Llámanos gratis al
900 902 203
Solicita tu primera
consulta GRATUITA
O si lo prefieres, llámanos gratis al
900 902 203
Estás en:
Inicio > Blog > Quemaduras por depilación láser. ¿Es habitual?
Noticias

Quemaduras por depilación láser. ¿Es habitual?

Publicado por Sonia Fernández el 08 de febrero de 2021 - Última actualización el 22 de marzo de 2021
Este artículo fue revisado por Dr.David Muñoz, Experto en medicina estética y capilar
Quemaduras y depilación láser

La posibilidad de sufrir quemaduras por depilación láser es una de las cuestiones que frecuentemente se plantean las personas que piensan en realizarse un tratamiento y acuden a consulta en una clínica especializada. Es lógico que exista esta preocupación, ya que en ocasiones se han producido casos en los que un paciente ha sufrido quemaduras debido a un procedimiento incorrecto… Sin embargo, no debemos olvidar que si los clientes se ponen en manos de expertos profesionales en depilación láser a la hora de eliminar el vello, los riesgos serán mínimos.

El personal sanitario especializado en este ámbito está capacitado para prescribir el láser adecuado para cada tipo de piel y utilizarlo con la máxima seguridad en cada parte del cuerpo. Por ello, la mejor recomendación que podemos dar para prevenir quemaduras es acudir únicamente a una clínica de depilación láser que cuente con personal médico cualificado. Nosotros contamos con clínicas de depilación láser en Madrid, Barcelona y Sevilla.

¿Has sufrido una quemadura con láser? ¿Qué hacer?

Cuando se han producido quemaduras por el uso de depilación láser, es importante analizar sus causas y valorar la gravedad. Aun cuando sean quemaduras de una gravedad escasa, es necesario que cuidemos de manera apropiada la piel para que esta pueda sanar pronto y evitar que empeoren los síntomas.

En primer lugar, hemos de saber con qué tecnología láser se ha quemado la piel para ser conscientes del alcance del problema. En este sentido, la magnitud de la lesión cutánea variará según el tipo de láser empleado.

  • Láser de alejandrita. Se trata de un dispositivo muy eficaz y seguro. Si se produjeran quemaduras con su utilización, estas serían superficiales y se curarían rápidamente.
  • Láser de diodo. Es capaz de producir quemaduras de diferente intensidad. Por lo general son de primer grado y superficiales, aunque en ocasiones se han descrito lesiones más serias. Sin embargo, cuando este láser es manipulado por personal médico cualificado, no existe ningún motivo para que el paciente se preocupe.
  • Luz pulsada. Este sistema puede producir quemaduras leves si es usado de forma incorrecta.
  • Láser Nd-YAG. Es el más peligroso, ya que puede provocar quemaduras graves y dejar cicatrices.

Hay otros factores que influyen en que se produzcan quemaduras en una sesión de depilación láser. Por ejemplo el tipo de piel (tipo de láser se adapta a tu fototipo de piel), o si el paciente toma medicamentos fotosensibles; esto es algo que siempre debemos advertir al profesional que lleve a cabo la sesión.

Hace algunos años, las pieles morenas tenían mayor riesgo de sufrir quemaduras… Sin embargo, hoy en día existen clínicas con equipos láser de alta gama y profesionales médicos que disponen la tecnología adecuada para atender a cada paciente según su fototipo sin poner en peligro su salud.

¿Cómo tratar las quemaduras por láser?

En primer lugar, un especialista debe evaluar la gravedad de la quemadura según su aspecto y síntomas. De este modo se podrá determinar si con los cuidados básicos indicados por el profesional su piel va a recuperarse rápidamente o si, por el contrario, es necesario otro tipo de cuidados más específicos o tratamiento médico.

En el caso de quemaduras leves y superficiales, recomendamos aplicar frío en la zona para aliviar la sensación de calor y bajar la hinchazón si la hubiera. También podemos emplear aloe vera en gel de alta concentración o puro para ayudar a calmar la piel. Sus propiedades antiinflamatorias van a ayudar a reducir los síntomas de quemazón y enrojecimiento. En ocasiones, el personal sanitario podría prescribir una crema con hidrocortisona.

Hasta la total curación de la quemadura, es primordial no someterla al calor. Por ello, no hemos de exponer la piel afectada al sol. Si no se puede impedir estar bajo los rayos ultravioleta (por ejemplo, si la quemadura se encuentra en la cara), tendremos que aplicar crema solar con un factor de protección alto durante todo el día o utilizar un sombrero para salir a la calle. Por otro lado, en la ducha es preferible evitar el uso de agua muy caliente, ya que podría irritar aún más la zona. Y en lo que respecta a la ropa, si el área dañada o sensible se encuentra en una parte del cuerpo cubierta, lo más recomendable es que nos vistamos durante unos días con prendas holgadas que no presionen ni friccionen la piel, lo que podría alterarla más.

Si se trata de una quemadura más grave, el médico que ha examinado el estado de la piel podrá aconsejarnos las pautas y cuidados más adecuados. En estos casos existen lesiones cutáneas que pueden ser más o menos graves, pero que en todo caso deben ser tratadas en un centro médico para reducir al máximo las posibilidades de que quede una cicatriz.

