EL DENOMINADO “EFECTO BONO” TRIPLICA EL NÚMERO DE TRASPLANTES CAPILARES

EL DENOMINADO “EFECTO BONO” TRIPLICA EL NÚMERO DE TRASPLANTES CAPILARES
Vota si te ha gustado

Martes, 3 de marzo de 2009

transplante-capilar-microinjerto

El programa Madrid Directo emitió un reportaje hablando de la aparición pública de José Bono, Presidente del Congreso de los Diputados, después de llevar a cabo una operación de trasplante capilar. Esta noticia ha llamado la atención de muchas personas que padecían problemas de calvicie y que se han sumado a la técnica del microinjerto para frenar esa tendencia.

Desde que se publicó la noticia en el mes de septiembre, las consultas han aumentado en España un 145% y las operaciones de transplante capilar un 185%. Esto indica que las clínicas capilares que llevan a cabo estas intervenciones no han padecido aún los efectos de la crisis. Los buenos resultados que se aprecian en el cabello del político han sido la mejor campaña publicitaria para dar a conocer los beneficios del microinjerto.

Los expertos explican que antes de la aparición de Bono no se conocía demasiada información sobre el transplante capilar, por eso el número de consultas era menor. Los afectados por la calvicie seguían pensando que el único método para solucionarla era el pelo de muñeca, que tenía un efecto antinatural en el aspecto de los pacientes. También ha aumentado el número de consultas sobre tratamientos capilares, ya que la gente empieza a preocuparse más por la salud de su cabello.

Actualmente, las operaciones de transplante capilar tienen un porcentaje de éxito que ronda el 98%, debido al perfeccionamiento de la técnica que se ha llevado a cabo en los últimos tiempos. Según los datos de la Internacional Society of Hair Restoration Surgery (ISHRS), cada año se practican en el mundo en torno a 250.000 microinjertos capilares.

Las intervenciones se llevan a cabo en hombres en el 86% de los casos, aunque el número de mujeres que demandan la técnica es cada vez más elevado. Las mujeres con alopecia androgenética recurren a este sistema para recuperar su densidad capilar.

Por otra parte, a pesar de que la mayoría de injertos se realizan en el cuero cabelludo, casi un 93%, también se utiliza para trasplantes a otras zonas del cuerpo, como las cejas, el bigote, la barba, las patillas, la zona púbica o el tórax, aunque estos dos últimos casos sólo representan un 0,4% y un 0,2%, respectivamente, del total.

Fuente: Agencias y Medios Especializados