DESCUBRE LA ANATOMÍA DEL PELO Y ENTIENDE EL FENÓMENO DE LA ALOPECIA

Vota si te ha gustado

Viernes, 24 de abril de 2009

alopecia-caida-del-cabello-pelo
Para entender el proceso de la caída del cabello, puede resultar útil conocer la anatomía del pelo. La alopecia es un trastorno que afecta a un alto porcentaje de la población, que desea encontrar una solución para frenar la tendencia y evitar la calvicie. La lógica de los tratamientos capilares existentes es mayor teniendo en cuenta el funcionamiento del cuero cabelludo.

Los cabellos son tallos de queratina con estructura tubular, que nacen en el fondo de una profunda y compleja invaginación de la epidermis, el folículo piloso. Su extremo inferior alcanza la dermis profunda, e incluso el tejido celular subcutáneo. La zona productora de pelo es el bulbo, zona ensanchada en la base del folículo, en la que se aloja la matriz del pelo con los procesos de queratinización celular y que reposa en una papila dérmica muy vascularizada.

En secciones histológicas de la piel, se pueden observar perfectamente la epidermis, dermis y el tejido adiposo subcutáneo, así como el cabello y las estructuras básicas relacionadas con el folículo piloso:

– La papila dérmica: contiene capilares arteriales y venosos.
– El músculo erector Pili: delgado músculo liso de contracción involuntaria que une la base del folículo con la epidermis y es el responsable de la erección del pelo.
– La glándula sebácea: estructura glandular que vierte su secreción sebosa al interior del folículo, para lubricar el pelo.
– La glándula sudorípara: estructura que expulsa el sudor del cuero cabelludo.

Cabe señalar que los últimos estudios presentan una nueva visión anatómica del músculo erector del pelo en la estructura de la unidad folicular, ya que se inserta en cada folículo y se une formando una unidad muscular que mantiene agrupados a los folículos de cada unidad folicular. Una de las funciones de los músculos erectores, además de erizar el pelo, sería el mantenimiento de la estructura de la unidad folicular y, posiblemente, aumentar la secreción de sebo por parte de las glándulas sebáceas.

Fuente: Agencias y Medios Especializados