Llámanos gratis al
900 902 203
Solicita tu primera
consulta GRATUITA
O si lo prefieres, llámanos gratis al
900 902 203
Estás en:
Inicio > Blog > ¿Es normal que aparezcan estas costras en el injerto capilar? Causas
Noticias

¿Es normal que aparezcan estas costras en el injerto capilar? Causas

Publicado por Sonia Fernández el 19 de marzo de 2021 - Última actualización el 22 de marzo de 2021
Este artículo fue revisado por Dr.David Muñoz, Experto en medicina estética y capilar
Costras injerto capilar

Las costras del injerto capilar son una respuesta de protección que nuestro cuerpo emite tras haber sido sometido a algún tipo de conmoción, como son en este caso las micropunciones que se hacen para injertar el cabello. Estas producen pequeños edemas o acumulaciones de líquido que, al ser liberado al exterior, acabará convirtiéndose en costras.

Podemos explicar las causas de estos edemas o depósitos si entendemos que, tras las numerosas punciones a las que se somete un paciente para realizar este tipo de implante, se producen cúmulos de líquido en los capilares de las partes cercanas a la zona de punción. Esto da a lugar a la hinchazón, enrojecimiento y prurito o picores. Más tarde, la secreción es liberada poco a poco, de forma natural, para mezclarse con restos de piel muerta que, al contacto con el aire, se seca y da lugar a las incómodas costras.

En ocasiones los capilares también dejan salir, junto con la secreción, pequeños rastros o puntos de sangre. El proceso, tal y como explicamos, es algo perfectamente natural, aunque hay que prestar atención a la duración y a los cuidados específicos que se requieren para que el injerto prospere. Desde Corporación Capilar apoyamos e informamos al paciente durante todo el proceso y ponemos a su disposición a un equipo profesional y cualificado en todo momento. Te recuerdo que tenemos clínica en Madrid, Barcelona y Sevilla.

¿Cuánto duran las costras del injerto capilar?

Usualmente, aparecen a los dos o tres días de la intervención de injerto capilar y, por norma general, suelen durar más de una semana en su fase álgida o culminante. En los primeros días están muy adheridas al cuero cabelludo, y no es hasta aproximadamente pasados los diez días cuando empiezan a caer.

A partir del décimo día, y si seguimos las recomendaciones y cuidados aconsejados por el especialista, las costras se irán cayendo poco a poco. Si todo va bien y llevamos a cabo la higiene de forma aséptica, evitaremos las infecciones derivadas de unos malos hábitos en el cuidado.

¿Cuál es el método para retirar estas costras?

Durante los tres primeros días, el injerto se encuentra en su fase más frágil y delicada, por lo que lo más recomendable es no tocar las costras y no ejercer ningún tipo de fricción sobre ellas para evitar que se desprendan.

Para poder ir eliminando las postillas poco a poco, enumeraremos varias recomendaciones para el cuidado previo y pasos a seguir para su eliminación. Se trata de las siguientes.

  • Descansar y no realizar muchos esfuerzos durante los primeros días es esencial. Tampoco exponerse al sol directamente, para evitar la sequedad o la posible aparición de manchas en la zona intervenida.
  • Dormir con un empapador limpio o con una almohada de viaje para evitar la fricción que se puede producir al movernos en la cama. Con las almohadas de viaje mantendremos tanto la zona donante como la zona receptora libres de contacto, y minimizaremos también el riesgo de que las postillas se desprendan. (Consejos para dormir después del injerto capilar).
  •  Si se opta por utilizar gorros o sombreros para evitar lo antiestético del proceso, lo recomendable es no llevarlos durante largos periodos de tiempo. Es muy importante que los gorros sean holgados y que no rocen de manera directa ninguna zona del injerto.
  • Es fundamental mantener la hidratación durante todo el proceso, con el objetivo de ayudar a reblandecer las costras. Para ello utilizaremos los productos aconsejados por nuestro especialista, ya sean aguas termales, glaciares o sueros específicos. Siempre seguiremos la posología o indicaciones que el facultativo médico que lleve a cabo cada tratamiento nos haya indicado.

Una correcta higiene y un correcto peinado (Peinado tras injerto capilar) en todo este proceso, además de ayudar a eliminar las costras de un modo más seguro, hará que en el transcurso nos sintamos más cómodos y evitemos posibles infecciones que puedan aparecer, derivadas del contacto con la suciedad o con organismos patógenos. A partir del cuarto o quinto día nos lavaremos la cabeza dando pequeñas palmadas en el cuero cabelludo, y sin ejercer ningún tipo de fricción en la zona receptora. Para proceder al lavado, hemos de seguir los siguientes pasos.

  1. No utilizar el champú directamente sobre el cuero cabelludo. Lo más aconsejable es depositarlo en las manos y crear espuma frotándolo, mediante pequeños masajes circulares y suaves, antes de aplicarlo.
  2. A la hora de enjuagarnos, lo haremos con un chorro suave y sin exponer la zona injertada directamente a la presión del chorro de agua. Podremos valernos de algún tipo de utensilio para verter poco a poco el agua templada sobre la cabeza en el momento del aclarado.
  3. Para secarnos, lo más recomendable son las toallas suaves o papel absorbente, pero nunca debemos friccionar la zona con fuerza. Lo aconsejable es dar pequeños toques de forma suave hasta que la cabeza esté seca.
  4. Bajo ningún concepto se aconseja el uso de espumas, ceras o geles fijadores. Si usamos este tipo de productos, es posible que aparezca una obstrucción del poro y se complique todo el proceso.

Tras repetir estos lavados varias veces, con una duración de entre veinte y treinta minutos cada uno, las costras se irán desprendiendo y desaparecerán poco a poco. Cabe mencionar que a veces, en el transcurso de los lavados, es posible que caigan algunos de los tallos capilares. No es un motivo de preocupación, ya que por cada folículo se suelen injertar hasta dos o tres unidades de cabello.

¿Pasa algo si no limpiamos las costras?

Es importante conocer y tener presente la importancia que tienen la limpieza y la higiene adecuadas de las costras surgidas tras un injerto. Las consecuencias de la acumulación de suciedad, piel muerta y secreciones son obstrucciones en los poros. El que estos no transpiren de forma adecuada interferirá de manera muy negativa en la salud de nuestro cabello. La obstrucción puede provocar infecciones y complicaciones capaces de dar como resultado graves problemas de salud en nuestro cuero cabelludo.

Como hemos visto, las costras del injerto capilar no deben ser en ningún caso un motivo de alarma; más bien al contrario. Para más información, nuestro centro ofrecen consultas gratuitas sobre tratamientos exclusivos, de la mano de grandes profesionales médicos del sector. Además, disponemos de tratamientos apropiados para múltiples problemas capilares, enfocados en conseguir un cabello sano. Contacta con nosotros.

Revisado por:

02_david_munioz Dr. David Muñoz
Colegiado nº 53302 Madrid – Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid (Ciclo clínico en el Hospital Universitario Doce de Octubre) – Master de Medicina...

Contenido revisado por el equipo médico de Corporación Capilar - Última modificación 22/03/2021

15 años de experiencia
15 años de experiencia

Somos la primera clínica especialista en soluciones de pelo y vello.

Tratamientos realizados por médicos
Tratamientos médicos

Todo tu tratamiento bajo el estricto control de nuestros especialistas médicos.

Financiación en 12 meses
Financiación en 12 meses

Financiación gratuita hasta 12 meses con solo gastos de apertura.