ALGUNAS DUDAS SOBRE LOS TRATAMIENTOS DE FOTODEPILACIÓN

ALGUNAS DUDAS SOBRE LOS TRATAMIENTOS DE FOTODEPILACIÓN
Vota si te ha gustado

images

 

Las dudas previas a la depilación láser

Antes de decidirnos a hacernos la depilación láser, nos surgen dudas lógicas que no siempre sabemos cómo aclarar. Desde aquí intentaremos despejarlas para tomar la decisión que más nos conviene.

La depilación láser es más barata

Aunque el desembolso inicial es mayor, si dudamos por cuestión de precio la cuestión está clara: la depilación láser compensa. Sólo tenemos que calcular lo que nos cuesta la depilación tradicional a largo plazo. Durante toda la vida estamos comprando aparatos eléctricos o pagando dolorosas sesiones de depilación con cera. Entre el tiempo y el dinero que gastamos a lo largo de todos estos años, queda claro que la depilación más cara y trabajosa es la tradicional.

En unas pocas sesiones, con la depilación láser nos podemos olvidar para siempre de gastos, de dolor, de la incomodidad de encontrarnos con que necesitábamos estar depilados y no hemos tenido tiempo… Olvidarse de eso no tiene precio, pero además, sale finalmente unas diez veces más barato que continuar depilándonos con los sistemas tradicionales.

La depilación láser no duele

Otro factor que nos puede echar para atrás a la hora de hacernos la depilación definitiva es el miedo al dolor. Pero con los modernos sistemas de depilado, como la tecnología Serenity, el dolor de los primeros tratamientos de depilación láser ha pasado a la historia.

Estos avances se basan en la aplicación de frío y de presión sobre la piel al mismo tiempo que se aplica el láser, lo que disminuye la sensación de dolor hasta convertirla en una ligerísima molestia que no requiere ni siquiera crema anestésica, en la mayoría de los casos.

La depilación láser no es peligrosa

Si se acude a un centro depilación serio, en el que un médico estudie nuestro fototipo, nuestros antecedentes farmacológicos y todo lo necesario, el riesgo de quemaduras o de otro tipo de problemas es prácticamente inexistente. Si nos arriesgamos a ir a un centro estético donde nos depilen aunque estemos bronceados, o donde no tengan todos los tipos de láser, pueden existir riesgos. Pero siendo prudentes, podemos olvidarnos del vello con total tranquilidad.