La persona que sufra quemaduras producidas por un tratamiento de depilación láser no debería tratarlas por sí misma. Además, estas lesiones no han de ser ignoradas: es el médico quien tiene que valorar la gravedad e indicar, si fuera necesario, el tratamiento idóneo. Por último, no podemos olvidar que en estos casos se desaconseja automedicarse para aliviar los síntomas, ya que se podría empeorar la situación. 

Este post sobre contraindicaciones de la depilación láser también te ayudará a entender todo un poco mejor.

¿De qué tipo son?

Entre las quemaduras producidas por la depilación láser se distinguen dos tipos según su gravedad. Son las siguientes.

  • Leves. Se presentan como un enrojecimiento e inflamación de la capa externa y superficial de la piel. Son las denominadas quemaduras de primer grado, y su aspecto externo se caracteriza por manchas rojizas que, con el paso del tiempo, pueden volverse marrones (parecidas al bronceado). En ocasiones, tras varios días puede aparecer una costra fina que caerá por sí sola. En cuanto a las sensaciones, se percibe un ligero escozor y la zona afectada se irrita fruto de la congestión.

A veces la forma de la quemadura se corresponde con la del cabezal de la máquina de depilación láser. Incluso puede que, a los pocos días, se convierta en una mancha blanca. Estos hechos no deben alarmarnos, ya que entran dentro de lo normal en la evolución de una quemadura. Poco a poco, la piel irá recuperando su aspecto habitual. Lo más habitual es que se curen sin rastro de hipo o hiperpigmentación.

Por lo tanto, se trata de un tipo de quemadura que en general no es preocupante, y que desaparecerá sin mayores consecuencias si seguimos unos cuidados básicos. No implica complicaciones ni problemas en su curación.

  • Graves. Son quemaduras de segundo grado que afectan a dos capas de la piel: la externa y la subyacente. Se identifican por la presencia de ampollas, enrojecimiento, hinchazón y dolor. Según cómo evolucione su curación, podrían acabar convirtiéndose en cicatrices.

Las personas que han sufrido una quemadura durante una sesión de depilación láser pueden volver a someterse a nuevas sesiones en el área afectada una vez la piel se haya recuperado totalmente. La mejor manera de saber si la piel está sana para repetir una sesión es solicitar a un especialista que valore su estado. En una clínica de depilación láser médica se encontrará personal apto para valorar la zona y prescribir el tipo de láser que cada paciente necesita en el momento correcto.

Hemos de tener en cuenta que una segunda sesión de láser en una parte del cuerpo que ya ha sufrido una quemadura, sin esperar el tiempo prudencial para su recuperación, podría provocar más problemas en la correcta recuperación de la quemadura. Por este motivo, el mejor consejo en estos casos es confiar la salud de la piel solo a médicos y ser precavidos.

Es fundamental poner el foco en la prevención de las quemaduras en la depilación láser. Sin duda, el primer paso para conseguirlo es acudir a una clínica dermatológica especializada en vello y pelo, donde sean profesionales sanitarios los que atiendan de manera personalizada a cada paciente. Gracias a un examen previo en el que se determine el tipo de piel y el estado del paciente, un médico experto en tratamientos de depilación láser podrá indicar el tipo de sesiones convenientes para cada individuo.

Recordemos que no toda la tecnología láser es apta para los distintos fototipos de piel, ni la más recomendada en todas las áreas del cuerpo. Por lo tanto, la aplicación de tecnología láser sobre la piel requiere de conocimientos dermatológicos y de una formación específica. A la hora de prevenir riesgos, es muy importante advertir de los peligros de someterse a tratamientos láser no guiados por personal sanitario.

En Corporación Capilar ofrecemos una primera consulta gratuita, para que nuestros clientes puedan plantear todas las preguntas que necesiten y averigüen de qué manera trabajamos. En esta primera cita, el paciente conocerá a uno de nuestros especialistas en una entrevista personal y podrá exponerle todas sus dudas e inquietudes. Este profesional le indicará las opciones que tiene a su disposición para acabar con el pelo no deseado de manera totalmente segura.

En definitiva, nuestros tratamientos médicos seguros y exclusivos son la mejor opción para eliminar el vello en el cuerpo o en la cara. Quienes se decidan a visitar nuestras instalaciones deben saber que cuando los pacientes se ponen en buenas manos, se minimizan los riesgos de sufrir quemaduras por depilación láser y se garantiza su recuperación en la mayoría de los casos. Tanto nuestro personal médico como los equipos de última generación que utilizamos en las sesiones son una garantía de máxima seguridad y de resultados óptimos.

Descubre aquí todos los tratamientos de depilación láser, ya sea depilación láser masculina o depilación láser femenina. En nuestras clínicas contamos con los mejores profesionales.

Revisado por:

02_david_munioz Dr. David Muñoz
Colegiado nº 53302 Madrid – Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid (Ciclo clínico en el Hospital Universitario Doce de Octubre) – Master de Medicina...

Contenido revisado por el equipo médico de Corporación Capilar - Última modificación 22/03/2021

15 años de experiencia
15 años de experiencia

Somos la primera clínica especialista en soluciones de pelo y vello.

Tratamientos realizados por médicos
Tratamientos médicos

Todo tu tratamiento bajo el estricto control de nuestros especialistas médicos.

Financiación en 12 meses
Financiación en 12 meses

Financiación gratuita hasta 12 meses con solo gastos de apertura.