Estás en:
Inicio > Blog > ¿Qué enfermedades esconde el dolor del cuero cabelludo?
Noticias

¿Qué enfermedades esconde el dolor del cuero cabelludo?

Publicado por Redacción Corporación Capilar el 24 de julio de 2020 - Última actualización el 01 de septiembre de 2020
dolor cuero cabelludo

Hay diferentes factores que pueden provocarnos dolor en el cuero cabelludo. Algunos de ellos pueden ser infecciones, dolor de cabeza, estrés, problemas en la piel o la caída del cabello, entre otros.

La mayor parte de las enfermedades de este tipo se engloban en las denominadas alopecias cicatrizales. Aunque lo que provoca esta enfermedad y su desarrollo es diferente en cada caso, el resultado final suele ser muy similar: aparece una costra o placa de piel enferma en el cuero cabelludo y provoca la caída del cabello en esa área. Además, estos trastornos serán responsables de que el cuero cabelludo se vuelva más sensible.

A continuación expondremos algunas de las enfermedades de la piel más comunes que tienen un efecto negativo en la piel de nuestra cabeza.

¿Por qué duele el cuero cabelludo?

Como especialistas en soluciones de todo tipo de problemas de pelo y vello, recibimos a diario la visita de muchas personas que están preocupadas por situaciones indeseadas o enfermedades relacionadas con el cuero cabelludo, por si estas pudieran pueden afectar a su cabello o producirles alopecia. Hemos de decir que, por regla general, siempre y cuando no se ataque al folículo piloso los efectos pueden ser reversibles. Aun así, en la mayoría de los casos no hay vuelta atrás incluso aunque se cure la enfermedad.

En el cuero cabelludo, y más concretamente en las raíces de los folículos pilosos, podemos encontrar multitud de terminaciones nerviosas. Es el encargado de proteger nuestra cabeza y puede verse afectado con más facilidad de la que podamos imaginar. De hecho, además de las enfermedades que citaremos más adelante, existen otros factores muy simples y cotidianos que pueden provocar dolor, como hacernos una coleta, un moño, una trenza o cualquier otro tipo de peinado que tire del pelo. Utilizar champús muy agresivos o cascos también puede hacer que sintamos molestias o dolor en la zona superior de la cabeza.

¿Qué enfermedades desencadenan este dolor?

Tener sensible esta zona de la cabeza es sinónimo de sentir picores e irritación. Debemos saber que utilizar productos de higiene que sean muy agresivos, el estrés y la contaminación son factores que fomentan dicha sensibilidad. A pesar de ello, no hay que perder de vista enfermedades tan habituales como la dermatitis u otras infecciones, que pueden agravar la situación y provocar dolores importantes.

Veamos qué tipo de trastornos serán responsables de desencadenar esta dolencia en la parte superior de la cabeza y cómo podemos actuar para combatirlo.

enfermedades dolor cuero cabelludo

 

Dermatitis seborreica

Junto con la alopecia androgenética, la dermatitis seborreica es una de las causas más extendidas de la caída del cabello. Es una enfermedad que cursa con una inflamación crónica de la piel caracterizada por una serie de síntomas como comezón, enrojecimiento o descamación de la piel. Además, alterna ciclos de exacerbación y de remisión y suele acompañarse de la aparición de ampollas y caspa.

Una de las causas de su aparición es la sobreproducción de grasa en la cabeza, que se acumula y asfixia a los folículos pilosos hasta tal punto que dejan de producir cabello nuevo. Como consecuencia, aparece una costra de color rojizo que cursa con picores e infección, por lo que el pelo no vuelve a crecer. En un principio, una persona puede pensar que es un problema de caspa, pero un tratamiento que no sea el adecuado lo exacerbará.

Otras de las causas que pueden provocar un trastorno de estas características son el contacto con metales, cosméticos, champús, ciertos procedimientos estéticos o el agua y la contaminación.

Por todo ello, lo más adecuado es acudir a un profesional para que pueda realizar un examen dermatológico capilar y determinar cuál es el origen de nuestra dermatitis y el tratamiento más adecuado. Por lo general, esta enfermedad se trata con champús que tengan entre sus ingredientes ketoconazol, piritionato de zinc o ácido salicílico y tanto con pomadas como con soluciones o ungüentos de uso tópico que tengan corticoides en su composición.

Liquen plano capilar

El liquen plano es un trastorno de la piel y del cabello cuyo origen puede ser muy diverso. Suele aparecer en los momentos en los que el sistema inmunitario ataca a las células de la piel o al recubrimiento de las mucosas. Dicho de otro modo, el origen suele ser una agresión del sistema inmunológico que ataca a la capa más superficial de la piel.

Entre sus desencadenantes destacamos la vacuna contra la gripe, una infección por hepatitis C, ciertos pigmentos, algunos analgésicos como el naproxeno o el ibuprofeno y medicamentos para tratar enfermedades cardíacas.

