CENTROS CAPILARES: ¿CUÁL ELEGIR?

Vota si te ha gustado

mesa medico paciente

Cuando decidimos comenzar un tratamiento capilar o someternos a la depilación láser, la primera duda que nos surge es cuáles son los centros capilares que más garantías pueden ofrecernos.

Lo normal es preguntar a personas de confianza que ya tengan experiencia con alguno de estos centros capilares, o buscar por nuestra cuenta, por ejemplo en Internet. Pero, ¿qué requisitos deberían cumplir para que podamos estar seguros de estar eligiendo bien?

Centros capilares médicos

Para empezar, ya que lo que está en juego es nuestra salud, deberíamos huir de todos aquellos centros capilares que estén catalogados como centros de estética. Estos pueden ser apropiados para depilarnos con cera, realizarnos manicuras o hacernos un diseño de cejas. Pero para tratamientos serios, en los que existen riesgos aunque sean mínimos, y que requieren de cierta inversión, lo más importante de todo es encontrar un centro médico, donde seremos atendidos por verdaderos profesionales.

Minimizar los riesgos

Cuando un médico estudia cada caso de forma individual y supervisa cada tratamiento desde antes del comienzo hasta que termina, la posibilidad de que algo salga mal es mínima. Pero si nos dejamos aconsejar por personas cuya formación consiste en un curso sobre cómo utilizar una compleja aparatología, sin conocimientos mínimos sobre salud, podemos estar corriendo riesgos innecesarios.

Una depilación láser puede terminar con más del 90% del vello eliminado de por vida, o convertirse en un suplicio si se producen quemaduras o se sufre un efecto rebote y el pelo vuelve a salir al poco tiempo y con más fuerza. Un microinjerto capilar puede devolvernos la autoestima o terminar del todo con la confianza en nosotros mismos si vemos cómo volvemos a perder el pelo injertado.

La única manera de garantizar que las cosas saldrán bien, es contar siempre con un profesional a nuestro lado, lo que sólo puede ocurrir en centros capilares médicos.

Buscar experiencia

A partir de esta premisa fundamental, ya podemos elegir a nuestro antojo según precios, ofertas, cercanía a nuestro domicilio, etc. Sería importante centrarnos en aquellos centros capilares que cuenten con tecnología avanzada y sobre todo con los suficientes años de experiencia. Por lo general, un centro con prestigio lo tiene por algo, y su lleva años funcionando es porque sus clientes están satisfechos y repiten o lo recomiendan.

Las garantías que pueda ofrecer una franquicia que de repente abre 30 centros y cuando no funcionan cierra 10 de ellos no son comparables a las que nos darán los centros capilares que llevan “toda la vida” ofreciendo sus servicios y mejorando día a día su servicio y su tecnología.

Fuente: Agencias y Medios Especializados