ALOPECIA SEBORREICA

ALOPECIA SEBORREICA
Vota si te ha gustado

1237962161JNM056


En muchos casos de alopecia, la principal responsable puede ser la grasa, lo que se llama alopecia seborreica. En estos casos hay que luchar contra ella para poder contrarrestar la caída del cabello. Aunque la genética tiene mucho que ver, se puede contrarrestar.

Qué es la alopecia seborreica

Es necesario tener una determinada cantidad de grasa, que protege el pelo y el cuero cabelludo. Sin ella, el cabello estaría seco y quebradizo. Pero cuando hay un exceso, enseguida se nota un aspecto sucio, aparecen picores muy desagradables y, en un grado más avanzado, el pelo puede empezar a caer porque no es capaz de “respirar” bajo tanta grasa.

Por qué se produce la alopecia seborreica

Cuando las glándulas sebáceas producen más grasa de la estrictamente necesaria para su función de protección, empiezan los problemas. Este afán por producir grasa puede venir determinado por varios motivos: en muchos casos, es simple cuestión de genética.

En otros, puede deberse al estrés, ya que si estamos tensos todos los músculos se comprimen, incluso el músculo erector del pelo. Al hacerlo, aprieta a la glándula sebácea y ésta produce más grasa.

Otro motivo puede ser un champú mal utilizado. Si para quitarnos un leve exceso de grasa utilizamos uno que acabe con ella por completo, y no deje ni la cantidad mínima que el cuero cabelludo necesita, el cuerpo reaccionará produciendo aún más grasa, es decir, el efecto contrario al deseado.

Acabar con la grasa

Si está motivada por agentes como el champú o el estrés, es tan sencillo como poner fin a la causa: usar productos de calidad que nos recomienden en nuestro centro médico, seguir las instrucciones de uso, tomarse las cosas con más calma, contribuir con una alimentación sana y baja en grasas…

Si el problema es hormonal, es necesario acudir a un centro médico especializado, donde se estudia el tratamiento más adecuado para cada persona. Allí podrán ayudarnos a poner freno a la caída mediante los productos que mejor se adapten a cada uno. Pero es importante acudir a un centro donde de verdad nos atienda y nos aconseje un profesional de la medicina.

Fuente: Agencias y Medios Especializados.