La alopecia en niños es una de las causas más frecuentes para solicitar una consulta. De hecho, cada vez es más frecuente ver este tipo de casos. ¿Ya sabes dónde está la causa principal y sus tratamientos? Ante todo, es imprescindible que detectes en tus hijos una pérdida excesiva de cabello.

Alopecia en niños

La pérdida de cabello no es solo una preocupación para los padres, sino también para la autoestima y la confianza del niño. Las causas pueden achacarse a enfermedades, tratamientos o incluso a situaciones de desnutrición. Recuerda que los problemas de cabello no se limitan a la edad adulta y vejez, sino que pueden empezar desde el nacimiento.

Alopecia areata

Esta condición va a producir la pérdida de cabello por una cuestión de inmunidad. Las mismas defensas de tu hijo van a atacar los folículos pilosos, los encargados de propulsar el crecimiento del pelo.

Con esta alopecia, aparecen unos parches en la cabeza, de forma ovalada o redonda, sin descamación del cuero cabelludo (es decir, sin caspa aparente). Se ven zonas completamente calvas, sin pelo al completo, en comparación con el resto de la cabeza. Prácticamente, aparece de forma muy repentina, aunque muchos de los niños vuelven a recuperar su cabello al pasar un año. Debes saber que un 5 % la enfermedad progresa hasta dar una calvicie total e incluso una pérdida del vello corporal.

Alopecia androgenética

Es una de las formas más frecuentes de alopecia, producida a partir de la época adolescente. En estos casos, la caída del cabello se suele dar por el cambio hormonal, concretamente, por las hormonas masculinas (andrógenos) que propician esta caída. Incluso, puede afectar a las mujeres que tienen ovario poliquístico, al ver aumentadas estas hormonas en sangre. En los varones adolescentes, la caída se suele remarcar en las esquinas frontales del cuero cabelludo.

Tricotilomanía

En estos casos, la pérdida de cabello se debe a un desorden psíquico. El niño tiende a tirar de su cabello hasta arrancárselo por ansiedad y depresión. En muchos casos, aparecen en épocas de gran nivel de estrés, como puede ser la pérdida de un familiar, acoso escolar o el nacimiento de un hermano.

La tricotilomanía se puede identificar al ver una pérdida de cabello irregular, en forma de parches, con pelos rotos de distintas longitudes. Generalmente, se observa una menor densidad de cabello en el lado dominante del niño.

Desnutrición

En estos casos, la pérdida de cabello es un síntoma de un déficit nutricional o de una alimentación deficiente. Recuerda aportar una alimentación saludable y equilibrada, aquella basada en alimentos “reales” y no excesivamente industrializados, puesto que aportarán las cantidades suficientes de proteínas, vitaminas y minerales para que el pelo pueda sintetizarse y crecer.

El déficit de biotina, vitamina B12, zinc o de hierro va a ser el causante de esta pérdida de pelo. Además, es posible que tengan otras enfermedades, como anemia ferropénica o anemia megaloblástica que pueden propiciar esta caída de cabello.
Problemas de la glándula tiroides

Cuando un niño tiene un hipotiroidismo, situación en la que hay déficit de hormonas tiroideas, puede experimentar una pérdida de cabello al reducirse el metabolismo. En estos casos, el endocrino debe realizar una analítica para comprobarlo y colocar el tratamiento adecuado.

Por otro lado, la diabetes mellitus tipo 1, puede propiciar una caída de cabello al disminuir la irrigación sanguínea en el cuero cabelludo o al propiciar la aparición de infecciones en el cuero cabelludo. Controla el tratamiento de tu hijo para evitar las complicaciones de determinadas enfermedades.

Otras causas

Los recién nacidos pueden experimentar una pérdida de cabello en los primeros meses de vida. De forma fisiológica, se está produciendo un reemplazo de este fino pelo por el cabello permanente.

También, entre los tres y seis meses de edad, muchos bebés tienden a frotar su cabeza contra su colchón de cuna o almohadas. Esta misma fricción puede provocar la caída del pelo. Cuando tu bebé ya es capaz de sentarse, puede resolverse la situación.

Tratamiento para caída del cabello

Primero, tendrás que tratar la enfermedad de base previo diagnóstico.

Para la alopecia androgénica se pueden utilizar lociones y algunos tratamientos en cabina conocidos para retrasar la fase de caída de cabello.

Ante todo, recuerda mantener una alimentación que aporte los nutrientes necesarios, alimentos libres de tóxicos que puedan asegurar la integridad de piel y cabello.

Lo ideal es poder diagnosticar cualquier enfermedad cuanto antes para poder aplicar tratamientos para la caída del cabello más adecuado.



Dejar un comentario