No solo podrás olvidarte del vello, sino que además recuperarás la suavidad en tu piel, como si estuvieses en cada momento recién depilada.

Antes que nada, debes saber que no existe edad para someterse a una sesión con láser. Existen casos congénitos en que el vello llega a invadir demasiadas partes del cuerpo en edades muy tempranas. También las hormonas suelen jugar una mala pasada. Pero esto se puede solucionar con la ayuda profesional adecuada.

Resultados

Los resultados no se hacen esperar ante la aplicación del láser. El tratamiento, además de ser seguro y efectivo, es completamente higiénico, por lo que no repercutirá bajo ningún concepto de manera negativa en tu piel.

El efecto calor además estimula positivamente el colágeno de tu piel, dejándotela suave y tersa, con la sensación de estar rejuvenecida y mas suave ya que al mismo tiempo elimina también la foliculitis.

Aunque sepas que vas a necesitar más sesiones para eliminar el vello completamente, desde la primera empiezas a ver los resultados. A pesar de que puedas padecer problemas hormonales, la primera sesión te convencerá de que existe una solución factible a tu problema.

Actualmente en clínicas especializadas se manejan en depilación diferentes tipos de láser, en función al paciente y las zonas a tratar. La medida de la longitud de onda es esencial para llegar a aquellas raíces más difíciles o a aquellas pieles que requieran una intensidad superior de calor.

 

Como has podido ver, un tratamiento de este tipo, para conseguir eliminar el vello de tu cuerpo, es muy sencillo y no provoca efectos secundarios.

La depilación láser es muy utilizada actualmente por miles de personas que buscan sentirse atractivas sin tener que dedicarle mucho tiempo a depilaciones caseras. También forma parte del tratamiento en algunas afectaciones epidérmicas y es muy útil en el deporte de alto nivel.



Dejar un comentario