ALOPECIA FEMENINA, DESCUBRE SUS CAUSAS

ALOPECIA FEMENINA, DESCUBRE SUS CAUSAS
Vota si te ha gustado

8

alopecia_femenina01

La alopecia femenina puede ser muy traumática. Mientras la pérdida de pelo masculina es vista, en muchos casos, como inevitable y como una situación a la que llegan casi todos los hombres tarde o temprano, la pérdida de pelo femenina es menos común y por lo tanto, culturalmente menos aceptable.

La mujer con problemas de alopecia sufre grandes trastornos en su autoestima y pierde seguridad en si misma, tanto que puede afectar a su calidad de vida. El pelo es a menudo un punto de definición en el estilo personal.

¿Cuáles son las causas que hacen que una mujer pierda el pelo?

Según los expertos el pelo crece una media de un centímetro al mes, y cada pelo se encuentra en fase del crecimiento de entre dos a seis años, pasado este tiempo, se cae y el folículo del que salió empieza a generar pelo nuevo, manteniéndose el ciclo de crecimiento de nuestro cabello. El ciclo se repite una y otra vez hasta que entramos en una edad avanzada.

En algunas personas, aquellas con más predisposición genética a perder el pelo, un grupo de hormonas llamadas andrógenos (testosterona, androsteinoide, DHT) interfieren en el proceso natural del crecimiento. Cuando la testosterona entra en contacto con las enzimas que residen en las células del pelo, se convierte en el andrógeno más potente, DHT, cuya acumulación en exceso dentro del folículo hace que empiece a estrecharse. En algunos casos estos folículos se mueren, mientras que en otros son incapaces de mantener el crecimiento de pelo sano. El resultado final es la pérdida del cabello y la aparición de la Alopecia Androgenética.

La pérdida de pelo en la mujer es muy diferente a la pérdida de cabello en el hombre. Las mujeres experimentan una aclaración del cuero cabello en general y un poco más concentrado en la zona de la coronilla, pero conservando la mayoría de las veces su línea de pelo frontal. Esto no es por casualidad, la hormona y los receptores de las enzimas se encuentran localizados en diferentes áreas del cuero cabelludo.

Entre las causas más comunes de pérdida de cabello en la mujer, cabe destacar, el embarazo, una dieta no controlada, una cirugía o un acontecimiento traumático emocional. También se puede deber a ciertos desórdenes físicos, tales como ovarios poliquísticos, anemia, la ingesta de ciertos medicamentos de forma prolongada.

Conocer el origen del problema es imprescindible para tratar de evitar y mejorar la pérdida de cabello en las mujeres, ya que sólo eliminando las causas se podrá obtener resultados satisfactorios y prolongados. Después de detectar y corregir el origen del trastorno capilar, es necesario someterse a un tratamiento capilar que nos ayude a mejorar y sanear el cabello. Existen diferentes técnicas, como son el láser, la ozonoterapia, e incluso someterse a un transplante de pelo, hasta ahora una técnica casi exclusiva para hombres.