DEPILACION AXILAS POR HIGIENE Y ESTETICA

Vota si te ha gustado

Viernes, 15 de noviembre de 2013

Imagen 006

La cultura de de la axila peluda como afrodisíaco marcó una de las épocas más cutres de la historia de la estética tanto en hombres como en mujeres. Incluso llegó a convertirse en un icono y un estimulo sexual que, aunque nos parezca extraño, en algunas personas y en ciertos lugares se mantiene todavía. Esta forma de verlo empezó con la raza roja, pasando por los egipcios, los griegos, los romanos y todos los que siguieron hasta llegar a nosotros.

El pelo, el sexo y las feromonas han sido un trío erótico-estético inquebrantable hasta hace pocos años. Y en algunos sitios sigue.

Y las axilas, con su anatomía, su pelo y sus feromonas siempre han sido más que una simple parte del cuerpo; son, junto al pecho y a los genitales, considerados zonas muy sexuales.

Con la evolución y las buenas costumbres, poco a poco estamos quitando el vello a todas estas zonas en las que antes era incluso muy deseado.

Está demostrado las axilas con pelo sudan más, y el sudor huele peor que en una axila depilada.

Cuando comenzaron las depilaciones, en las que se eliminaba completamente el vello de la axila, se pudo comprobar que a menos pelo menos olor. Y además se comprobó que la depilación más efectiva contra el olor era el láser, y más la depilación láser medica que la cosmética.

En todos los tiempos siempre las mujeres se depilaron antes y en mayor número que los hombres, los hombres históricamente huelen más fuerte, por mucha higiene que pongan. Al parecer, las bacterias de las glándulas del sudor causantes de los olores, sobre todo en axilas y genitales, pierden actividad y patología con los láseres soprano y de diodo de alta potencia.

Así que depilarse con láser no sólo es más cómodo, más estético, más higiénico y más sensual, sino que además es doblemente más higiénico. Por un lado, se suda menos por tener más pelo, y por otro, la piel queda suave, y a su vez genera menos bacterias con lo que se reduce sensiblemente el sudor y el olor corporal, todo ello gracias al contacto con el láser.