EL ENGAÑO DE LA FOTODEPILACIÓN EN CASA

Vota si te ha gustado

Miércoles, 28 de abril de 2010

12375087671Wqv2d

“Resultados permanentes”. Con este reclamo publicitario se anuncianalgunos dispositivos de depilación láser diseñados para ser utilizados en casa. Por un módico precio de unos 600 euros, aseguran una depilaciónprofesional. Nada más lejos de la realidad. “Ni siquiera en los centros especializados podemos garantizar resultados de por vida porque no hay estudios científicos tan largos”, señala Juan Ruiz Alconero, médico de Corporación Capilar.  De hecho, “en las zonas hormonodependientes (lacara en la mujer y la espalda en el hombre), es probable que haya queaplicar sesiones de repaso”. Existen diferencias notables entre ambosdispositivos: el casero y el profesional
“La Comisión Europea clasifica la tecnología láser en cuatro tipos en función de su potencia y sucapacidad para producir daño en la piel y los ojos. Entre 3B y 4 (la que se utiliza para la depilación profesional), sólo puede realizarse bajo supervisión médica”, explica el doctor.

Los aparatos que se venden para uso casero son de clase 1 y “sólo pueden conseguir depilacionesduraderas entre dos y tres meses”. La tecnología profesional tiene una potencia 750 veces mayor. Encuanto las quemaduras, el riesgo es mínimo por su baja intensidad. En las depilaciones profesionales, laelección del experto es fundamental, ya que de eso depende que el usuario no sufra quemaduras comolas que se recogen en esta fotografía, publicada en la revista Canadian Family Physician.

La Depilación Láser.

Al final, lo importante es la moderación, y sobre todo, ponerse en manos de profesionalesexperimentados. De lo contrario, ocurren casos como el que describe el dermatólogo Sergio Vañó-Galván. Una chica de 28 años se presentó en el hospital donde él trabaja (Ramón y Cajal de Madrid) conunas quemaduras en el cuello ocho horas después de su primera sesión de depilación con láser, que serealizó en un nuevo centro de estética. “Ella reconoció que ningún médico supervisó el procedimiento.Probablemente, no ajustaron bien la intensidad del láser”. Según el doctor Vañó-Galván, es importanteque haya un médico o un dermatólogo par a poder resolver cualquier pequeña reacción alérgica (quepuede ser producida, por ejemplo, por el producto anestésico) o quemadura”.

Antes de aplicar la depilación láser, sólo un médico podrá descartar enfermedades endocrinas oafecciones de la piel para las que esta tecnología está contraindicada, como el lupus o el melanoma. “Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y aquellas personas que estén con tratamiento para el acné tampoco pueden someterse a estas sesiones”, matiza Juan Ruiz Alconero, médico de Corporación Capilar.

Además, según manifiesta el dermatólogo Vañó-Galván, el manejo de los dispositivos láser profesionales tiene su complicación. “Hay que ajustar adecuadamente los parámetros de intensidad. Si se aplican mal, bien sea por defecto o por exceso, lo que puede ocurrir es que no surta efecto o se produzcan quemaduras”.

A veces, incluso, para mejorar los resultados, se utiliza la combinación de dos láseres, normalmente Alejandrita y Diodo. Pero la eficacia depende del pelo y del color de la piel de la persona interesada. “No existen resultados permanentes, sí de larga duración. Es cierto que podemos decir que las axilas y las ingles no se repueblan en los 10-15 años que llevamos haciéndolo”, señala Ruiz Alconero. Sin embargo, las zonas hormonodependientes (la cara en la mujer y la espalda en el hombre) requieren sesiones de repaso.

Fuente: EL MUNDO – EUREKA. domingo, 25 de abril de 2010