Los síntomas que se pueden apreciar son inflamación de la piel, picazón, enrojecimiento y caída del cabello.

Cualquier tipo de persona puede padecer esta enfermedad, aunque suele afectar principalmente a las mujeres de más de 50 años. Los casos de liquen plano capilar pueden confundirse con una alopecia frontal fibrosante debido a la similitud de sus síntomas.

Los médicos especializados, como los que encontrarás en nuestras clínicas, pueden prescribir diferentes medicamentos entre los que destacan los corticoides o retinoides y otros tratamientos más vanguardistas como son las terapias lumínicas o fototerapia.

Psoriasis

Como el liquen plano, la psoriasis es una enfermedad autoinmune que puede ser hereditaria. La localización de este trastorno en el cuero cabelludo es habitual y se manifiesta en un porcentaje elevado de pacientes.

Sus síntomas se pueden establecer en función de varios niveles de gravedad, desde la picazón a la sequedad, la aparición de placas pegajosas o la descamación de la piel. La caspa o la dermatitis seborreica, en ciertas ocasiones, se pueden confundir con los síntomas de psoriasis en el cuero cabelludo.

Pueden aparecer placas rojizas delimitadas con escamas plateadas en las proximidades de las orejas o en los límites del pelo. Estas suelen cursar con picor o dolor y resecan el cuero cabelludo. En ciertas ocasiones pueden provocar la pérdida de cabello.

No existe un tratamiento específico para ella, pero sí diferentes tratamientos paliativos que pueden reducir tanto los síntomas como la gravedad.

Durante la primera etapa del tratamiento, buscaremos controlar los brotes y obtener una mejoría con medicamentos específicos. Durante la fase de mantenimiento evitaremos las recaídas y, finalmente, en la etapa de estabilidad es importante utilizar lociones o champús que incorporen ácido salicílico o urea.

Será el especialista médico el que determine el tratamiento más adecuado para cada persona en base a su historia médica.

Lupus eritematoso

De nuevo, nos encontramos ante una enfermedad autoinmune que puede afectar al cuero cabelludo, aunque no es lo habitual. Sus causas no son muy precisas, ya que puede deberse a factores genéticos, medioambientales o a la exposición al sol. Uno de los síntomas que puede presentar un paciente con esta dolencia es la pérdida de cabello, junto con cambios de peso inexplicables o inflamaciones y dolores en las articulaciones.

En el cuero cabelludo podemos apreciar placas de piel alopécica y una epidermis eritematosa, hipopigmentada y débil. Además, pueden aparecer tapones de queratina en los folículos.

La alopecia que provoque será irreversible, como todas las alopecias cicatrizales, y el tratamiento habitual es a base de corticoides.

Esclerodermia

Esta enfermedad, como las anteriores, tiene un origen desconocido y autoinmune. Los síntomas habituales se aprecian en la piel, que se torna endurecida e inflamada. En el caso del cuero cabelludo, hemos de destacar que se pueden producir calvas debido a la destrucción de los folículos pilosos o a que se vea afectado el ciclo de vida del cabello. En este último caso, podríamos hablar de que se trata de una alopecia reversible.

Para poder hacer un diagnóstico preciso, es posible que sea necesario realizar un análisis sanguíneo y, así, verificar si se pueden apreciar elevados niveles de algunos de los anticuerpos que desarrolla nuestro sistema inmunitario. También es posible que se extraiga una pequeña muestra de la piel afectada para analizarla en profundidad.

Para concluir, nos gustaría recordar que, ante una sospecha inicial de que podamos estar sufriendo cualquiera de las enfermedades citadas con anterioridad, será necesario acudir a un dermatólogo especializado en el cabello. De este modo, no solo podremos tranquilizarnos, sino que evitaremos cuestionar a diario el origen, los síntomas y las consecuencias que podríamos tener a largo plazo.

Ahora ya sabemos que el dolor en el cuero cabelludo puede derivarse de todo lo anterior. Por lo tanto, no dudes en contactar con nosotros al menor de los síntomas. De ese modo podremos contrarrestar las consecuencias de estos trastornos en tu cabello, que en ocasiones pueden resultar irreversibles.

Acreditaciones
Academia Española de Dermatología y Venereología Fue Europe International Society of Hair Restoration Surgery European Laser Association Cannon hygiene Society of Hair Restoration Surgery Sociedad Española de Medicina Estética

Contenido revisado por el equipo médico de Corporación Capilar - Última modificación 01/09/2020

15 años de experiencia
15 años de experiencia

Somos la primera clínica especialista en soluciones de pelo y vello.

Tratamientos realizados por médicos
Tratamientos médicos

Todo tu tratamiento bajo el estricto control de nuestros especialistas médicos.

Financiación en 12 meses
Financiación en 12 meses

Financiación gratuita hasta 12 meses con solo gastos de apertura.