ALOPECIA POR ESTRÉS

ALOPECIA POR ESTRÉS
5 (100%) 3 votos

1271725545Kk4h0c

Es muy común sufrir temporadas de alopecia por estrés

Dejando de lado el factor genético, que evidentemente es determinante en la pérdida de cabello (sobre todo de los hombres), uno de los motivos más habituales por los que se sufre la caída del pelo es el estrés.

El estado mental y el corporal están íntimamente relacionados, aunque a veces nos cueste creerlo. Al igual que un susto o un tremendo disgusto pueden traducirse en un problema físico y, por ejemplo, ocasionar un infarto, una temporada de nervios, falta de descanso o actividad agotadora puede provocar diferentes tipos de calvicie.

A menudo el pelo se vuelve ralo, menos abundante, sin brillo ni vida. Las mujeres lo notan mucho en el volumen de la coleta, si se la hacen. Los hombres perciben claros y notan cómo es más fácil ver el cuero cabelludo.

Otra posibilidad es sufrir la alopecia areata, que consiste en la aparición de pequeñas calvas por algunas partes de la cabeza o por toda su superficie. Cuando está empezando, sobre todo si el resto del pelo es largo y abundante, no se nota demasiado, pero después es antiestética y suele hacer padecer bastante al que la tiene.

Ambos tipos de alopecia son reversibles, y suelen solucionarse pasados unos meses siempre que desaparezca la situación que causa el desasosiego.

El tratamiento es doblemente importante

Estamos hablando de personas con estrés, es decir, que sufren ansiedad, nervios, falta de sueño y todos los demás síntomas que todos conocemos. Si a su situación personal, sea la que sea (demasiado trabajo, problemas familiares, dificultades económicas, etc.) se le añade la preocupación de mirarse al espejo y sentirse incómodo con la propia imagen, esta situación puede terminar desembocando en una depresión o en un complejo que le dificulte la relación con los demás o la vida en pareja.

Por eso, aunque este tipo de alopecia se soluciona por sí sola cuando termina la situación estresante, es muy importante que se siga un tratamiento:

1º porque psicológicamente es fundamental que la persona sepa que ya está poniendo remedio para solucionar el problema. Así lo llevará con más calma.

2º porque al acelerar el proceso de cura es más fácil que se anime y recupere su estado de ánimo normal, al ver que también está recuperando su imagen. Si no, puede caer en un círculo vicioso en el que cuanto más estrés sufra más pelo perderá, lo que a su vez le generará más estrés que le hará perder aún más.

Existen lociones, ampollas, champús y todo tipo de productos especializados en alopecias temporales, que conviene adquirir en centros médicos. También hay tratamientos que se pueden aplicar en dichos centros y que mejoran sustancialmente la calidad y la cantidad de pelo.

Siempre hay que dejarse aconsejar por el médico del centro al que acudamos, ya que él sabrá el tratamiento más efectivo para cada situación.

Fuente: Agencias y Medios Especializados