FOTODEPILACIÓN Y SEGURIDAD

FOTODEPILACIÓN Y SEGURIDAD
5 (100%) 1 voto

Domingo, 23 de diciembre de 2007

fotodepilacion_seguridad

Realizar un historial clínico del paciente para prever reacciones adversas o efectos secundarios no deseados, es primordial a la hora de someterse a un tratamiento de depilación, según la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética).

El paciente es sometido a una serie de preguntas sobre su tipo de piel, si sufre algún tipo de alergia, si está tomando medicamentos, si ha sufrido alguna enfermedad, etc..

Es muy importante, según la SEME, conocer los fármacos que está tomando en el momento de iniciarse el tratamiento, el paciente, puesto que algunos pueden provocar reacciones como crecimiento del pelo, fotosensibilidad o reacciones fototóxicas, fotoalérgicas y fotodinamizantes. La depilación está contraindicada en pacientes tratados con ácido 13-cis-retinoico, fotosensibles, fiebre o infección aguda

Los expertos deben analizan esta información junto con el tipo de pelo y de piel de la persona que va a someterse a tratamiento de fotodepilación para adecuar éste a sus características.

Una vez que el especialista ha determinado que el paciente es apto para recibir el tratamiento de fotodepilación, éste debe firmar un consentimiento en el que afirma estar correctamente informado y autoriza expresamente el tratamiento.

Según la SEME, los efectos secundarios suelen ser transitorios y poco importantes, como enrojecimiento de la piel y pequeñas inflamaciones que desaparecen con el tiempo. Ahora bien, en el uno por ciento de los casos puede aparecer foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la pilosidad o edema palpebral.