El injerto capilar es la solución más deseada para aquellos que quieren recuperar el estado de su cabello al momento anterior a padecer los efectos de la calvicie. Una solución que ha experimentado una demanda sin precedentes en los últimos años en el mundo de la estética masculina. Sin embargo, también suscita las dudas normales aparejadas a las filias, siendo una de las principales acerca de la anestesia en el injerto capilar.

La efectividad no está reñida con lo indoloro del tratamiento

Uno de los falsos mitos que existen entorno a los injertos es acerca de lo doloroso del tratamiento. Nada más lejos de la realidad. Si bien hace unos años cuando las nuevas técnicas comenzaban su andadura se trataba de paliar el dolor del injerto de la mejor manera posible, hoy en día se puede afirmar que los avances han conseguido que el dolor no esté presente en absoluto.

Gracias a los nuevos protocolos y a las nuevas técnicas, los expertos en el mundo del microinjerto aseguran que no sufrirás dolor ni durante la intervención, que será ambulatoria, ni en el postoperatorio. Unas garantías que, desde luego, encontrarás siempre en los profesionales a los que les avala su experiencia; porque en esto del mundo del injerto el mejor de los consejos es apostar por la máxima seguridad, garantía y experiencia.

La anestesia en el injerto capilar y la sedación

No esperes que te administren anestesia general durante la intervención quirúrgica. Lo que te administrarán en una intervención de microinjerto de última generación será anestesia local. En algunos casos y siempre para evitar que los pacientes se puedan poner nerviosos durante la intervención, se administra algo de sedación.

Con la sedación también se pretende, además de relajar al paciente de cara a una intervención un tanto dilatada en el tiempo, que tampoco experimente dolor al serle administrada la anestesia local.

Al ser local, otra de las ventajas es que tras un pequeño tiempo de recuperación podrás irte a casa a descansar sin los tediosos efectos de una anestesia general y todo lo que ello conlleva.

No existen por regla general efectos secundarios en la administración de la anestesia local, cuando además se administra previo estudio de cada caso y cada paciente. Tendrás una ligera sensación de adormecimiento en la zona de la cabeza en la que se ha llevado a cabo la cirugía de microinjerto, así como algo de picores en los días posteriores. Eso sí, nada que no se pueda soportar o que suponga una auténtica molestia. Por eso, no debes preocuparte por la anestesia en el injerto capilar.

La medicación que se suministra durante la intervención

Además de la anestesia local suministrada tanto en las áreas donantes como receptoras, se proporcionan una serie de medicaciones para evitar contratiempos.

Sustancias vasoconstrictoras. El sentido de este suministro es reducir los posibles sangrados de las zonas a tratar.

Frío. Se aplica especialmente en la zona denominada donante. Normalmente por más tiempo en la zona de la nuca de donde se suele extraer el pelo. Se trata de evitar al máximo una inflamación de dicha parte.

– Se inyectan en el cuero cabelludo algunas sustancias a modo de infiltraciones con el fin de facilitar el propio implante de las unidades foliculares.

Antibióticos tras la operación y analgésicos para evitar las posibles molestias.

– Algunos profesionales incluso disminuyen la prescripción de analgésicos en el postoperatorio, en beneficio de una serie de geles o espráis fríos; de esta manera evitar esas pequeñas y posibles molestias que hemos mencionado antes: la sensación de adormecimiento o el picor.

Tras el diseño, llega la sedación y con ella la calma

Otra de las cuestiones importantes para que no tengas miedo de entrar en el quirófano es conocer qué es lo que va a suceder el día para el que se haya programado la intervención. Un adelanto de los hechos que probablemente te ayudarán a estar aún más tranquilo.

La tranquilidad es fundamental cuando hay intervenciones que se llegan a alargar hasta 6 u 8 horas. Un tiempo que depende, entre otras cuestiones, del número de unidades foliculares objeto de trasplante.

Dicho esto, y una vez que el cirujano te haya realizado el diseño de la zona donde vas a recibir esas unidades, habrá llegado el momento de sedarte.

Una vez el sedante haya comenzado a hacer efecto, los cirujanos comenzarán a suministrar la anestesia localmente. La duración de la anestesia dependerá de la técnica por la que te hayas decantado.

No te dejes llevar por los falsos mitos acerca de la anestesia en el injerto capilar. Nunca el implante capilar ha sido tan indoloro, eficaz y beneficioso para los que no tienen ni un pelo de tontos y apuestan por los mejores profesionales en el microinjerto.



Dejar un comentario