CUÁNDO Y CÓMO COMENZAR UN TRATAMIENTO DE DEPILACION LASER

Vota si te ha gustado

1263320303DqC5uu

A veces estamos deseando empezar un tratamiento de depilación láser, pero vamos dejándolo pasar. “Ya me lo haré”, pensamos. Nunca nos parece el día, o nos falta tiempo, o nos surge algún imprevisto económico… Pero hay que pensar que el momento ideal puede ser ahora.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es que para someterse al laser hay que estar un mes sin tomar el sol antes del tratamiento y otro mes después de haberlo realizado. Así que si dejamos que se acerque demasiado el verano, podemos perder otro año sin hacerlo, y por lo tanto sin disfrutar de todas sus ventajas.

Estamos en una época en la que casi todos llevamos un mes o más sin tener la oportunidad de broncearnos, y tampoco tenemos previsto hacerlo en los próximos 30 días. Así que… ¿por qué no ahora?

  • Lo primero que hay que hacer es buscar un centro especializado, que nos aporte confianza y donde nos informen de todo lo necesario, resuelvan nuestras dudas y nos ofrezcan garantías sanitarias. Es decir, un centro médico, no una clínica de estética.
  • Desde que se decide dar el paso, hay que dejar de usar pinzas, cera y aparatos eléctricos que arranquen el vello de raíz. Se deben usar cuchillas o cremas depilatorias, que harán que el pelo crezca más fuerte y por lo tanto el tratamiento sea más efectivo.

El día que decidamos empezar, el vello debe tener entre 1 y 2 milímetros de largo. Esto es muy importante, ya que la efectividad del tratamiento dependerá en gran medida de la fase de crecimiento en la que se encuentre.

Esto nos lo explicarán detalladamente en la clínica, pero podemos resumirlo en 3 fases: La primera, cuando el vello está creciendo, es la ideal para tratarlo con láser. En ese momento el pelo es fuerte, con mucha melanina, que hará que el folículo se destruya con más facilidad.

  • En la segunda fase el pelo ya es más largo, no crece y pierde fuerza. Por lo tanto, no conviene empezar a tratarlo.
  • En la tercera, el pelo cae para ser sustituido por otro nuevo. Ya prácticamente sin melanina, tampoco compensa tratarlo en estos momentos.

Si nos encontramos en la segunda o tercera fase de crecimiento, es conveniente afeitar ese vello que ya no es receptivo al tratamiento, y esperar unos días a que vuelva a encontrarse en pleno crecimiento. Entonces es cuando debemos acudir a nuestra primera sesión.

Para que sea más sencillo, podemos pedir nuestra cita y proceder al afeitado con cuchilla aproximadamente 5 días antes. ¡Así podremos empezar a lucir nuestra nueva piel suave cuanto antes!