FOTODEPILACIÓN, TIPOS DE PELO Y PIEL

FOTODEPILACIÓN, TIPOS DE PELO Y PIEL
5 (100%) 3 votos

Fotodepilacion_tipos_piel

Antes de efectuar este tipo de Fotodepilación hay que analizar el tipo de vello así como el color de la piel, para garantizar la efectividad del tratamiento. En general, el vello fino responde peor que el grueso, ya que cuanto más oscuro, se da un mejor resultado; también, el vello corporal responde mejor que el facial y, en las pieles oscuras o bronceadas, los tratamientos son más duraderos.

El sistema empleado para clasificar los tipos de piel se denomina, Fitzpatrick y sigue la siguiente escala:

Tipo I Siempre se quema, nunca se broncea.
Tipo II Siempre se quema, algunas veces se broncea.
Tipo III Se quema algunas veces, siempre se broncea.
Tipo IV Nunca se quema, siempre se broncea.
Tipo V Moderadamente pigmentada.
Tipo VI Piel negra.

En función del tipo de piel y color densidad del pelo, será más recomendable uno u otro tipo de técnica en función de su longitud de onda.

¿Quién puede utilizarlo?
Aunque las mujeres han sido siempre el público potencial de los tratamientos para hacer desaparecer el vello, hoy en día los hombres son unos de los grandes consumidores de estas nuevas técnicas. El motivo es muy sencillo y se debe a que con unas cinco o seis sesiones, el vello desaparece para siempre.

Las nuevas modas masculinas imponen un canon de belleza y el mejor método para conseguirlo es recurrir a este tipo de depilación. Además, para la práctica deportiva, es especialmente recomendado ya que nos evitamos los dolorosos ‘tirones” de la cera o tener que estar siempre con la ‘cuchilla” en la mano.

El uso de cremas retardantes, aunque está bastante extendido, todavía no ha demostrado ser del todo eficaz. Si unimos ambos métodos conseguiremos resultados mucho más rápidos. Sin embargo, el resultado final siempre viene marcado por nuestro tipo de piel y el color del vello. También es especialmente importante que durante el tratamiento, entre sesión y sesión, si aparece algún pelo no recurramos a las pinzas o a la cera para quitarlo ya que lo que hacemos en este caso es volver a dar fuerza al pelo. En todo caso hay que rasurarlo y esperar a la siguiente sesión.

Amplia oferta

Hoy en día, la oferta para todo este tipo de tratamientos de fotodepilación es muy amplia. Lo importante es el estudio previo de nuestra piel, así como escoger una clínica que nos aporte garantías ya que un uso inadecuado podría provocar quemaduras en la piel.

En las primeras sesiones de fotodepilación, conviene utilizar menor potencia para ver los resultados y, poco a poco, ir subiendo ésta, para terminar definitivamente con el pelo , o bien, hacer pruebas previas para poner siempre las fluencias adeucadas.

También es importante rasurar previamente la zona para garantizar la eficacia del tratamiento.

El tratamiento del vello facial o corporal indeseado, tanto en el hombre como en la mujer, por otros métodos es molesto, doloroso, tedioso, de escasa durabilidad y que obliga a una dedicación esclava. Todo ello hace que el coste sea aceptable y competitivo frente a otros métodos. Además las sesiones son cortas y los resultados muy rápidos. De ahí el auge actual de la fotodepilación.