LA NORMATIVA EN DEPILACION LASER, CADA VEZ MÁS ESTRICTA

Vota si te ha gustado

Martes, 9 de marzo de 2010

1153242304qr2i1q

Hace años que existe una normativa europea para la correcta utilización del láser en la industria y la medicina. Sin embargo, no trata el tema en profundidad en lo que se refiere a su uso clínico. De momento, en la Unión Europea cada país tiene que decidir los requisitos que deberán cumplir los centros que vayan a utilizar láser médico para tratamientos como la depilación láser.

En Estados Unidos la regulación es más completa. Se realizan exámenes de cualificación anuales, y cada centro decide los requisitos que se les exigirán a los médicos que trabajen con láser. En España, sin embargo, no hay una regulación a nivel nacional. En cuanto a las Comunidades Autónomas, sólo Cataluña establece que los tratamientos deben hacerse bajo supervisión médica.

Según la Sociedad Española de Medicina Estética, deberían endurecerse ciertas normas relativas al uso del láser. Su objetivo fundamental es que los tratamientos se realicen siempre bajo control médico. Este es el punto débil de la depilación laser en nuestro país en la actualidad. En muchos centros de estética cuentan con un solo médico para varios centros (que pueden llegar a ser hasta más de 20 o 30). Este único doctor hace una ronda semanal que, como es obvio, resulta insuficiente para ofrecer garantías.

Es fundamental tener esto en cuenta a la hora de elegir un sitio donde realizarse la depilación láser. Un médico que proporcione atención constante es sinónimo de seguridad y debe ser uno de los pilares fundamentales en los que basar la decisión entre un lugar u otro.

El laser, si se usa de forma correcta y tomando todas las precauciones necesarias, es un tratamiento seguro. Pero si se utiliza de modo indebido puede causar problemas. Por ejemplo, hay medicaciones incompatibles con este tipo de tratamientos. Siempre debería haber un médico que investigue cada caso, se informe de lo que toma cada paciente y compruebe que no existe peligro alguno.

En caso contrario, pueden surgir complicaciones que, de haberse aplicado los protocolos médicos adecuados, no se habrían producido.

De igual modo, hay que tomar precauciones especiales con determinado tipos de piel (las más oscuras), con mujeres embarazadas o en periodo de lactancia o con personas que tengan herpes recurrentes. Estas precauciones no serán tales si no son supervisadas personalmente por un médico especializado.

Este mismo médico es el que deberá decidir en qué casos es necesario retrasar o no llegar a hacer el tratamiento: en pieles bronceadas o en estados de fiebre habrá que dejarlo para más adelante. Y si el paciente sufre de fotosensibilidad, no podrá llegar a hacérselo.

Por eso, para tener la confianza de que no nos vamos a exponer a riesgos innecesarios, hay que informarse del cuadro médico con el que cuenta el centro al que acudimos.

Corporación Capilar cuenta con un equipo médico que está de forma continuada en cada uno de sus centros de Madrid, Barcelona y Sevilla y que realizan un estudio de la piel y el vello y siguen todo el proceso del tratamiento.